viernes, 29 de junio de 2012

Explicaciones

1 comentarios

Es posible que os preguntéis por qué ya no hablo de la actualidad política. Es bien sencillo. Cada vez que escojo un tema o una noticia, al día siguiente sale otra aún más estrafalaria, y las voy añadiendo a la lista de entradas pendientes. Quería hablar del 15-M y de cómo había sido este segundo año, quería hablar de cómo los periódicos conservadores echan pestes del movimiento sin ningún argumento consistente. Quería hablar de Bankia, del mutismo de nuestro presidente y de tantas otras cosas. Así que, cuando por fin llegue, la entrada será colosal, o eso espero. ¡Paciencia!

Mira qué bien se lo pasan estos jóvenes emprendedores con ganas de trabajar para el pueblo.

miércoles, 27 de junio de 2012

Cortejo humano

10 comentarios
FOLLAR.Follar es algo que todo el mundo quiere hacer. Lo hacen en la tele, lo hacen los animales por la calle, incluso se estudia en clase. Pero amigo, no es tan sencillo. Macarronazo dice que las mujeres se aparean cuando quieren, y los hombres, cuando pueden. ¿Por qué? En realidad, hasta hace bien poco el número de mujeres sobrepasaba al de hombres. Deberían ser ellas las que se pelearan por nosotros y nos acosaran. Pero no es así por una sencilla razón. Los hombres no tenemos nada que perder y las mujeres sí, no pueden permitirse que les haga un bombo el primer pelanas que pase por allí. Eslava Galán, en su libro Homo Erectus, analiza muy concienzudamente la evolución biológica del ser humano y sus costumbres sexuales, pero el resumen básico de sus ideas es este: biológicamente, el hombre está diseñado para fecundar a todas las hembras que pueda para que la especie perdure; la mujer, en cambio, lo que busca es al macho más cualificado (y esto es lo que ha cambiado durante la historia: fortaleza, riqueza, etc.) para que pueda protegerla mientras ella está embarazada e indefensa. A raíz de esta motivación biológica, surge el hecho fatal: a las féminas no hay quien las entienda cuando las atrae un hombre u otro. 

Y aquí es donde entra Cortejo Humano. Macarronazo no te va a enseñar a FOLLAR, te va a ayudar a que encandiles a esa fémina que te gusta tanto pero que no te da bola, para que finalmente te la puedas FOLLAR (lo que hagas después es cosa tuya). 

Es un buen comienzo, chaval
Las entradas más populares de Cortejo Humano se componen de consejos, pistas y estrategias que nos ayudan a saber cómo comportarnos con una chica y si le interesamos, errores comunes en los que no se puede caer y la actitud general que hay que tener (porque tristemente, a todas y cada una les gustan los malotes, los que se meten con ellas y los que las ignoran; pero quién soy yo para meterme en la insondable psique femenina: renuncié a esa batalla hace mucho tiempo). Cosas más concretas como el lenguaje corporal, el beso, la forma de abordar a la muchacha, trampas, marismas y pantanos en los que no hay que caer (pagafantismo, etc.), y algunas otras cosas más peliagudas, como la forma de ligarse a una amiga o cómo superar el desamor.

Macarronazo y su blog siempre usan un estilo divertido a la vez que propio de un documental o un libro de instrucciones, y sus posts resultan muy amenos e instructivos. Tal y como le dicen muchas de sus lectoras (cuyo número crece día a día), y no tanto los lectores, peca en ocasiones de generalización, pero seamos sinceros: es imposible dar instrucciones para ligar si no se generaliza. Macarronazo te enseña a tomarte cada intento de ligue como un ejercicio práctico, de perfeccionamiento. ¡No te desanimes si te sale mal, averigua dónde has fallado y sigue probando! Podrán decir que su blog y sus enseñanzas son superficiales, pero lo cierto es que por sinceras y románticas que sean tus intenciones, sin seducción no hay nada. Si no coges las riendas, si no te arriesgas y juegas, no te vas a comer un rosco. Hay que jugar, porque en el fondo no es más que un juego.

