domingo, 20 de junio de 2010

Lovecraft

2 comentarios
Lovecraft creó el género del terror cósmico. Para entender lo que significa, imaginad esta escena que me ocurre cada día al caminar hacia la resi.
La acera está llena de hormigas, cada cual a lo suyo, sin prestar atención a nada más que seguir a la que va delante o buscar algo de comer. Pero, de vez en cuando, y muy raramente, una de ellas percibe una sombra sobre su cabeza, algo que le oculta la luz del sol y que le hace estremecerse. Alza la mirada y descubre por una vez la verdad, lo que hay más allá de su pequeño mundo banal...y es aplastada por mi pie, que ni siquiera había reparado en ella.
Esto es Lovecraft, humanos intrépidos que investigan lo que no debe ser investigado y que en la mayoría de los casos son castigados por su osadía justo después de haber descubierto cosas que no creían que podían existir. Y seres superiores, dioses primigenios de nombres impronunciables, que actúan entre nosotros sin que podamos percibirlos, sin reparar en nosotros.

Saludos de alguien que ya ha terminado los exámenes y que ayer jugó a la play de 1 a 5 de la madrugada. Pronto me iré a Lisboa, pero si me es posible seguiré actualizando el blog. Nos vemos.

lunes, 14 de junio de 2010

Noticias del editor de Sapkowski

0 comentarios
Copio y pego lo que ha puesto en su blog:

"A esto hay que añadir que las firmas de Sapkowski, que fueron muy bien el viernes y el sábado por la mañana, se cancelaron el sábado por la tarde a iniciativa del autor, que llegó Justificar a ambos ladosempapado a nuestra caseta y al grito de "Force majeure!" se fue para el hotel a secarse. (Luego me contó que tiene problemas muy serios de salud con los resfriados, porque si le da un ataque de tos tiene espasmos que le han llegado a romper costillas, y de ahí su inquietud.) A pesar de que no me hizo ninguna gracia quedarme sin una de las firmas programadas en nuestra caseta, y aún menos tener que incumplir otro compromiso con una librería, no puedo evitar simpatizar con Sapkowski: a un escritor al que se invita a Madrid en el mes de junio nunca se le ocurriría que le vamos a tener yendo de charco en charco por una Feria claramente no preparada para la lluvia. Afortunadamente, el domingo amaneció soleado y Sapkowski pudo acudir al resto de sus firmas. Con todo, nuestro polaco favorito acabó exhausto, y dado que ya tiene una cierta edad me planteo seriamente limitar sus compromisos en la próxima visita. Cuesta creerlo cuando se lo ve hecho un huracán de vitalidad, pero algún día, más pronto de lo que pensamos y deseamos, Sapkowski nos visitará por última vez."

domingo, 13 de junio de 2010

La carrera de la muerte

4 comentarios
Hace tiempo oí hablar de The Witcher, un juego de ordenador basado en unas novelas de fantasía. Parecía un juego tipo Gothic, pero ambientado en un mundo de fantasía más bien oscura, donde los humanos marginan a elfos y enanos, donde los hombres son los verdaderos monstruos, en la mayoría de los casos. El otro día, en la Feria del Libro, dos vendedores me convencieron para que comprara el primer libro de la serie, El Último Deseo. Me lo leí, y me gustó bastante. Tiene mucho humor además de acción, y el trabajo de traducción es increíble. Como sabía que el autor, un señor mayor polaco de 70 añacos llamado Andrzej (/Andrei/ para los amigos) Sapkowski, iba a firmar libros en aquel mismo puesto, ayer, sábado, me encaminé para allá. De paso, me compré el segundo libro.

Sobre las cinco, había allí no más de cuatro personas, porque era un día lluvioso y gris que no atraía a muchos fans. Me encontraba un poco raro, esperando entre gente que adoraba a aquel hombre. A mí, en realidad ni me iba ni me venía, no me había leído más que el primero, pero me había gustado bastante y quería echarle un vistazo a aquel polaco. A las seis apareció, cubierto por un paraguas y muy enfadado. Decía (en inglés) que no pensaba estar allí hasta las nueve, bajo la lluvia. Que tenía 70 años y que no estaba para esos trotes. Cuando apareció Luis, el editor de sus libros, discutieron un poco y echaron a andar hacia la salida del parque.

Nos quedamos chafadísimos. Comentamos un poco la situación, y los vendedores nos dijeron que siguieramos a Sapkowski y le pidiéramos que nos firmara los libros. Eso hicimos. Yo llegué el primero. Andrzej se estaba metiendo en un taxi cuando le dije: Andrei, please, could you sign this book? El hombre estaba cabreado, no sé muy bien por qué, y me dijo: Not here, under the rain! Please, be serious! Come tomorrow! Yo le dije: But I won't be here tomorrow! Sapkowski terminó la conversación con un "It's not my problem", y se metió en el taxi.

El editor se quedó para hablar con nosotros, nos dijo que en parte era culpa suya que se hubiera cabreado tanto, y nos propuso una solución: que les dejáramos en el stand los libros que queríamos que nos firmara, con un papel con nuestras señas, y que él personalmente se encargaría de enviárnoslos junto con un obsequio por las molestias. Me pareció un gesto muy atento, y así se lo hice saber en su blog.

En cuanto a Sapkowski, hay que entender que es un tío mayor, que como todos los señores mayores es un cascarrabias y que está en su derecho, pero hombre, un poco más de respeto por unas personas que te han estado persiguiendo bajo la lluvia para que les firmes los malditos libros porque a él no le ha dado la gana quedarse resguardado bajo el techo del stand. En fin, esa es mi aventura del sábado.

viernes, 11 de junio de 2010

1 comentarios
Muchos...exámenes...no...puedo...postear...