lunes, 30 de julio de 2012

Art of Murder: Hunt for the Puppeteer

0 comentarios
Vale más la caja, con su velcro y todo, que la bazofia de juego esta

Hoy vamos a hablar de una aventura gráfica que compré en el GAME hace unas semanas. Creo que puedo afirmar que se trata del mayor timo que me han hecho en esta tienda. Casi 8 euros por una aventura gráfica completamente desconocida que además ha resultado ser más que mediocre. Empecemos con el análisis:

El argumento empieza de forma prometedora: un asesino conocido como el Titiritero, que cuelga a sus víctimas de ganchos y deja una muñeca a sus pies, ha dejado de matar en Estados Unidos y se ha trasladado a París. Allí acude la agente del FBI Nicole Bonnet, siguiendo la pista del psicópata. Suena bien, ¿verdad? Pues aquí se acaban todas sus virtudes: "la historia tiene buena pinta". El juego tiene carencias horribles y frustrantes tanto en su traducción como en su jugabilidad y su argumento.

En primer lugar, Nicole, una supuesta agente de la ley, lleva a cabo una investigación extraoficial, sin ejercer ningún tipo de autoridad sobre nadie. Ni siquiera lleva una pistola. El juego se centra en las correrías de Nicole intentando reparar objetos para poder avanzar en su aventura, una aventura en la que no averigua prácticamente nada. El juego me pareció tan aburrido y mal contado que hacia el final dejaba correr los vídeos sin mirar la pantalla. El asesino (SPOILER AHEAD) no es ninguno de los múltiples personajes sospechosos con los que te encuentras: es un personaje que se presenta cinco minutos antes de terminar el juego. La protagonista no tiene personalidad, parece más la Kate Walker de Syberia, siempre reparando cosas, que la Victoria McPherson de Still Life, auténtica investigadora con un equipo de policía que utiliza constantemente. Las pruebas y las huellas que ocasionalmente recopila Nicole Bonnet resultan irrelevantes y nunca se utilizan para nada. La historia que se esconde tras los asesinatos es absurda, muy absurda. La verdad es que Nicole, reparando tantos aparatos (en serio: un coche, una moto, un neumático, un ascensor, un ventilador y no sé cuántas cosas más) parece electricista o mecánica más que agente del FBI. Incluso, hacia el final de la aventura, sus comentarios ya son de auténtica profesional de la electricidad ("El motor tiene buena pinta, quizás debería echarle un vistazo a las escobillas": ¿qué demonios sé yo de las escobillas de un ventilador, para qué sirven o cómo sé si están estropeadas o cómo se reparan?). El argumento es la base de una aventura gráfica de suspense: tiene que contar una buena historia, una historia entretenida y sorprendente, una historia digna de verse en una película o en un libro. Y esta historia es una bazofia.

Hablemos ahora de la jugabilidad. Lo primero que destaca es la falta de información de trasfondo. No hay presentación de la historia, ni de la protagonista. Tras un vídeo mudo, nos plantamos en el escenario de un crimen. 


Así empieza el juego, sin rodeos

¿Quiénes somos? ¿Dónde estamos? ¿Qué estamos haciendo ahí? Tampoco se ha tenido cuidado en dar suficiente variedad a los diálogos: cuando Nicole cierra una conversación, suele repetir una misma frase: "Gracias, eso es todo", que en muchos casos está bien, pero que en otros resulta desastrosa:

"-Salvia, toronjil, thymus.
-¿Cómo dice?
-Salvia, toronjil, thymus.
-Gracias, eso es todo."

Nicole también tiene una imperdonable tendencia a negarse a recoger objetos. En la mayor parte de aventuras gráficas, si vemos un objeto, nos lo llevamos, y luego ya encontraremos algún uso que darle. Aquí no. Si no has observado un objeto concreto de un escenario, Nicole no entiende que necesita otro objeto de otro escenario. Esto nos obliga a recorrer una y otra vez los escenarios, yendo de un lado para otro, a ver si a Nicole ya le apetece coger la maldita manguera. Otro punto negro importante es la falta de comentarios de Nicole sobre lo que haces bien o mal: se dan muy pocas pistas de lo que tienes que hacer o lo que Nicole necesita concretamente, y tampoco se te informa de por qué está mal lo que haces mal. Una combinación errónea de objetos se soluciona con "¡Piensa, Nicole!", "Estos objetos no encajan" o "Ensayo y error, dicen", tres frases que para mí ya son odiosas. Muchos de los puzles emplean una lógica desconocida para mí: para romper un cristal, Nicole debe utilizar el brazo de un maniquí, y no un anillo de diamante que para mí es la opción más lógica. Los desarrolladores han puesto muy pocas ganas en las animaciones de los personajes, y cualquier acción compleja, más allá de estirar el brazo para recoger un objeto o abrir una puerta, requiere un vídeo. Decenas de vídeos absurdamente cortos: un vídeo para mostrarnos que Nicole no puede abrir una puerta, otro para que veamos cómo fuerza la cerradura con una palanca, uno más para mostrarnos que aún así pesa demasiado, un cuarto vídeo para ver el ingenioso sistema de Nicole para abrirla, y un quinto para que veamos cómo la puerta se cierra tras ella. Cinco vídeos para las acciones más sencillas del mundo, y no son capaces de hacer ni un miserable vídeo para mostrarnos cómo escapa de un incendio. No, eso es mejor dejarlo a la imaginación del jugador. Además, Nicole cuenta con una serie de objetos de trabajo: un móvil y una carpeta. En la carpeta podemos encontrar el diario de Nicole, en el que describe lo que ya ha hecho (nunca lo que tiene que hacer, que nos podría ser de alguna ayuda) y la lista de diálogos, mientras que el móvil es total y perfectamente inútil durante la aventura. En este segundo apartado, también se han ganado un suspenso.