Y "El juego" (The Game) es la canción que vamos a escuchar a continuación, del grupo Motörhead:

viernes, 22 de junio de 2012

Universidad Autónoma de Madrid - tras la carrera

0 comentarios

Viene de aquí.
Por desgracia, si bien la carrera ha estado llena de buenos momentos con los compañeros, en el plano académico estos momentos han sido más bien escasos, pese a lo que se diga en los discursos de graduación. Ya desde primero hemos sufrido toda clase de atropellos y despropósitos por parte de la UAM, que sólo se han incrementado de año en año.
En primer lugar estaba el problema de la accesibilidad de las aulas: únicamento dos módulos están habilitados para que accedan a ellos personas en silla de ruedas, y a principio de curso descubrimos que nuestras clases las habían asignado a otros módulos no accesibles. Por tanto, tuvimos que perder una semana en cambiar los módulos. Y lo peor no es eso. Lo peor es que al principio del curso siguiente, ocurrió lo mismo. ¿No son capaces de acordarse de eso? ¿Qué clase de organización interna tiene la universidad para que año tras año tengamos que perder tiempo en lo mismo?
Luego, las cabinas de interpretación. Si no hay suficientes cabinas, ¿por qué ofrecen tantas plazas para la carrera? Desgraciadamente, sé la respuesta: porque los anteriores profesores de interpretación eran unos impresentables con los que los alumnos no interpretaban, y llevaban años enquistados en su puesto. Se dice incluso que la intención de estos profesores era evitar que nuevos intérpretes les quitaran el trabajo. Profesores boicoteando la carrera. La interpretación no era tal, no era nada.
Vamos con un problema más general: se supone que la carrera de Traducción e Interpretación es una de las más prestigiosas de la universidad: prueba de acceso específica, alta nota de corte... se supone que somos lo mejor de lo mejor. Sin embargo, desde el principio hasta el fin de la carrera hemos sido ninguneados, despreciados e ignorados desde todas las esferas de poder: no se han admitido nuestras peticiones e iniciativas, en muchas ocasiones se nos ha dotado de profesores no especializados en la asignatura o que símplemente tenían otros empleos, no existe ningún departamento de traducción y estamos, por tanto, sometidos a los designios de filólogos y lingüistas, que barren cada cual para su lado a la hora de decidir qué asignaturas se quedan y cuáles se van. En nuestra graduación, no se presentó ningún representante de la universidad más allá de cuatro o cinco de nuestros propios profesores (y sólo dos de ellos se sentaron en el estrado). Ni el decanato ni el rectorado aparecieron por allí, y ni siquiera se dignaron a firmarnos los diplomas que habíamos preparado para la ocasión, y que aparecen mondos y lirondos. Es decir, que somos el orgullo de la UAM y así nos lo han hecho sentir en todo momento.
Un profesor puede abandonar su plaza pocos días antes del comienzo del curso, con lo que la asignatura queda sin docencia. Es inexplicable que al aceptar una plaza no se establezca ninguna obligación del profesor, ni el más mínimo compromiso a dar su asignatura. Si el profesor tiene la plaza, la universidad ya no busca a un sustituto, y cuando este profesor sinvergüenza se larga sin más, nos deja en bragas. En cuarto de carrera nos encontramos, por ejemplo, con un solo profesor que tiene que dar dos asignaturas a dos grupos completos, lo que obliga a formar un único grupo de unas cien personas, a masificar los grupos de trabajo, dificultar el desarrollo de las clases…
¿Por qué no hablamos de cómo la crisis y la bolonización han afectado a la universidad? El servicio de deportes, ha sido privatizado, por lo que ahora las tarifas han subido sensiblemente. También el servicio de informática e impresión se privatiza cada vez más. Antes bastaba con comprar una tarjeta prepago a la empresa de informática (unos tres euros), pero ahora esas tarjetas ya no sirven (y las que sirven las han escondido lo más posible: en lo más recóndito de Económicas), y ahora es necesario utilizar el carné universitario, que por obligación debe ser proporcionado por Bankia o por el banco Santander.
Además, Bankia (ya hablaremos de Bankia) ofrece unas becas para estudiar en el extranjero, sólo para ciertas titulaciones: ciencia y economía. Nada de letras, por supuesto, que eso no da beneficios.

