miércoles, 27 de abril de 2011

Bolonia avanza

0 comentarios
La educación se adapta también al mercado y la economía. El mundillo de banqueros, agencias de rating y ejecutivos financieros ya tiene totalmente dominado a los gobiernos, es evidente. Las medidas "anticrisis" se toman "porque lo dicen los mercados". ¿Realmente tenemos que estar sujetos a lo que digan esos señores sobre los que no tenemos ningún control? Qué ironía. Pensaba que el gobierno y la democracia los creaban los ciudadanos para su beneficio, para administrar mejor la sociedad y obtener ventajas. ¿En qué momento le dimos la vuelta a la tortilla? ¿En qué momento pasamos a ver al gobierno como una pandilla de caraduras que se pasan el sillón cada X años para exprimirnos y gastarse nuestro dinero en coches oficiales y merendolas? A los dirigentes los elegimos nosotros, o eso nos hacen creer, pero, ¿quién elige a los mercados? ¿Y por qué tienen poder de decisión sobre nuestras vidas? Volviendo al tema inicial, ¿por qué están haciendo que la educación se amolde a sus exigencias? Los grados (los de Traducción lo sabemos) reducen al mínimo la especialidad, en el grado de Traducción no traduces nada hasta segundo curso, y te endosan clases de inglés, lingüística y mil chorradas que tienen poco o nada que ver con la traducción. La universidad, gracias a Bolonia y a los nuevos planes gubernamentales, se va convirtiendo en una fábrica de trabajadores con conocimientos vagos, carne de cañón para las empresas que los contratarán en empleos precarios y alienantes, cadenas de montaje. Y MIENTRAS, los ejecutivos y los que están por encima de nosotros se seguirán riendo, viendo cómo agachamos la cabeza sin rechistar. "La cagamos cuando lo de la crisis, pero les dio igual y dejaron que los agilipolláramos del todo.", dirán. Los responsables de la crisis, a costa de hundir a miles de personas en la miseria, se enriquecieron y consiguieron permanecer en sus puestos. "Dadnos más dinero para que lo arreglemos o lo pasaréis aún peor", y el gobierno agacha la cabeza, ignorante de los inescrutables designios mercantiles, y dice "sí señor, sí señor, ahora mismo me pongo a recortar gastos en todo para dároslo: becas, Verano Joven (¡HIJOS DE PUTAAAAAAAA!), subimos las matrículas... ¡lo que haga falta!".
Qué asco. A ver cuándo nos extinguimos, que ya estamos tocando fondo como civilización.

jueves, 14 de abril de 2011

Los Perdidos en versión South Park

0 comentarios
Hice más todavía, pero son spoilers importantes.


Sayid Jarrah



Mikhail Bakunin



Michael Dawson



John Locke



Huego Reyes



Desmond Hume



Benjamin Linus

domingo, 10 de abril de 2011

Reflexión tras leer "Indignaos" de Stéphane Hessel, alegato a favor de la insurrección pacífica

2 comentarios

Indignaos. Que no os sean indiferentes las injusticias y los abusos que se cometen en el mundo con el beneplácito insolente y risueño de un sistema inútil, corrupto y sin sentido. No os dé miedo manifestar vuestra disconformidad. Es imposible ganar, decís. El sistema es demasiado poderoso. El sistema está dirigido por seres humanos, como vosotros. Son más poderosos que nosotros, responderéis. ¿Por qué? Porque son muchos y nosotros estamos solos. Bien, eso tiene remedio. Uníos en la indignación y no les quedará más remedio que escucharos. El sistema no funciona sin la base, y la base la formamos todos nosotros. Sin nosotros, la estructura cae por su propio peso.

jueves, 7 de abril de 2011

Manifestación

0 comentarios
Esta tarde he estado en la manifestación de Juventud sin futuro. Mientras estaba allí, en Antón Martín, rodeado de un número respetable de personas, me he imaginado cómo debería ser. Me he imaginado un grupo más y más grande, multitudes furiosas que se agolpan en la plaza y que, cuando ya no hay más sitio, comienzan a subirse unos encima de otros, hasta que alcanzan los tejados de las casas, enarbolando pancartas y gritando. Más abajo, en el siguiente cruce, la barrera de policías y furgones se ponen nerviosos, con sus cascos, sus monos, sus botas, sus espinilleras, sus guantes, sus porras, sus esposas y sus pistolas. El tsunami humano tiembla como si fuera la superficie del mar, y finalmente se abalanza sobre las fuerzas de seguridad, barriéndolas a ellas y a todo lo demás, purificando la ciudad de toda la corrupción, la contaminación y el egoísmo que la ensucian desde hace tanto tiempo. Y los edificios y la ciudad entera se derrumban y desaparecen, y todo vuelve a ser como era antes de nuestra carrera desenfrenada hacia el vacío. Y la tierra se recupera y reverdece, inmensos campos de hierba fresca y floreada reemplazan lo que una vez fueron montañas de acero y cemento gris ennegrecido. Y los hombres aprenden de lo ocurrido y dejan a un lado la avaricia y la maldad, y comparten y respetan la tierra de la que forman parte.

Pero no ocurre así. Lo que ocurre es que se reúnen entre 1.000 y 5.000 personas, cuando hace cuatro años, en 2007 (antes de la crisis), se reunieron en madrid 15.000 para pedir viviendas. Hasta que no estemos todos sin más comida que nuestras uñas y con una caja de cartón por toda vivienda, en nuestro país no se mueve ni Cristo.

miércoles, 6 de abril de 2011

La Ilíada

3 comentarios
La Ilíada. Estamos hablando del poema escrito más antiguo de la literatura occidental. Estamos hablando de una historia épica, de una aventura genial que sentó las bases de cómo debía ser una obra épica y de aventuras. Y no simplemente por ser la primera, sino por ser la mejor. Veintinueve siglos desde que se conoce, y nunca he leído una historia (ni escuchado, ni visto, ni, por supuesto, escrito) que se acerque lo más mínimo a la epopeya griega. Es una historia que lo tiene todo: viajes, batallas, engaños, muertes, hazañas y heroicidades, sacrificios, guerra y desolación, dioses, portentos, ternura, tristeza y alegría. Permitidme que me ponga en modo ancianito y os cuente de cómo llegué yo a la Ilíada.
Lo cierto es que mi paso de la literatura infantil a la adulta tuvo como puente la literatura griega y la mitología. Después del genial Dioses y héroes de la antigua Grecia, de Robert Graves, y de un par de cosillas más, me dieron mis señores padres La Ilíada de la Biblioteca Araluce.
No, esta edición no, si tuviera esta edición creo que sería el tipo más feliz del mundo.
Recuerdo cómo la historia te atrapaba desde el principio, en la boda de Tetis y Peleo, a la que no es invitada Eris, diosa de la discordia. La indeseable diosa, llena de ira, deja caer una manzana de oro en la mesa del banquete, con la inscripción «Para la más bella». Por supuesto, las marujonas de Hera, Atenea y Afrodita se pelean por la manzana. Como Zeus se huele que si toma partido va a buscarse problemas, se decide que será Paris, un pastor troyano, quien decida quién es la diosa más bella. Las tres diosas le prometen el oro y el moro: Hera le ofrece hacerlo rey de reyes, Atenea lo hará invencible en la batalla y Afrodita le promete a la mujer más hermosa del mundo. Paris es un pillastre y le da la manzana a Afrodita. A partir de entonces, tendrá la protección incondicional de la diosa del amor y el odio acérrimo de las otras dos. Se descubre que Paris era en realidad hijo de Príamo, rey de Troya, que lo abandonó cuando niño por la profecía que decía que Paris acarrearía el fin de Troya. A todo el mundo le importa un bledo la profecía porque Paris es un guaperas, y Príamo lo vuelve a nombrar príncipe de Troya.
En un viaje diplomático a Esparta, Paris se encuentra con la esposa del rey Menelao, Helena, la mujer más bella del mundo, y se queda prendado de ella hasta el punto de raptarla y llevársela a Troya (con o sin su consentimiento, según versiones). Paris ha tenido mal ojo, pues multitud de reyes y príncipes hicieron el juramento de defender hasta la muerte al marido de Helena (hablamos de la flor y la nata: Agamenón, Odiseo, Aquiles, Patroclo, Áyax Telamonio, Áyax Oileo, Diomedes…) de modo que todos ellos reúnen una inmensa hueste y se dirigen a Troya para arrasarla hasta los cimientos y llevarse a Helena. Podemos ver que el destino de Troya es caer a manos de los griegos, pues ningún troyano se da cuenta de que más les vale entregar a Helena a su marido y dejarse de tonterías. Nada, todo el mundo babea por lo guapos que son los dos amantes y deciden defender su causa. Por suerte, Troya es una ciudad rodeada de pueblos aliados, que le prometen enviar hombres y suministros. El viejo Príamo ya no está en edad de llevar los asuntos de la guerra, y es Héctor, su primogénito, quien se encarga de liderar a la tropa.
Hasta aquí la introducción. Es importante señalar que la Ilíada propiamente dicha sólo narra una parte muy concreta de la historia; el resto fue completado por otras fuentes, formando una historia grandísima. Aún así, la parte homérica es la mejor, la más épica y la más humana. Tengo que confesar que yo siempre fui con los troyanos: nunca me han gustado los héroes invencibles, y Aquiles me parecía, me parece y me parecerá un engreído, egocéntrico y asesino cargado de esteroides. Héctor, en cambio, es un héroe humano, que debe su fuerza, su habilidad y su valor a su esfuerzo personal, que duda, que teme, que tiene una familia a la que defender y por la que luchar, que encuentra el valor para enfrentarse al inenfrentable. Como ocurre siempre que lees una obra cuando eres pequeño (imagino porque de mayor lo asocias a la felicidad que se siente recordando la infancia), para mí la Ilíada es una obra grandísima y perfecta, tengo como cuatro versiones y sigo con ganas de más. La película no me gustó nada, no tiene nada del espíritu de la obra, y juegan con los personajes cambiándolos a placer: Áyax muere al principio a manos de Héctor, Menelao también (¡¡!!), Aquiles vive para ver el fin de Troya, el mariquita de Paris creo que no muere… La frase más famosa que pronuncia Odiseo (Ulises) es «Aquiles, tú tienes tu espada y yo tengo… mis tretas». Creo que se les coló una «r» a los dobladores. Lo único que me gusta es el duelo Héctor-Aquiles, el momento cumbre de la obra. Por supuesto, los dioses no aparecen por ninguna parte (en el poema PARTICIPAN en la batalla, Diomedes deja fuera de combate al mismísimo Ares, dios de la guerra). Aún así, creo que es un esfuerzo digno que se dejó llevar al final por la tiranía del mercado: hay que meter pectorales, una historia amorosa (o dos) y un final que entienda la gente.
No os quiero dar más la brasa, espero que esto os haya servido para recordar la Ilíada (los que la hayáis leído) o para interesaros por ella (los que no). Saludos y que los dioses os sean propicios.

martes, 5 de abril de 2011

La pipa de agua

0 comentarios
Aquí os dejo una noticia que he leído. La Ilíada tendrá que esperar.

Un estudio publicado por la Academia Americana de Pediatría alerta sobre el riesgo de fumar en pipa de agua. Las consecuencias, según el informe, son similares a las del consumo de cigarrillos además de un riesgo añadido de infección.


Se trata de una práctica muy extendida en los países árabes cuyo consumo está aumentando en los últimos años en las sociedades occidentales gracias a la proliferación de los bares y restaurantes en los que se puede fumar en pipa o cachimba, muy populares sobre todo entre los jóvenes y adolescentes.

Este crecimiento se debe en gran parte a cuatro mitos construidos alrededor de su consumo: que es menos nocivo que los pitillos, que el agua que forma parte de su mecanismo filtra las sustancias nocivas, que es menos irritante para la garganta y el tracto respiratorio y que el tabaco está hecho de frutas —normalmente están aromatizados con esencias frutales- y por ello es una opción sana.

Resultados

En contra de la creencia popular de que el tabaco empleado en la cachimba es menos nocivo, los autores de este estudio señalan que contiene más nicotina, alquitrán y metales pesados que el de los cigarrillos convencionales.

En cuanto al humo, el que procede del tabaco de pipa contiene una concentración de monóxido de carbono que varía entre un 0,34% y un 1,40% (más elevado en pipas de menos tamaño y de sitios públicos), mientas que el humo de los cigarrillos contiene un 0,41% de esta sustancia.

Como consecuencia de los altos niveles de CO, la concentración de carboxihemoglobina —medida en 1.832 varones sanos voluntarios de Arabia Saudí- es más alta entre los fumadores en pipa de agua (10,1%) que en los fumadores de cigarrillos (6,5%) y los no fumadores (1,6%).

Comportamiento de riesgo

Fumar en pipa de agua es por tanto un comportamiento de riesgo que tiene unas consecuencias nocivas para la salud similares a las de los cigarrillos. Cáncer de pulmón, disminución de la función respiratoria, dependencia, bajo peso en recién nacidos de madres consumidoras, infertilidad… Incluso en algunas de estas patologías los fumadores en pipa presentan un riesgo mayor que los de tabaco.

Al ser una práctica eminentemente social, lo normal es que varias personas compartan la pipa, lo que implica que todos ellos aspiran a través de la misma boquilla que pasa de boca en boca, lo que supone una fuente de transmisión de enfermedades infecciosas como la Hepatitis C o el Herpes Simplex.

En el caso de los adolescentes existen peligros añadidos ya que dentro de este grupo de fumadores es común la mezcla del tabaco con marihuana o hachís y la sustitución del agua por bebidas alcohólicas. "Estas combinaciones tienen, indudablemente, peligros añadidos, graves para la salud", según el informe.

La tácita aceptación por parte de los padres, que incluso fuman con sus hijos, y que su consumo es relativamente barato, hacen de la pipa de agua algo muy atractivo para los jóvenes."