sábado, 24 de diciembre de 2011

EELS- Canción navideña 2

0 comentarios



CHRISTMAS IS GOING TO THE DOGS:

Get off your sled and go to bed
Don't you ever tire?
Throw a bone i'm finally home
Curled up by the fire
Snow is falling from the sky
Like ashes from an urn
Sweet dreams my little one
Now it's my turn

Well christmas is going to the dogs
We'd rather have chew toys than yule logs
And things aren't looking very good it's true
So i'll just lay here and chew

Now when i sleep i like to dream
Of rabbits in the snow
Jumping right into my jaws
From their rabbit holes
Take one home and set him down
Right next to you shoes
Wake up to a big surprise
My gift to you

And christmas is going to the dogs
We'd rather have chew toys than yule logs
And things aren't looking very good it's true
So i'll just lay here and chew

And christmas is going to the dogs
We're scarfing down the turkey and eggnog
And things aren't looking very good it's true
So i'll just lay here and chew
So i'll just stay here and chew

jueves, 22 de diciembre de 2011

EELS- Canción navideña 1

0 comentarios


EVERYTHING'S GONNA BE COOL THIS CHRISTMAS

Remember last year when you were on your own
you swore the spirit couldn't be found
december rolled around and you were counting on it to roll out

but everything's gonna be cool this christmas
everything's gonna be cool this christmas
everything's gonna be cool this christmas

well everybody's waiting for you down at the house
the tree is looking so inspired
there's a yuletide groove waiting for you to move
come on and throw another log on the fire

and everything's gonna be cool this christmas
everything's gonna be cool this christmas
everything's gonna be cool this christmas

baby Jesus, born to rock

as the days go by, the more that we need friends
and the harder they are to find
if I could have a friend like you in my life
then I guess I'd be doing just fine

and everything's gonna be cool this christmas
everything's gonna be cool this christmas
everything's gonna be cool this christmas

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Trailer de El Hobbit

0 comentarios
Cagaos en los pantalones:

martes, 20 de diciembre de 2011

El momento épico del día 2

2 comentarios

Visitas

0 comentarios
Llegamos a las 24.000 visitas en El Antro de Loscer. Muchas gracias a todos los que entran en la página y echan un vistazo a las nuevas entradas o repasan las antiguas. Publicaré una o dos entradas más y me despido hasta enero, amigos, que hay mucho trabajo que hacer y comida navideña que engullir. Un abrazo de vuestro colega/compañero de clase/hermano/pariente más o menos cercano/[puede incluir aquí una categoría de su invención, si ninguna se ajusta a su situación]

lunes, 19 de diciembre de 2011

Bis

0 comentarios
En relación con la entrada anterior, es curioso mencionar que esta gente por la mañana baja a la cafetería despeinada y en pijama. ¿Dónde quedan los perifollos y las acicaladuras?

jueves, 15 de diciembre de 2011

Aquí me quedo

3 comentarios
Hoy se celebra en la residencia de estudiantes donde habito una especie de cena de Navidad, seguida de una salida nocturna a una discoteca del centro de Madrid. Decliné amablemente la invitación: tengo muchos trabajos y exposiciones que se ciernen sobre mi cabeza, y nunca me ha ido ese rollo. Y hoy me encuentro en el vestíbulo con una muchedumbre vestida de gala: trajes de chaqueta y vestidos vaporosos, maquillaje espeso y cabellos grasientos. Y me doy cuenta de lo tremendamente pijos que son mis vecinos, presuntuosos y tontos en general. Que se lo pasen bien con su alfombra roja y su photocall (fotocol), si con eso les basta, bien por ellos. Yo aquí me quedo.


lunes, 12 de diciembre de 2011

Vivir en deudocracia

0 comentarios
El pasado sábado ocho de octubre asistí brevemente a una serie de conferencias y asambleas llamadas «Vivir en deudocracia: ¿Y si no pagamos?». La verdad es que me enteré de su existencia porque unas compañeras de clase iban a hacer prácticas de interpretación allí, porque desde luego en ningún medio que yo haya visto se ha publicitado este evento. Llegué allí por la tarde, y me encontré con que el evento tenía lugar en un instituto de educación secundaria de Madrid. En el patio había una larga mesa con libros. Como sabéis, he dedicado algún que otro post a lo que llamo «Biblioteca indignada»: libros que tratan el tema de la crisis, la falsa democracia, los mercados, los movimientos sociales… Pues bien, yo creía que eso era más o menos todo lo que había publicado sobre el tema, pero me encontré con docenas de libros distintos, sobre la crisis, el funcionamiento de la banca, la opción de la reducción de consumo en lugar del desarrollo sostenible, la economía, la deuda y otros temas similares. Eso me sorprendió gratamente, el descubrimiento de una bibliografía tan extensa sobre el tema, y al mismo tiempo me preocupó el hecho de que sea tan desconocida.