En la carrera hemos ido de chapuza en chapuza, con ajustes de horarios, falta de organización, material insuficiente, masificación… La mayoría de nosotros sólo queríamos acabar cuanto antes y olvidarnos ya de la Autónoma y su prestigio. No quiero ni pensar cómo serán el resto de universidades, si la nuestra es tan prestigiosa. Así están las cosas. O así estaban. Así que no, mejor que no hubiera dado yo el discurso de graduación.

martes, 19 de junio de 2012

Momento épico del día

1 comentarios


Probablemente el primer momento épico que experimenté en mi vida, y por ello, el mejor y el que nunca se disipa.

lunes, 18 de junio de 2012

Fin de carrera 2

8 comentarios








Continúa desde aquí. Y se acabó. Se terminó la carrera. Después de la ceremonia de graduación, una cena y fiestón con amigos y compañeros, parecía que todo había terminado. No dormí en toda la noche, claro está, y por la mañana tuve que ir a un ensayo de guitarra. Después se propuso una nueva fiesta en casa de una compañera y allí que fui, pese al destrozo y el desajuste que llevaba mi maltrecho cuerpo. Tampoco dormí aquella noche más que tres horas, y por la mañana enfilé a la escuela de música para participar en un concierto. Mi mente y mi cuerpo estaban en las últimas, pero una extraña energía me impulsaba, un intento por hacer que fuera eterno aquel día, el último de una etapa. Conseguí que fuera tres veces más largo de lo normal, que no es moco de pavo. No pensé en ello durante la graduación, ni durante la cena, ni en ningún momento hasta ahora, cuando escribo estas líneas (porque si no, habría llorado como una magdalena), pero me da una pena inmensa que esto se termine. La rutina de ver siempre a los mismos compañeros, la pandilla de amigos, el superar los obstáculos y trabas que nos ponía la UAM, el ambiente del campus… 

Y es que os voy a echar de menos (y ya os echo) absolutamente a todos, no sólo a aquellos que me han sido más cercanos a lo largo de estos cuatro años, sino incluso a gente con la que apenas he intercambiado palabras. Sé que hay mucha gente con la que no me he relacionado, y con la que tengo muchas cosas en común y habría hecho muy buenas migas, y de eso también me arrepiento. Otro de mis problemas es que mis amigos no universitarios son amigos temporales (no por ello menos valiosos), a los que veo muy pocas veces al año, y por eso mis amigos universitarios son para mí muy importantes, quizá más que yo para ellos, ya que ellos seguramente tengan sus propios amigos en sus ambientes habituales. Esa más que posible asimetría me deja vulnerable. 

Tras la explosión final de la carrera llega un vacío. Me encuentro en el sofá, con la mirada perdida, intentando a duras penas encontrar algo de inspiración, las palabras adecuadas para expresar lo que llevo pensando durante días. Aunque hay metas y objetivos a corto plazo, ahora mismo parecen borrosos, el futuro incierto y el mundo un lugar hostil. Sé que es una ilusión, pero ahora mismo es más real que cualquier otra cosa.

Sé que no siempre me he portado bien con vosotros. Sé que a veces he sido mezquino y poco solidario, sé que cambié de grupo de amigos varias veces, sé que a veces soy poco decidido y demasiado fácil de convencer. Sólo quería decir que lo siento, que nunca tuve la intención de molestar o putear a nadie, y si lo hice pido perdón sinceramente. Si alguna huella he dejado en vosotros, me gustaría que, ya sea leve o profunda, hubiera sido positiva. No os preocupéis (si es que os preocupa), tendréis noticias mías, que yo soy de hablar poco y escribir mucho. Esta reflexión continuará, permanezcan a la espera.

Un abrazo a todos, compañeros.

viernes, 15 de junio de 2012

The Killer - John Woo

2 comentarios


Acabo de ver "The Killer". No sé si sabéis quién es John Woo. Es un director de cine de acción y policiaco que tiene como actor fetiche al gran Chow Yun-Fat. Es también el hombre que inventó el "tiempo bala" (la ralentización de la cámara durante los tiroteos), almenos hasta donde yo sé. Su película más famosa es "Hard Boiled", pero quise darle una oportunidad a "The Killer".


Un clásico de John Woo (y de Tarantino) es el "Mexican stand off"


Se trata de una sencilla historia de asesinos y policías, en la que Chow Yun-Fat encarna a un asesino a sueldo a punto de retirarse, que deja ciega a una chica, Jenny, durante un tiroteo y que se siente responsable de su suerte. Jeffrey (que así se llama el asesino) intentará reunir el dinero necesario para un transplante de córnea. Pero no será fácil, pues uno de sus clientes trata de eliminarlo, y un expeditivo policía llamado Lee quiere capturarlo. 

Qué gran tipo.

Es una película con un argumento muy sencillo, que se centra en las escenas de acción, muy intensas y acrobáticas, pero que de algún modo consigue trascender en su mensaje como sólo lo hacen las películas orientales.

El malo a punto de que le den pasaporte.


Los hombres de honor tratando de sobrevivir en un mundo en el que esa palabra ya no significa nada, el asesino que trata de dejar las armas pero no puede, la amistad, la lealtad y la traición, todo ello aparece muy bien reflejado. Los personajes son mucho más profundos que en cualquiera de las películas modernas de acción, sólo con un par de diálogos y miradas ya sabes qué clase de hombre es el protagonista. Resulta curioso que todos los personajes tengan nombres occidentales (Jeffrey, Jenny, Sidney, Tony...).





Jeffrey y Lee unen fuerzas.

¿Quieren ustedes ver un tiroteo como Dios manda?


miércoles, 13 de junio de 2012

Conan the Barbarian - 2011

0 comentarios


¡UGA!


Por fin he tenido la oportunidad de ver la nueva película de Conan. Cuando empezó a hablarse de ella, tenía grandes esperanzas. Jason Momoa me pareció muy convincente en Juego de Tronos, y sin duda podía reflejar bien el físico de Conan. Los encargados de la película dijeron que se estaban basando en los relatos originales y los cómics, y que el actor ni siquiera había visto la película del 82. Todo pintaba bien. Y también iba a salir mi querida Rose McGowan, que iba a encarnar a Red Sonja en una película de Robert Rodríguez que nunca se hizo. Si me hubieran preguntado a mí, habría dicho que adaptaran un relato original de Conan, para agradar a los fans, y que fuera un relato bueno y largo, como puede ser Clavos Rojos, para agradar al público general. 

Zas

Si tiene el sabor de los relatos, va a gustar. Si intentan crear una historia propia y rediseñar al personaje, casi con toda seguridad van a fracasar y a caer en la mediocridad. Y así ha sido. La película es una decepción total:

La historia es un reciclado de la película de 1982 (y de otras mil películas): los padres de Conan son asesinados siendo éste un niño y jura venganza. Hay un rey muy malo, una chica muy boba y algunos aliados torpes. Ni rastro del original, salvo en frases sueltas: “Robó el corazón del elefante y apuñaló al hechicero Yara” (no lo apuñaló, de hecho, sino que utilizó una piedra mágica que… ¡en fin, que no!), “-Me dijiste que me perdonarías la vida. –Te dije que no te mataría”, y poco más.

Qué mala y qué twisted.

El Conan original es, para que nos entendamos, aventura pura: monstruos, tesoros, doncellas, razas perdidas, magia, astucia y también violencia. Conan es un bárbaro, un hombre libre que no se arrodilla ante nadie y que lucha por lo que quiere. Es inteligente y aprecia la música y la poesía. Este Conan no es así. En esta película sólo hay brutalidad, crueldad y alguna que otra teta. Conan es un borrico, que va de tajo en tajo, peleando sin entender con quién ni por qué. Todo el mundo gruñe y grita, todos ponen voz carrasposa y nadie dice nada inteligente en toda la película. Es una película cuya única aspiración es mostrar unas escenas de combate que impresionen a la gente, aunque esa impresión sólo dure un minuto.



Por supuesto, el taparrabos era un problema. ¿Cómo lo han resuelto? Con unas faldas hasta los tobillos. Conan casi nunca sale de cintura para abajo, de lo ridículo que resulta este señor travestido y con una espada.

Al pobre Conan nadie lo saca a bailar.

El antagonista me parece buen actor y el más logrado de todos, pero ni él ni Conan, ni siquiera Rose, consiguen que me importe nada de lo que pasa en la peli más allá de la primera media hora. No consigo conectar con el sentimiento de peligro ni con la euforia tras la victoria. Pasé todo el final a cámara rápida para no perder más tiempo.

El malo malísimo de la función

Un despropósito, un despropósito muy caro que se ha hundido miserablemente en taquilla y que seguramente provocará que ni Dios quiera hacer una película sobre Conan o cualquier otro tema similar en muchos años. La película del 82 le da mil vueltas (por no hablar de su música, totalmente flipante), y mira que siguen representando a un Conan muy simplón y mastuerzo (no puedo subiros vídeos del mencionado film, pero ya os digo que merece la pena).

El padre de Conan es Ron Perlman. Yo siempre lo supe.

¿Por qué, por qué no se hizo nunca la película de animación de Clavos Rojos? ¿Por qué os regocijáis en mi dolor?