Un ejemplo de la belleza de los paisajes


Por último, la traducción del juego al castellano también es para echarle de comer aparte. Una aventura gráfica bien puede ser la mejor del mundo: sin una buena traducción, el jugador no entiende nada. Y aquí se nota que la traducción es cuanto menos, imperfecta. Las frases son inconexas, seguramente traducidas de forma individual. Todos los personajes se tratan de tú (perfectos desconocidos, ancianos caballeros, policías...) y las palabras mal traducidas son abundantes: "campana" en lugar de "timbre", "carretilla" en lugar de "cochecito", "evidencia" en vez de "pruebas". Muchas de ellas dan problemas graves de jugabilidad: la descripción de un objeto concreto es "Afilar escobillas de motor", mientras que cuando Nicole nos indica que "es mejor cerrar la puerta", se está refiriendo a cerrarla con llave ("lock" y no "close"), de modo que si la cerramos sin echar la llave, estamos en peligro de muerte sin saber por qué.


El Moulin Rouge al fondo


Lo único positivo que puedo destacar del juego son los escenarios, bellas imágenes prerrenderizadas a las que ya nos tienen acostumbrados en las aventuras gráficas, y el hecho de poder observar detalladamente todos los objetos que encontremos en un zoom con mucho detalle (y también prerrenderizado). Lo cierto es que tenía ganas de volver a visitar el París nocturno, sucio y tenebroso de Post Mortem, y con Art of Murder lo he conseguido, si bien ha resultado ser un viaje accidentado y amargo. No recomiendo este juego: si lo veis, alejaos de él lo más deprisa que podáis.

sábado, 28 de julio de 2012

Momento épico del día

0 comentarios

jueves, 26 de julio de 2012

Mamandurrias

1 comentarios


"Se tienen que acabar los subsidios y las subvenciones, y las mamandurrias en general"

¿Hablará de las subvenciones a la educación privada? ¿A la Iglesia? ¿A los toros?  ¿A Eurovegas?
No.
Es mucho mejor recortar las ayudas a los discapacitados y sus familias, a los parados, a la educación y la sanidad pública. Claro que sí.

Pudiendo sangrar a los que no tienen nada, ¿para qué molestar a los que tienen más de lo que necesitan, señora condesa de Murillo?

Alabo sin duda su rico léxico (mamandurria: dícese del sueldo que se disfruta sin merecerlo, sinecura, ganga permanente), pero se cubre usted de gloria con cada nueva declaración.

martes, 24 de julio de 2012

El mundo es un pañuelo - David Lodge

6 comentarios




"El mundo es un pañuelo" es una novela totalmente fascinante. Me (nos) la recomendó el profesor de Literatura Comparada, Iván Martín Cerezo, y entiendo que sea de sus favoritas. El autor, David Lodge, es un profesor de literatura que escribe ensayos y libros de teoría literaria, pero también novelas como esta que tenemos aquí. David Lodge habla en su novela de la literatura, no nos vamos a engañar. "El mundo es un pañuelo" está pensado para lectores que tengan un mínimo de conocimientos de lingüística y teoría literaria. 

Se trata de una novela "de campus", cuyos personajes son en su mayoría profesores que viajan de congreso en congreso, dando conferencias y defendiendo teorías lingüísticas y literarias. Con esta excusa, Lodge nos cuela el formalismo ruso o la deconstrucción de Derridá. Pero es que además el autor nos va a demostrar estas teorías en la práctica, nada menos que con sus propios personajes. El protagonista es Persse McGarrigle, un joven profesor idealista, virgen y soñador, que encuentra en uno de estos congresos a una muchacha de la que se enamora perdidamente, y en pos de cuyo amor emprenderá un épico viaje por todo el mundo, de congreso en congreso. Existen muchos otros personajes: Morris Zapp y Philip Swallow son los más importantes de entre ellos, y cada uno vive su propia aventura (amoríos, acción...), cruzándose sus caminos de cuando en cuando con los del joven Persse. Y cuando digo que Lodge juega con sus personajes para hablar de literatura, me refiero, por ejemplo, a que aparecen la mayoría de los elementos típicos de la literatura clásica: la anagnólisis (reconocimiento del hijo perdido por los padres), la confusión de identidades, el viaje (en este caso de Persse)... guiños continuos para quien sepa verlos. Los juegos de palabras son también constantes, y el humor es un hilo conductor a lo largo de todo el texto.

Por otro lado, Lodge se dedica a desvelar las miserias de la profesión docente, con una multitud de profesores compitiendo para recibir una prestigiosa beca de la UNESCO que les permita vivir "investigando" gracias a una jugosa subvención. Las rencillas y las rivalidades son constantes, las críticas personales a la calva de este o la tripa de aquella también. Lo cierto es que desmitifica bastante la visión que pueda tener un alumno de su profesor, ya que el libro los muestra ya no como personas, sino como personas bastante mediocres, incluso miserables.


Hay quien critica que los personajes son planos, que la historia es estúpida, que el libro cansa, aburre e irrita, pero creo que simplemente se está mirando con ojos equivocados: Lodge no trata de escribir una historia original, rompedora, sino que está demostrando su erudición y tratando de transmitirla. Llámesele fanfarrón o vanidoso, si se quiere, o llámeseme simplón o poco exigente, pero consigue crear una novela que no sólo entretiene y hacer reír (mucho, en mi caso) sino que enseña y demuestra.

sábado, 21 de julio de 2012

Crónicas del ángel gris - Alejandro Dolina

0 comentarios

Y por fin llegó el momento de hablar del libro más conocido de Alejandro Dolina. Lo cierto es que me da un poco de miedo tratar de dar mi opinión sobre esta obra, ya que se ha escrito mucho sobre Dolina y la melancolía argentina (inclusive en este blog) y temo no estar tal vez a la altura de las circunstancias. Pero voy a intentar no dejarme influir y hablar sencillamente de las sensaciones generales que me produce a mí el libro, sin entrar en si los argentinos son así o asá por tal razón o por tal otra: no me corresponde a mí entrar en estas cuestiones, pues desconozco casi por completo el carácter argentino.

Aquí el libro en cuestión.

"Crónicas del ángel gris", o simplemente "El ángel gris" es un libro que se publica en 1988, y no es sino una colección de relatos que Dolina había publicado ya antes en una revista. Los relatos comparten no sólo un mismo espíritu o manera de pensar, sino que componen algo, una mitología más que una historia, pues no hay presentación ni desenlace, sólo un barrio, el barrio de Flores, donde suceden cosas maravillosas (tanto alegres como trágicas) y donde habitan una serie de personajes, los llamados Hombres Sensibles: el polígrafo Manuel Mandeb, Jorge Allen el poeta, el ruso Salzman y el músico Ives Castagnino. Un Hombre Sensible es básicamente un ser soñador, sentimental y con la cabeza llena de pájaros, alguien capaz de resignarse al dolor o al desamor con tal de que su desengaño sea poético. Aún así, no es un llorica, disfruta de la vida y conoce (incluso domina) los placeres mundanos. Su peor enemigo es el Refutador de Leyendas: seres grises que sólo encuentran placer en demostrar la falsedad de las historias más maravillosas. La mujer suele ser en este libro altiva, y su amor, voluble.

Con esta premisa, Dolina nos va mostrando algunos de los milagros que suceden en Flores, algunas de las historias más insólitas y las asociaciones más pintorescas que os podáis imaginar. Desde "Historia del hombre que sabía que iba a morir un viernes", hasta un ensayo sobre canicas, pasando por la historia de la Academia de Humor de Flores, la Sociedad de los Trabajos Difíciles, el Club de los falsificadores, la conspiración de las mujeres hermosas, el Elogio del fracaso... Todas las historias tienen al menos un pequeño elemento humorístico (y en muchos casos, un GRAN elemento humorístico) y lo mismo se puede decir del elemento melancólico y el elemento filosófico. Digamos que esas tres variables se combinan en distinta proporción en cada una de las historias, dando lugar a una serie de relatos distintos pero que comparten un mismo espíritu, el mismo que desprende Dolina en su programa de radio, sus entrevistas o sus actuaciones en general. El libro "es" Dolina, o tal vez, "fue" Dolina.

Si tuviera que elegir, probablemente me quedaría con la "Balada de la primera novia", un precioso relato en el que Jorge Allen busca a su novia de parvulario ("guarden las personas mayores sus sonrisas condescendientes") con la ayuda de Manuel Mandeb. Un alegato de la búsqueda imposible, además de la permanencia eterna de la primera novia en el recuerdo de cada hombre.

Las aventuras verdaderamente grandes son aquellas que mejoran el alma de quien las vive. En ese único sentido es indispensable buscar a la Primera Novia. El hombre sabio deberá cuidar -eso sí- el detenerse a tiempo, antes de encontrarla.

Como dije, Dolina me firmó el libro a la salida de la Galileo.

Quizá sea cierto que las melancolías de Dolina estén pensadas para jóvenes fácilmente impresionables: no lo sé. Sólo sé que me atraen misteriosa pero irremediablemente estas historias, sus moralejas y aforismos:
Todo amorío debe presentar una cantidad razonable de escollos. Para serles franco, no quisiera saber nada con una mujer capaz de entreverarse en dos minutos con un tipo como yo.
Quedo a la espera de poder comprar el último libro de Alejandro, "Cartas Marcadas", que al parecer es una continuación (esta vez en forma de novela) de las aventuras de los Hombres Sensibles de Flores. Os dejo con uno de los relatos más divertidos del libro, "Las mellizas Garcerón":

Las mellizas Irma y Julia Garcerón acostumbraban a compartir a sus novios. Cuando una de ellas se relacionaba con un caballero no tardaba en enviar a la otra como reemplazo. [...] Cierta vez, Irma se puso de novia con Andrés, uno de los trillizos Mantegari. Estos hermanos también tenían la costumbre de poseer sus amores en común.

Por cierto, era éste un noviazgo que admitía seis formas diferentes.
1) Irma y Andrés.
2) Irma y Carlos.
3) Irma y Luis.
4) Julia y Andrés.
5) Julia y Carlos.
6) Julia y Luis.
No todas las fases se daban del mismo modo. Julia y Carlos se amaban tiernamente. Irma y Luis se detestaban. Carlos e Irma no se habían visto nunca.

Ni las Garcerón sospechaban de los Mantegari, ni los Mantegari dudaban de los Garcerón.
Una noche, Julia se casó con Luis creyendo hacerlo con Carlos. Carlos, loco de celos, estranguló a Irma, pensando que su víctima era Julia. Andrés fue condenado a prisión y Julia lo visitaba creyendo que era Carlos. 

Saludos.

jueves, 19 de julio de 2012

El lobo solitario y su cachorro - primeras impresiones

6 comentarios
El producto en cuestión


Me he terminado el primer tomo de "El lobo solitario y su cachorro", un manga que he empezado a leer (pero por culpa de la Fnac no sé cuándo voy a poder leerme el segundo). Cuenta la historia de Itto Ogami y su hijo Daigoro, que vagan por Japón ofreciendo sus servicios como asesino (el padre, claro, porque Daigoro no tiene ni cinco años). Como todavía no sé lo bastante como para hablar del argumento, ya que hasta ahora los capítulos son autoconclusivos, distintas misiones que le encargan a Itto, voy a hablar, como ya es costumbre en este blog, del espíritu general que me ha transmitido el manga. 

Itto a punto de solucionar todos los problemas cervicales de este señor

Me recuerda mucho a los cómics de Conan, de los que ya sabréis que soy un gran fan: historias autoconclusivas, abundantes injusticias en el mundo, ambiente hostil y una tierra poblada por hijos de puta. El honor de los samuráis y el respeto son temas constantes en el manga, y sin embargo vemos a los personajes más nobles cometer traiciones y crímenes, uno tras otro. Las peleas son rápidas, muy violentas y técnicas, con bastante realismo y salpicones de sangre. El protagonista es una especie de Vegeta imperturbable, capaz de resisitir palizas, insultos, capaz de ser encarcelado o humillado con tal de cumplir con su encargo. Los pueblos son devastados por bandidos; los campesinos son exprimidos por los nobles y masacrados cuando se rebelan; el protagonista es un asesino, una máquina de matar que además lleva a su hijo con él, exponiéndolo a toda clase de peligros e incluso usándolo como cebo, pero es mil veces mejor hombre que cualquier otro personaje. Es un manga adulto, tanto en sus temas como en la aparición de sangre, sexo y demás. Me está gustando, sí señor, y el parecido que encuentro con Conan sólo puede mejorar las cosas. Lo malo es que son unos 28 tomos, y sólo este ya me ha costado 10 euros (antes de la subida del IVA...).



¡Y también hay unas cuantas películas (y un videojuego malísimo)!

Escuchemos, por qué no, el tema inicial de las películas:



martes, 17 de julio de 2012

El Mariachi / Tiempo de alacranes

0 comentarios

 


Hace unos días pude ver "El Mariachi", la primera película de Robert Rodríguez. Se trat de una película grabada con escasísismos recursos: equipo de grabación prestado, presupuesto mínimo, actores desconocidos y sin repetir tomas. Pero el resultado es muy bueno. Se trata de una historia muy sencilla de estilo mejicano: tiroteos, criminales, narcotráfico y venganza, pero que está muy bien contada y que posee algunas imágenes memorables. Un chaval que quiere ser mariachi llega a un pueblucho con su guitarra, justo cuando un criminal llamado Azul inicia una venganza personal contra su antiguo compañero Moco, ahora un importante narcotraficante. Azul siempre lleva consigo una funda de guitarra llena de armas y, por supuesto, los hombres de Moco confunden al Mariachi con Azul, y ya la tenemos montada.

Azul es uno de los mejores personajes, y el bigotón sólo puede mejorar las cosas.