Hablemos ahora del evento en cuestión. Había una serie de ponentes, procedentes de los países más afectados por la crisis: un griego, un portugués, un islandés, un irlandés y varios españoles (uno de ellos perteneciente al 15-M), que dieron una serie de charlas y que después escucharon y respondieron a las preguntas de los asistentes, muchos de los cuales aprovecharon para hacer sus propios discursos. Con ello me quedó claro lo que los medios tratan de ocultar, mostrando sólo detenciones de indignados, disturbios y actos violentos: este movimiento no se compone de jóvenes exaltados y sin argumentos, sino que es un movimiento serio, con expertos, asambleas, ideas, propuestas concretas y aplicables. Entre el público, para mi sorpresa, abundaba la gente de edad, que curiosamente propusieron las ideas más polémicas (imponer tasas también a la Iglesia y a la monarquía, por ejemplo).

Me quedé con unas cuantas ideas, durante las escasas dos horas que pude permanecer allí: la coordinación de todos los países es necesaria para hacer frente a la influencia de los bancos y los mercados; una auditoría pública de la deuda es un primer paso que llevaron a cabo otros países en nuestra situación, para establecer de dónde proviene esa deuda y si es posible (o siquiera legítimo) pagarla; la tentadora idea de no pagar una deuda que no es responsabilidad más que de unos pocos, siguiendo así el camino marcado por otros países que están saliendo de la crisis mucho mejor que los que aceptaron rescates del FMI y otras organizaciones.



Pero eso no es todo: también hay un libro llamado Vivir en deudocracia, que he tenido la oportunidad de leer gracias a que me lo han cedido amablemente (gracias, Sofi). Este libro tiene todo el derecho a estar en la Biblioteca indignada. Está escrito por una serie de personas vinculadas a Attac y otras organizaciones antiglobalización, acción crítica, etc. En este librito de 100 páginas se proporcionan, por fin, cifras y datos concretos a todos los argumentos que se oponen a los recortes y que tienen que ver con la tan cacareada deuda. Si en el Manifiesto de economistas aterrados veíamos la teoría económica que apoyaba estos argumentos, en Vivir en deudocracia veremos tales argumentos defendidos por hechos concretos. Voy a hacer un resumen exhaustivo de algunas partes, porque creo que el tema lo merece:

Los países europeos llevan veinte años endeudándose, y al mismo tiempo aplicando reformas fiscales que favorecen las rentas altas, y desregularizando el mercado para darle la libertad que supuestamente haría que nuestra economía fuera una balsa de aceite. La crisis financiera provocó la quiebra de empresas y el aumento del paro, lo que lleva a una menor recaudación de impuestos y a un aumento del gasto (para rescatar a los bancos, para pagar los crecientes subsidios del paro…), todo lo cual lleva al aumento de la deuda. Los países más afectados en Europa son Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España, y se están viendo obligados a aceptar los rescates de la UE (de la Merkel, básicamente), el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Las ayudas económicas de estas entidades llegan con una condición: ajustes y recortes sociales drásticos. Hasta aquí, creo que todos nos conocemos el cuento. Pero, ¿sabíais que todo esto ya ha pasado incontables veces en otros países? Pues os voy a contar lo que pasó y qué hicieron esos países.




Hungría fue el primer país en ser rescatado por el Trío Calavera (el FMI, la UE y el Banco Mundial), con un rescate condicionado a la adopción de severos ajustes sociales (creo que os sonarán: incremento del IVA, aumento de la edad de jubilación, congelación de salarios de funcionarios, disminución de ayudas públicas). Hungría decidió instaurar una tasa sobre el sector financiero (obligándole a pagar por hacer grandes transacciones de dinero), y el FMI suspendió sus ayudas debido a la presión de los bancos, a los que no les hacía ni puta gracia esa tasa. Pero las amenazas del FMI quedaron en papel mojado: Hungría aprobó la tasa y las ayudas continuaron.