No amigos, no, i'ts never coming.




Saludos, os dejo con otras críticas furiosas de la película, hechas por friki-fans como yo pero con mucha más experiencia en esto de las críticas de pelis:

http://frikisinside.blogspot.com.es/2011/09/chorreview-de-conan-el-barbaro-2011.html

http://dimensionfantastica.blogspot.com.es/2011/08/conan-el-barbaro-marcus-nispel-conan.html





lunes, 11 de junio de 2012

Watership Down - libro y película: ¡conejos de leyenda!

6 comentarios

Hace ya varios meses que me terminé Watership Down, un clásico de aventuras escrito por Richard Adams e injustamente clasificado como “infantil”. De hecho, hice un trabajo sobre el libro, centrándome en sus similitudes con la épica clásica. Pero aquí me voy a limitar a contar el argumento, los temas y algún que otro parecido evidente con los mitos griegos. Espero que os guste.

Watership Down es una aventura épica, con muchísimos rasgos de epopeya. Pero en vez de presentar personas como protagonistas, aquí tenemos conejos. Se podría decir que es la Odisea conejil. Se nos sitúa en la campiña de Gran Bretaña, donde hay una colonia de conejos en la que viven los hermanos Hazel y Fiver. Enseguida nos vamos acostumbrando a la vida conejil. Todos los conejos tienen nombres relacionados con la naturaleza, en su propio idioma, del que vamos aprendiendo palabras sueltas como silflay (comer) o elil (enemigos). Las colonias están muy jerarquizadas: por encima de todos está el Conejo Jefe, el más fuerte o el más sabio, y justo por debajo están los Owsla, la casta militar, formada por los conejos más fuertes, más rápidos y más listos. Y por debajo están todos los demás, los conejos jóvenes, débiles y del montón. Como es normal, los Owsla son unos abusones, y Hazel y Fiver están bastante hartos. Fiver es un conejo que tiene presentimientos y visiones sobre el futuro que han demostrado ser ciertas en muchas ocasiones, por lo que su hermano mayor, Hazel, principal protagonista de la aventura, confía plenamente en él. Fiver presiente que un gran peligro se cierne sobre la colonia, y ambos hermanos tratan de advertir al Conejo Jefe, Threarah. Por supuesto, no les hace ningún caso y deciden huir después de hablar con otros conejos descontentos. Se unen a ellos Blackberry (el más listo), Dandelion (el más rápido), Buckthorn, Hawkbit, Speedwell, Acorn y Pipkin (conejos del montón) y sobre todo Silver (sobrino de Threarah y miembro de los Owsla) y Bigwig, un Owsla muy fuerte y tozudo. Aprovechando la noche, escapan después de ahuyentar al jefe de los Owsla, Holly, que trataba de detener a Bigwig y Silver por abandonar su puesto. 

-¿Tienes un euro?

Este grupo de conejos huye por el campo sin más rumbo ni guía que las intuiciones de Fiver. Por el camino encuentran todo tipo de peligros a los que tienen que hacer frente en equipo, aprovechando las habilidades de cada uno: perros, trampas, ríos, zorros, granjas… También encontrarán a otros conejos, algunos amigos y otros no tanto. Al más puro estilo de El señor de los anillos, cada tanto tiempo uno de los conejos, Dandelion, cuenta uno de los mitos conejiles sobre El-ahrairah (Elil-hrair-rah, el príncipe con mil enemigos), el héroe mitológico de los conejos, con lo que vamos conociendo mejor su folklore y su cultura. Los humanos no tienen un papel muy positivo que digamos: destruyen madrigueras sin saber siquiera que están ahí, disparan a los conejos, sueltan perros, ponen trampas…  ¿Llegarán algún día a un lugar seguro, lejos de los hombres y de los depredadores?

Y de sí mismos.

Pero es que Watership Down tiene mucho más, es más que una aventura de animales. ¿Quién debería ser el jefe de esta banda de hlessil (conejos errantes)? ¿Cómo se organiza un grupo? En la colonia de Éfrafa gobierna un grupo de Owsla violento y dictatorial, liderado por un conejo enorme y salvaje llamado Woundwort. Veremos el punto de vista de Woundwort y cómo todo lo que ha hecho es por el bien de su colonia, pese a acabar convirtiéndose en un déspota. Y para quien piense que una aventura sobre conejos tiene que ser sosa e infantil, aquí se muerden, patean y arañan constantemente, se matan, se infligen castigos físicos, se enfrentan incluso a otros animales, y el final del libro es una batalla épica entre dos bandos de conejos, en la que Bigwig demuestra lo que vale como luchador incansable. Búsqueda del hogar, liderazgo, conflicto entre el ser humano y la naturaleza y tal vez crítica metafórica a los sistemas políticos, son los temas principales.


Woundwort es, a la vista está, un tipo encantador.

La estructura de la narración es muy curiosa, con cambios de punto de vista al principio muy escasos pero cada vez más frecuentes a medida que se acerca al final. Y además, el uso de los dialectos está muy logrado: los conejos de Éfrafa tienen un leve acento, los humanos hablan en un inglés casi indescifrable, lleno de contracciones y pronunciación exagerada (casi parecen más animales que los propios animales), y otras especies animales también tienen su habla muy bien caracterizada.

El caso es que enseguida empecé a encontrar el parecido con el camino del héroe de Joseph Campbell, del que hablé en esta entrada: la llamada a la aventura, la ayuda sobrenatural, el umbral y los guardianes, el camino de las pruebas, el vientre de la ballena, el último reto y el sacrificio que convierte al protagonista en héroe y la recompensa, el regalo del héroe a los suyos. Todos esos elementos están en Watership Down. Pero hablemos de cosas más reconocibles.
 
Run!! Run for your lives!!


El hecho de que los protagonistas formen un grupo errante, que visita otras tierras y conoce extraños personajes mientras van en busca de su objetivo recuerda mucho a las aventuras de Ulises, y también a las de Jasón. Es una estructura muy común en las novelas de fantasía moderna, que se parecen a una partida de rol: grupo de compañeros que afrontan un reto tras otro. Las predicciones de Fiver recuerdan mucho a los augures griegos, advirtiendo de peligros futuros o inminentes. Los epítetos épicos y los personajes famosos por sus cualidades también están aquí: Bigwig es el más fuerte, Dandelion el más rápido y Blackberry el más inteligente, mientras que El-ahrairah es el “lord with the starlight ears”. La aventura de Bigwig, que se infiltra en territorio enemigo utilizando su otro nombre, Thlayli, recuerda por supuesto a Ulises, que se infiltra en Troya vestido de mendigo para robar el Paladio del templo de Atenea, y también al momento en que miente al cíclope Polifemo, dándole el nombre falso de “Nadie”. De hecho, probablemente sea Ulises el héroe mitológico que más similitudes presenta con los conejos de Watership Down, debido a que su mayor don es la inteligencia y el engaño. Y es que los protagonistas de Watership Down tienen que utilizar constantemente su ingenio para hacer cosas que ningún otro animal haría: utilizan una precaria balsa, traban amistad con otros animales y excavan nuevas madrigueras. Siempre encuentran un enfoque práctico y nuevo para las cosas, tal y como Ulises. Y también recurren a menudo al engaño. Su héroe mitológico, El-ahrairah, del cual conocemos algunas historias que cuenta Dandelion al grupo, es un maestro en ello. Lo que los humanos y otros animales podrían considerar deshonroso o malintencionado, para los conejos es un medio de supervivencia: Bigwig se infiltra en Éfrafa, Hazel engaña al gato en la granja… Utilizan los medios a su alcance cuando la fuerza deja de ser una opción. Y por supuesto, esto recuerda mucho a Ulises, engañador por antonomasia: capaz de disfrazarse para engañar a los pretendientes de su esposa, dio con un ardid para escuchar el maravilloso canto de las sirenas sin peligro, descubre a Aquiles entre las hijas del rey Licomedes, da con el plan del caballo de Troya, etc.

Están todos con cara de: ¿qué hace?


Pero es que también hay una película (que ya he terminado de subtitular y espero pasar a DVD pronto),  Watership Down, del año 1978, traducida en español como Orejas largas, que se presenta como una película de dibujos animados, pero conserva el toque adulto y crudo del libro, lo que se muestra en las escenas de pelea entre los conejos, llenas de sangre y heridas. No serían pocos los padres que alquilarían la película para que la vieran sus hijos, pensando que sería una película infantil, para encontrarse con los niños, con lágrimas en los ojos, preguntando «¿por qué sangran esos conejitos?». La adaptación del libro es magnífica. En algo menos de hora y media de metraje aparece prácticamente todo. Y lo que es más notable: las líneas de diálogo están sacadas literalmente del libro, no adaptadas, lo que permite al lector reconocer frases conocidas, y para quien ve la película, conocer de primera mano el espíritu del libro. Se omiten algunos personajes secundarios, pero la mayoría se mantienen, y los humanos siempre aparecen muy impersonales, lo que representa bien la forma de verlos que tienen los conejos. Los pensamientos y las descripciones del autor desaparecen, así como las historias mitológicas de los conejos (aparece una al principio de la película, a modo de introducción y dibujada con un estilo mucho más simbólico y menos realista), lo cual resta detalle y profundidad a la película. No obstante, la idea de la aventura y la búsqueda de un nuevo hogar siguen siendo el núcleo de la obra. Pero a más de uno le jodió la infancia, véase si no el siguiente vídeo:


Como conclusión: había oído que Watership Down era épico, pero jamás me imaginé que pudiera serlo tanto. Acabas cogiendo cariño a todos y cada uno de los conejos (y los que no son conejos también): te apiadas de Woundwort cuando conoces su historia; te asustas cuando Bigwig cae en una trampa; contienes la respiración cuando tratan de liberar a los conejos de una granja, rodeados de gatos, perros y humanos; te ríes con los chistes de Bluebell y con el modo de hablar de Kehaar; fantaseas con las historias de Dandelion sobre El-ahrairah; acabas pronunciando en voz alta las palabras en idioma conejil y hasta me emociono cuando consigo entender una frase entera en este idioma (silflay hraka, u embleer rah = ¡come mierda, jefe apestoso!). 500 páginas increíbles, buenísimas, una historia muy original y magistralmente contada, sin duda uno de los mejores libros de aventuras que he leído en los últimos años.

viernes, 8 de junio de 2012

Visita de Alejandro Dolina a Madrid - mayo 2012

7 comentarios

El 16 de mayo llegó a España Alejandro Dolina con toda su troupe. Por si no sabéis quién es, o no os acordáis, u os apetece volver a leerlo, aquí presento un poco al señor en cuestión. El caso es que Dolina vino a España para hacer el programa de “La venganza será terrible” durante cinco días, y yo no me lo podía perder de ninguna de las maneras. Unos amigos y yo convinimos en la sala Galileo Galilei, donde se iba a celebrar el evento. Reservamos entradas para tres días con antelación, pues sabíamos que todos los profesores de guitarra, monitores de esquí, psicólogos y dentistas de España estarían allí. La verdad es que yo estaba muy emocionado. He escuchado decenas de programas de Dolina, entrevistas y charlas, me he leído el libro del Ángel Gris (del cual hablaremos en otra ocasión), etc. No sé, creo que he conseguido conectar bien con el pensamiento y el modo de ver la vida (o al menos, de expresarlo de cara al público) del Negro Dolina, aunque a veces sea un poco gruñón y tiránico. Y la mezcla de humor absurdo, mitología, historia, filosofía y música que contiene el programa, me parece de las mejores cosas que se pueden escuchar en la radio ahora mismo.


Dolina.
 

Pero bueno, a lo que íbamos. Para allá nos encaminamos, y cuál no sería nuestra sorpresa cuando descubrimos que la mesa que habíamos reservado estaba en primera fila. Íbamos a ver a Dolina, Barton y Dorio desde menos de tres metros. Y allí llegaron, con una nueva intro para el programa, preparada específicamente para España. Los tres días, estuvieron igual de bien que siempre: Barton presentó temas españoles: los autobuses españoles, las charcuterías, los souvenires… En cuanto a la charla histórica/mitológica, contaron la leyenda de Hércules y Ónfale, varias historias relacionadas con la luna y la curiosa vida del falsificador William Ireland. Pero el plato fuerte llegó cuando se presentó al invitado especial del segmento humorístico: Luis Piedrahita, que conocía bien el programa y supo integrarse perfectamente en las explicaciones absurdas sobre los cuartos de baño, los insectos y los viajes turísticos. En el segmento musical, hubo lo de siempre: Beatles, tangos… las canciones típicas del programa, pero en directo es otra cosa (la voz de Moreira, celestial), mucho más impresionante. Hablemos ahora de nuestra interacción con el programa, que fue abundante (y ha quedado registrada en los podcast):

Dolina en Guatemala.