El aspirante a mariachi tendrá que tirar de Uzi.


"El Mariachi"e recuerda muchísimo a la novela corta de Bernardo Fernández "Tiempo de alacranes", que me compré en la Feria del libro hace uno o dos años. Cuenta la historia del Güero, un viejo asesino a sueldo a punto de jubilarse que se ve envuelto en un último asesinato que no es capaz de llevar a cabo. Cuando intenta devolver el dinero que le habían pagado por adelantado, entran en el banco un joven de Europa del Este, una chica y un mejicano, roban el banco y secuestran al Güero como rehén. El grupo será perseguido por la policía, por el antiguo jefe del Güero, por Tamés y el Gordo, dos asesinos a sueldo y por Dios sabe cuánta gente más.
El viejo Güero y su buga.

Como veis, ambas historias tienen en común la abundancia de tipos duros con bigotón, armas, corrupción, venganza y pasión bajo el sol inclemente que brilla sobre los secarrales mejicanos. La vida vale aquí lo que valga tu habilidad con las armas. En resumidas cuentas, una buena película de acción teniendo en cuenta sus casi nulos medios, y un libro rápido y contundente, muy redondo, emocionante, cruel, divertido y melancólico a la vez. Recomiendo ambos sin duda, si os gustan las historias de sicarios y maleantes envueltos en el baile de la muerte.

Y "Baile de la muerte" (Dance of Death) es el título de la canción que vamos a escuchar a continuación, perteneciente a la banda sonora de Planet Terror, otra de las películas de Robert Rodríguez.


domingo, 15 de julio de 2012

¿Resistencia pacífica?

0 comentarios



Y un día más, me veo obligado a volver a hablar de la situación política de nuestro país. Lo cierto es que ya no sé hasta qué punto resulta efectiva o fructífera la resistencia y protesta pasiva. Yo creo que funciona, pero sólo cuando el gobierno es un gobierno medianamente normal, que tiene clara que su función es proteger y ayudar a sus ciudadanos. Pero lo que estamos viendo es odio al ciudadano medio, agresividad y actitud violenta por parte de quienes nos gobiernan. No tienen ninguna intención de ayudarnos, la mayoría están ahí para vivir a cuerpo de rey el máximo tiempo posible. Muchos están puestos a dedo, y algunos como la señora Fabra, no tiene ningún tipo de carrera política. Su “¡Que se jodan!” es el grito de desprecio y odio hacia todos aquellos que no son como ella, que no son ricos, que no son pijos. Y contra eso no valen las palabras. El Estado no va a ayudarnos contra esta gente que nos ataca, porque esa misma gente ES el Estado. Hace unos minutos mi hermana me preguntaba cómo puede ser, si no se puede hacer nada para echar a esta señora, cómo ha podido llegar a esto. Y le he expuesto una teoría que se puede generalizar a casi cualquier cosa en la vida y en el mundo: cuando algo (una comunidad de personas, una relación amorosa, un grupo de música, una red social, una civilización, una mitología…) comienza a nivel pequeño, todo es mucho más puro, libre y justo. A medida que empieza a crecer (ya que se ve que es una buena idea), se hace mucho más difícil de controlar. Una máquina tan descomunal como el Estado está llena de agujeros y de sinvergüenzas, pero debido a su tamaño es imposible rectificar esa tendencia hacia la degradación. Al no poderse controlar, la degradación aumenta y aumenta hasta que revienta. Y el mundo vuelve a empezar. 


Observen la diferencia clave entre la actitud de ambas personas ante la necesidad (que no es tal) de aplicar recortes.

Designada a dedo, cobrando un pastón de Telefónica, investigada por evasión fiscal... ¡por lo visto no tenía bastante y ha querido saltar a la palestra mediática!


De manera que el vídeo de la señora Fabra no me indigna, no me enfurece. Lo que hace es entristecerme, incluso asustarme, porque en su cara burlona y despreciativa veo que es imposible reconducir la tendencia de esta gente, que es imposible llegar a un acuerdo. Y me asusta porque sé que si se sigue (aliteración al canto) ninguneando y jodiendo al ciudadano de esta forma, con ese desprecio, el ciudadano va a terminar por explotar. Cuando ya no pueda más, cuando sus derechos laborales estén reducidos a la nada, cuando su sueldo no le permita vivir de forma digna, y cuando se dé cuenta de que las pancartas y la recogida de firmas sólo sirven para que otros se limpien el culo con ellas, hará lo que se ha hecho en tantos otros países, en tantas otras épocas: pasar a la acción y sacar a hostias a los malos dirigentes. Y entonces Dios sabe lo que podría pasar. Hasta ahora, y citando a Kike de Poder Friki, nuestro país era una comedia mala. Hoy, puede convertirse de un momento a otro en una peli de terror.


Qué poco nos ha separado siempre de la barbarie y la guerra civil. Nos escondemos bajo nuestro velo de civilización, seriedad y respeto, tras nuestros trajes de chaqueta, coches, edificios e instituciones, pero no podemos seguir engañándonos. Nuestros ciudadanos aletargados y aburguesados (y también hamburguesados) se convierten poco a poco en pobres y los mineros y otros colectivos puteados y olvidados recurren a la guerrilla pura y dura contra las fuerzas del orden. Los policías, que antes veíamos como nuestra única defensa contra los extranjeros, todos ellos ladrones y maleantes, ahora nos dan miedo, nos aporrean y nos disparan pelotas de goma. Ya no son nuestros defensores, son el enemigo. Y lo mejor de todo es que también ellos son unos mandados, marionetas del poder. No se habla de nada de todo esto en los medios, no somos conscientes de que mientras tomamos nuestro café y vemos la tele, una cuarta parte de los niños de España son pobres. Muchos testigos cuentan la clase de comentarios que suelen hacer los antidisturbios en las manifestaciones: racistas, homófobos, machistas e irrespetuosos en general. Mientras, los fachas y supuestos patriotas defienden a ultranza las acciones del gobierno con una sonrisa burlona. Ahora por fin, cuando veo claramente al Estado como una herramienta de opresión, entiendo la posición y la forma de pensar de aquellos que defienden la independencia de sus territorios. Nunca había terminado de entender a los irlandeses tirando piedras con una furia inhumana a los policías ingleses, o a los mineros atacando con proyectiles a la policía, o a los vascos haciendo lo propio, o a los palestinos atacando en inferioridad de condiciones a los israelíes, o a Vercingétorix y sus galos quemando sus propias cosechas y ciudades para tener alguna esperanza de expulsar a los romanos, o a Viriato y sus lusitanos, o a William Wallace enfrentándose a los ingleses, o a Robin Hood hostigando a las tropas del rey. Y ahora los entiendo. Si te empujan hasta una esquina, si te acorralan y no te dejan salida, te obligan a pudrirte en un rincón, si te quieren someter, te quieren hacer vivir de rodillas, el hombre recurre a esto, de forma desesperada. Y un hombre desesperado, sin nada que perder, tiene la fuerza de diez.

Fabra es lo más parecido a un aristócrata plebeyo: su familia ha ostentado 
el cargo de presidente de la Diputación durante cinco generaciones.


viernes, 13 de julio de 2012

Momento épico del día

0 comentarios
Feliz coincidencia: hoy es día 13.

miércoles, 11 de julio de 2012

11 de julio - Nuevos ajustes de Rajoy

0 comentarios

Creo que ya está bien. Esto ya pasa de castaño oscuro. Desde que Rajoy y su cuadrilla han tomado el poder, se han dedicado a joder el sector público, las ayudas sociales y en general todo lo que no les gusta y nunca les ha gustado. ¡Y lo mejor es que están avalados por Europa, que les felicita por sus “reformas” y pide más, mientras come palomitas y disfruta del espectáculo! Si es que son unos peleles. Dice Rajoy “He elegido este rumbo porque creo que es el mejor para España”. ¡Y una leche! Y una leche es el mejor. Y una leche lo has elegido, te lo han impuesto y tú callas y ofreces el culo (el de los españoles).


¿Os dais cuenta de en lo que se ha convertido España en tan poco tiempo? Derechos laborales por los suelos, poder absoluto del patronal, ni se toca a los corruptos, aborto no mola, toros gratis para los niños, todos con la Roja pero contra los rojos, el paro sigue por las nubes, los funcionarios sin paga, los profesores saturados, la Sanidad en peligro, los inmigrantes que se jodan si no tienen una urgencia, los policías cascando a los ciudadanos, el IVA que sube, que sube, los sueldos que bajan, que bajan, la gente se manifiesta pero no les escuchan, los políticos peleando como perros para quedarse con el más que dudoso pastel de Eurovegas, los medios cada vez más partidistas, se empieza a hacer evidente la censura, Esperanza Aguirre más chula que nunca, Rajoy desaparecido como siempre.

De verdad que no me gusta machacar a nadie, ni burlarme de forma cruel, pero es que lo que nos están haciendo a nosotros es machacarnos y burlarse de nosotros:

El Gran Wyoming, Alcalá de Henares 22/06/2012 from tmc on Vimeo.



Los bancos se arruinan pero sus directivos se hinchan a ganar dinero, y tenemos que rescatarlos con dinero de nuestros impuestos y con ese rescate que tan caro nos está saliendo y más que nos va a costar.


Las manifestaciones y los colectivos que se quejan y se oponen al sistema y a su gestión van aumentando: 15-M, profesores, mineros, funcionarios, yayoflautas… pero siguen sin escucharnos, mienten o directamente callan. La lucha pacífica consigue que no nos descalifiquen ni nos tachen de violentos y radicales, pero uno empieza a plantearse si realmente eso vale la pena si no nos van a escuchar. Parece que hasta que no los saquen a hostias del Congreso, no se darán por aludidos.

La política en España se compone de una serie de personajes que tratan de conseguir el poder para vivir a cuerpo de rey durante el máximo tiempo posible. Para ello, dirán y harán lo que haga falta. Harán lo contrario de lo que decían (que hemos dicho que íbamos ahacer), aprobarán medidas contra su propio pueblo y sin efecto positivo a corto plazo (y puede que ni siquiera a largo plazo), venderían a su madre y hasta copularían con un cerdo, si con ello se aseguraran el poder.


En Castilla-La Mancha, los funcionarios no pueden acceder a determinados periódicos desde su puesto de trabajo, pues les aparece el siguiente mensaje: “Esta página no está incluida en su perfil de acceso a Internet”.

Dos tweets de Esperanza Aguirre en 2010:
“La última vez que se subió el IVA, del 12% al 15%, en el 93 con el anterior gobierno socialista, medio millón de españoles se fue al paro.”
“Hoy mostramos libremente nuestro desacuerdo con un gobierno que tras provocar la crisis económica más grave en 50 años, sube los impuestos.”

El Gobierno está recorriendo en sentido inverso y a pasos de gigante el camino de progreso que a España le ha costado tanto trazar: deshace de un plumazo derechos y ayudas conseguidas con esfuerzo y mediante lucha y negociación. Y vamos a dejarles hacerlo, porque seguimos aletargados por el triunfo futbolístico, porque salir a la calle da mucha pereza, porque hace calor y porque somos casi tan irresponsables como ellos. Buenas tardes.


sábado, 7 de julio de 2012

Mortadelo y Filemón - Jubilación... ¡a los noventa! / los 12 mejores números

0 comentarios



Mortadelo y Filemón es, junto con Tintín, el cómic que más leía de pequeño. Y como ya he hablado mucho de Tintín, me apetecía hablar un poco de Mortadelo, debido a que, tras algunos años sin abrir uno, me he comprado el último número, Jubilación… ¡a los noventa! y tengo que decir que me ha decepcionado bastante. 

Vamos a ser sinceros: el atractivo de los mortadelos es que se trata de una sucesión de gags basados en porrazos: el Súper encarga a los dos agentes una misión, estos la cagan una vez tras otra, se suceden una serie de dolorosos accidentes y terminan huyendo a algún rincón apartado del mundo, perseguidos por su jefe, a menudo vendado de pies a cabeza, mientras a un lado de la viñeta aparece un periódico que detalla la última hazaña de los agentes. Es así, siempre ha sido así y así seguirá, más o menos. La verdad es que ponerme a hablar de la personalidad de los protagonistas se me hace un poco extremo, pero en general Mortadelo y Filemón son buenas personas, que lo hacen todo con su mejor intención, y que sus meteduras de pata se deben a su poco seso a veces, y a casualidades del destino en muchas otras. Han hecho de todo y han estado en todas partes: han visitado muchos países, han participado en las Olimpiadas, han sido pilotos de carreras, guardaespaldas, agentes dobles, canguros, men in black, futbolistas… ¡qué sé yo! 


Pero una de las mejores cosas de los mortadelos siempre ha sido, en mi opinión, el hilo conductor de esa sucesión de golpes y meteduras de pata: el argumento, la historia. Y por eso me revienta tanto este último número, Jubilación… ¡a los noventa! La premisa es la siguiente: se acaba de imponer la jubilación a los 90 años. El profesor Bacterio ha inventado un brebaje (qué bonita palabra, brebaje) que mejora las capacidades físicas de las personas. Obviamente, el efecto es el contrario, y varias personas sufren por su culpa una serie de dolencias: uno no ve nada, otro no puede caminar, otro tiene los brazos inutilizados y el último tiene retraso mental. Mortadelo y Filemón deben protegerlos hasta que se les pasen los efectos. El cómic tiene varios problemas:

El título nada tiene que ver con el argumento: la jubilación a los noventa no es más que una excusa para poner a Mortadelo y Filemón en la situación de proteger a alguien. Sólo aparecen de cuando en cuando unos manifestantes (ah, y Zapatero y Rubalcaba tienen apariciones estelares). También se reduce al mínimo todo lo que no sea gags y porrazos: Mortadelo y Filemón van a ver a la persona en cuestión, la ayudan en su día a día con catastróficas consecuencias y al final se pega una hostia descomunal que da por terminado el episodio. Sin pausa de ningún tipo van a por el siguiente (lo típico de la persecución, el periódico, etc.), lo cual estaría bien si hubiera una lista interminable de “protegidos”… ¡pero es que son sólo cinco! Es un cómic que parece hecho sin ganas, no tiene nada que lo haga destacar por encima de los demás. Diría incluso que es un refrito de El ángel de la guarda, en el que Mortadelo y Filemón tenían que protegerse mutuamente debido a que el Súper les obligaba a fingir cojera, sordera, ceguera… Últimamente, Ibáñez dedica sus Mortadelos a los eventos más recientes: reciclaje, gripe A, la crisis, el dopaje, la prohibición de fumar, el cuarto centenario del Quijote, el euro, operación Triunfo… Y eso está muy bien, pero detrás tiene que haber algo sólido, que realmente el cómic hable de eso y que no sea sólo una excusa. Ya sé que es un Mortadelo, ya sé que la gente espera reírse un poco con las patochadas y los golpes que se pegan los protagonistas, pero es que hay joyas como Mundial 82 que dejan a este Jubilación… ¡a los noventa! a la altura del betún.