En Argentina, tras la dictadura la deuda aumentó hasta que cada argentino debía 1.500 dólares. El FMI actuó, imponiendo recortes sociales, privatizaciones, etc. Pese a este rescate y a los ajustes, la deuda siguió creciendo. En 2001, el 50% de los argentinos eran oficialmente pobres. El FMI volvió a proponer un rescate a condición de que se siguieran las mismas políticas perjudiciales. Argentina se negó a este trato, y además se negó a pagar la deuda. Los expertos, los gurús de la economía, dijeron que Argentina se hundiría y se aislaría, pero eso no sucedió (como tantas otras cosas). El gobierno ya no tenía que pedir prestado dinero ni seguir políticas dañinas, y el país está mostrando signos de recuperación.

En Ecuador, después de dos dictaduras militares, la deuda pasó de 260 millones en 1971 a 16.856 millones en 2006. Un millón de ecuatorianos tuvieron que emigrar. En 2007, el presidente Rafael Correa relanzó el proceso de auditoría de la deuda (analizar la deuda, básicamente, para ver de dónde viene y en qué consiste), una auditoría llevada a cabo por la administración pública y por organizaciones sociales. Este informe concluyó que gran parte de la deuda era ilegítima. Ecuador se ofreció a pagar el 30% de la deuda, nada más, ahorrando con ello 8.000 millones y pico.

En Tailandia, la liberalización de los mercados también provocó una grave crisis. Aceptaron los préstamos del FMI y los países del G7, y la consecuencia fue que la deuda externa pública aumentó casi el triple. En Indonesia ocurrió exactamente lo mismo (crisis, aumento de la deuda, aparece el FMI con sus planes milagrosos y sus condiciones y la deuda no disminuye sino que aumenta). Siguiendo las recomendaciones del FMI, el dictador de Indonesia aumentó los precios de los carburantes y la electricidad. Esta dictadura había tenido el apoyo económico de Occidente (España incluida) y del Banco Mundial. Malasia, al contrario que los dos anteriores, y viendo que las medidas neoliberales no habían ayudado a Tailandia ni a Indonesia, realizó sus propias medidas: control de capitales y transacciones financieras. ¿Resultado? Una recuperación mucho más rápida que la de sus vecinos.





Vámonos ahora a África. Zambia llegó a una deuda del 75% en 1983 y aceptó el rescate del FMI. La deuda pública se multiplicó por dos en doce años, habiendo reducido el gasto social a la mitad, privatizado todas las empresas públicas y destruido cientos de miles de puestos de trabajo. En Malí, las condiciones del FMI a cambio del rescate fueron la privatización de la banca, las telecomunicaciones y la agricultura (¡la agricultura, que ni en España puede sobrevivir sin subvenciones!). La ausencia de apoyo a los productores de algodón (tres millones y medio de personas viven de él en Malí) provocó un aumento de la pobreza. Por último, Túnez. Durante la dictadura de Ben Ali la deuda llegó a 14.400 millones de dólares, mientras el dictador apoyaba las políticas neoliberales y de austeridad que ya conocemos (disminución de gastos sociales y de impuestos para las empresas, subida del IVA…), todo ello con el beneplácito del FMI (Strauss-Kahn a la cabeza). «En Túnez las cosas seguirán funcionando correctamente», dijo Dominique meses antes de las revuelas árabes que derrocaron al dictador. Como veis, esta sección del libro nos muestra cuáles son las consecuencias de los rescates financieros que se han llevado a cabo, y por supuesto cuál será (y está siendo) en nuestro país. El rescate del FMI ha llevado en todos los casos a una recesión todavía mayor, y los países que rechazaron el rescate o se negaron a pagar la deuda obtuvieron resultados positivos inmediatos.




Otra parte interesante del libro nos explica de dónde sale la deuda española. Como ya sabéis, los políticos con afición de jardinero (tijeras, chas, chas) esgrimen el argumento de que el gasto social es desmedido, que recortar es la solución. Es evidente que no, por mil razones (la educación activa la economía; una población analfabeta, sin recursos y sin ayudas no activa el consumo, etc.), pero en el libro se dan unas cuantas cifras esclarecedoras:

Del total de la deuda española (4,25 billones de euros, que se dice pronto), sólo 700.000 millones provienen de las administraciones públicas. Las empresas representan 1,3 billones de esa deuda, y los bancos 1,35 billones). Es decir, que las administraciones públicas sólo han adquirido un 16% de la deuda, mientras que el 84% proviene del sector privado. Respecto de la deuda externa, sólo el 18% es pública, lo que nos deja con un 82% del sector privado.

¿Quiénes son los que están detrás de la deuda, quiénes son los acreedores? Bueno, pues los bancos de Alemania, Francia, EEUU, Gran Bretaña… (de ahí el interés que tienen en presionar a España). El 89% de lo que debe la economía española a los bancos extranjeros proviene del sector privado.