El primer día, dejamos un mensaje colectivo celebrando la llegada de los argentinos, y otro enviado por uno de los nuestros, que manifestaba su total desconocimiento del programa. Los dos los leyeron, y también un pedido musical. El segundo día, volvimos a dejar mensajes (y volvieron a leerlos), les regalé un alfajor marca Mardel que Dolina se zampó durante un descanso, y a la salida nos hicimos una grandiosa foto con el Negro en persona. Y finalmente, el tercer día dejamos mensajes de nuevo (y otra vez los leyeron). Era el último día, y no podía irme de allí sin que Dolina me firmara el Ángel Gris. Nos hicimos una foto con el entrañabilísimo Barton, con el hijo y tocayo de Dolina, Ale, y finalmente conseguí que el Negro me firmara el libro. Eso es todo: fueron tres días intensos (porque los pasé enteros fuera de casa y porque nos comimos cantidades industriales de cruasanes rellenos) con sus respectivos espectáculos dolinescos. Os dejo con unos pocos vídeos en los que Dolina suelta interesantes perlas de sabiduría, a ratos hilarantes, a ratos descorazonadoras:


Un joven Alejandro reflexiona sobre los domingos por la tarde:





La reacción del hombre ante el rechazo de la mujer:





El ligoteo, el fracaso y nuestra visión cambiante de la pareja:





La maldad, la traición, la superficialidad y los falsos amores, mejor a los cinco minutos que a los veinte años:





Si para existir en el sistema hay que doblegarse a ciertos patrones, resignémonos a la inexistencia:





Excusas que ponemos para creer que quien nos abandona en realidad nos quiere a nosotros pero. Quien te quiere no se va, lo tienes que echar a patadas para que se vaya:






lunes, 4 de junio de 2012

Y se terminó la carrera...

6 comentarios
Hoy he hecho mi último examen. Todavía me faltan notas por saber, y seguiré aquí en Madrid hasta el 30 de junio, pero esto ya está: se acabó la carrera. Ante mí se presenta un futuro borroso. ¿Qué carajo voy a hacer? Los plazos para matricularse en los master se van terminando, pero no me preocupa mucho. Yo peco de excesivamente soñador y poco práctico: vuelo demasiado y camino muy poco, y eso a veces es un problema, porque no es fácil encontrar gente que lo entienda, y mucho menos que lo comparta. La gente está muy jodida y la han obligado a bajar a la tierra a base de hostias. Voy a seros sincero: yo lo que querría es trabajar traduciendo videojuegos para sacarme un salario decente y no preocuparme; traducir literatura ocasionalmente; leer muchísimo más, tal y como hacía antes; seguir escribiendo mis propios relatos y publicar aunque sea en una editorial de autopublicación; conseguir que mi blog sea famoso y ramificarlo todavía más; crear un canal de videojuegos en YouTube donde subir todos mis juegos favoritos y nadar a contracorriente de la moda Call of Duty; tener una casa propia con muebles negros y brillantes y cuadros de Dalí y Beksinski en las paredes blancas; tirar con arco y ballesta en la vega de Garbajosa; hacer de cuando en cuando un buen viaje al extranjero, y sobre todo seguir intentando conocerme a mí mismo, que no es tarea fácil, y errar más para errar cada vez menos. Eso es todo lo que necesito: el resto lo pone mi cabeza, porque como ya he dicho, no voy en tren, voy en avión.

Y "No voy en tren" es el tema que vamos a escuchar, el segundo que oímos del gran Charly García. Saludos.



sábado, 2 de junio de 2012

The strangest fellow

4 comentarios

Hoy iba como todos los sábados en el tren, camino a casa, cuando se ha subido el tipo más raro que os podáis imaginar. Era árabe, de unos treinta años, y llevaba cuatro bolsas de plástico, una al cuello, otra a la espalda y dos en las manos. Las bolsas estaban llenas a reventar de ropa, pañales y otras cosas. Una de ellas lucía una mancha de lo que parecía mierda. El tío iba descalzo, vestía un abrigo de mujer con pelo en los puños y el cuello, y se apoyaba en un improvisado cayado hecho con un palo de escoba de aluminio. Nada más subir al tren, ha empezado a cantar lastimeramente en árabe, casi llorando y en voz muy alta. Parecía el canto del almuédano. Nos hemos quedado todos paralizados, no sólo por la novedad, sino por la fuerza y la melancolía del canto. De pronto, el tío interrumpe bruscamente sus cánticos y le pregunta a una señora si la siguiente parada es Santa Eugenia. La magia se rompe y el tipo abandona el vagón.