Por cierto, muy grande la serie de animación (las dos), grande también la primera película (Pepe Viyuela y Benito Pocino), y la segunda lo cierto es que no he querido verla. Si queréis más información, pasaos por el blog "Corra, jefe, corra", dedicado por entero a Mortadelo y Filemón y que lleva en activo desde 2007.

Veamos, para terminar, mis 12 números favoritos de Mortadelo, con un pequeño resumen de cada uno. Me dejo muchísimos, pero si tuviera que elegir sólo 12 números, serían estos:

12 - El cochecito leré (nº 21): Mortadelo y Filemón deben probar nuevos modelos de coche mejorados por el profesor Bacterio para participar en una prestigiosa carrera.

11 - El brujo (nº 27): los dos detectives tienen que hacer frente a un poderoso brujo rural contratado por un gángster para eliminar al Súper.

10 - Objetivo: eliminar al “Rana” (nº 30): Mortadelo y Filemón deben infiltrarse en una organización criminal para acercarse a su líder y liquidarlo.

9 - La gente de Vicente (nº 42): El Súper proporciona a los dos detectives material para operaciones especiales (que transportan en una carretilla) y les encarga una serie de misiones de extremo peligro.

8 - Los mercenarios (nº 56): Mortadelo y Filemón deben acabar con un ejército entero de mercenarios barbudos contratados por Cefalopodia para invadir la vecina Percebelandia

7 - Mundial 82 (nº 62): los dos agentes deben proteger las instalaciones en construcción del mundial de la P.E.P.A., una organización terrorista rural (¿alguien pilla la referencia?)



6 - Los invasores (nº 69): una serie de alienígenas tratan de invadir la Tierra, y es tarea de Mortadelo y Filemón detenerlos y destruirlos.

5 - La historia de Mortadelo y Filemón (nº 107): por fin descubrimos el origen, infancia y juventud de nuestros dos agentes. Inolvidable cómo Mortadelo se quedó calvo por culpa del Bacterio (¡Oh, qué hermosa mata de pelo!)

4 - El ángel de la guarda (nº 123): Para promover la solidaridad entre sus agentes, el Súper obliga a uno de ellos a fingir una discapacidad (ceguera, sordera…), y el otro debe protegerlo.

3 - El jurado popular (nº 133): un peligroso delincuente va a ser juzgado, y se teme que sus cómplices traten de sobornar al jurado. Es tarea de Mortadelo y Filemón vigilarlos y protegerlos.

2 - La banda de los guiris (nº 138): una banda de criminales compuesta por un chino, un japonés, un hindú, un árabe… aterrorizan la ciudad. Mortadelo y Filemón tendrán que localizarlos y darles caza.

1 - Misión de perros (nº 51): probablemente, mi favorito. Uno de los perros de un concurso canino se ha tragado un explosivo nuclear, y Mortadelo y Filemón tienen que encontrarlos y hacerles tragar una morcilla química que desactive la bomba. ¡Desenlace inesperado!´

martes, 3 de julio de 2012

Lugares para precipitar

5 comentarios
¿Cómo, Dios mío, cómo hablar de Lugares para precipitar y hacer justicia a todo lo que implica, al arte por el arte, cueste lo que cueste, por mucho que le pese a la concordancia gramatical y la coherencia textual?

Después de varios intentos, creo que no me es posible hacer una descripción o exponer mi punto de vista sobre lo que representa este blog. Así que me voy a dejar llevar por ellos, en busca de inspiración:


Ekkreo en este caso,  
directa o indirectamente, ("Yo no enviar"),  
y por lo tanto el "ello" no va a cambiar.  

Además, los huéspedes sólo para la unidad del hombre  
y el hombre, "vio".
Nuestra historia de éxito 
en Italia,
Reserva de los Malditos.


Ángulo de una,
que me Decoración del artista,
palet de rehabilitación
en grandes eternidad.


La imagen más evocadora puede estar oculta tras una sucesión de palabras sin sentido aparente, manzanas de cuerda blanca o que te vistan hasta el cielo. Muchos los tachan de absurdos, de juntaletras, a veces incluso ellos mismos dudan, como dudan todos los hombres geniales, del valor artístico de su trabajo, pero perdónalos, Señor, porque no saben lo que dicen. A Lugares hay que entrar preparado para cualquier cosa. La sonrisa y casi siempre la risa están aseguradas, pero muy a menudo se encuentran pensamientos e imágenes de ensueño.


Un juez es nada más que la lluvia desde el lugar de la caída,
Nada Ley, pero es caer en su lugar.