Queda claro, por tanto, que el riesgo de impago está en el sector privado y no en el público, por una mera cuestión numérica. Entonces, ¿POR QUÉ DESDE DENTRO Y FUERA DE ESPAÑA SE PRESIONA PARA HACER REFORMAS, RECORTES Y PRIVATIZACIONES EN EL SECTOR PÚBLICO, COMO SI EL PROBLEMA ESTUVIERA ALLÍ?

Por si esto fuera poco, los planes de ayuda del gobierno a los bancos han acabado de humillarnos: damos dinero a espuertas (100.000 millones de euros, el 10% del PIB en España), dinero público, para rescatar a los bancos. Así, los bancos privados, el sector más endeudado, el culpable de la situación, consigues que sus deudas pasen a ser nuestras deudas. «Es, cuanto menos, una paradoja que los mismos actores que causaron la crisis sean los que ahora exijan que sea la población quien pague la fiesta de los años de crédito fácil.» Emilio Botín (Santander), Rodrigo Rato (Bankia) y otros de su calaña salen ganando después de especular en el mercado inmobiliario, maximizando beneficios en años de crisis, sabedores de que, hagan lo que hagan, el Estado los va a proteger y a salvar.




En el libro, aparece a continuación una descripción de las consecuencias devastadoras que están teniendo los recortes en salud pública (estamos a la cola de Europa en este sector) y educación (con una tasa de abandono escolar del 31% en España, en Madrid se están preparando más recortes y la «reducción» de 3.000 profesores más). Pero lo que más me llama la atención es el tema de la vivienda, ya muy bien explicado en el libro ¡Insolventes! Después de haber pedido hipotecas y préstamos a diestro y siniestro, las familias se encuentran con una letra pequeña que no leyeron al firmar el contrato: en caso de no poder pagar la hipoteca, normalmente devolverían la casa y eso zanjaría la deuda. Pero en España no. En España, la vivienda se subasta. Esa subasta queda desierta en el 90% de los casos (que no está la cosa como para comprar casas), y lo que hace el banco es quedársela al 50% de su valor. El resto de la deuda, lo que no cubra ese 50%, más intereses, sigue ahí, generando más intereses cada vez. El resultado es una aberración surrealista: quedas condenado de por vida, desahuciado, endeudado, embargado de por vida, figurando como moroso en ficheros de libre acceso, dificultad de encontrar un trabajo, alquilar una vivienda, recibir ayudas… El resto de tu vida será un infierno sólo por haber firmado la hipoteca, serás «un proscrito sin posibilidad de recuperación». Y el golpe de gracia: mientras tanto, la casa que compraste permanece deshabitada, posesión del banco que no consigue colocarla. Al banco le interesas en tanto puedas seguir endeudándote, pidiendo créditos y préstamos. Te ata y te enreda, te lo saca todo hasta que no te queda nada, y entonces te tira como a un kleenex usado. Esa es la verdad del sistema bancario, es inherente a él y precisamente por eso no se le debe confiar el gobierno del mundo, como se está haciendo.

Por último, en el libro aparece un rayo de esperanza: ¿Qué hacer?

Se propone una cascada de soluciones, a nivel mundial, a nivel europeo, a nivel nacional y a nivel individual. En este último, se insta a propagar la idea de no pagar la deuda, y dar a conocer a la población cómo funciona el sistema y cómo la deuda se está empleando para recortar gasto social. Y con esa intención, con la de informar y propagar las ideas y la información, pese al limitadísimo alcance de este humilde blog, con esa intención, digo, he escrito este post.


“Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecen entorno a los bancos privarán a la gente de toda su posesión, primero por medio de la inflación, seguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron”

Thomas Jefferson, tercer presidente de los Estados Unidos de América entre 1801 y 1809.

jueves, 8 de diciembre de 2011

El momento épico del día

1 comentarios
Bueno, me acabo de dar cuenta de que olvidé ilustrar mi post sobre Shadow of the Colossus con un vídeo del juego. Aquí lo tenéis, uno de los momentos más épicos (en mi humilde opinión) que me ha ofrecido un videojuego:

sábado, 3 de diciembre de 2011

Frei Zu Sein - In Extremo

0 comentarios
Seguimos lanzando carnaza para que os entretengáis mientras preparamos próximas entradas kilométricas. Hoy, una de las mejores canciones de In Extremo, o al menos una de las que tienen más energía: