lunes, 25 de enero de 2010

2 comentarios
Yo no sé lo que hago en este mundo. Hoy no me gusta nada el mundo. Nos manipulan charlatanes desde lugares lejanos para que entendamos que la energía nuclear mola y que no pasa nada porque a los tontos de Guadalajara nos pongan centrales nucleares. A nadie le importa nadie a quien no conozcan personalmente. Pinches pendejos de México comentan en mis vídeos sólo para comentar lo mala que es la traducción, sin ningún motivo aparente ni ningún argumento. Hoy veo el mundo como un gran teatro donde todos hacemos cosas sin preguntarnos por qué, donde repetimos incesantemente las mismas acciones repetitivas, colocar servilletas en la mesa, quitarnos la ropa, tirar la basura, fregar los platos. ¿Alguien sabe cuántos platos fregaremos durante toda nuestra vida? Un teatro cuyas escenas no merece la pena representar hoy, un montón de acciones que buscan como único objetivo comer, follar o reírse. No siento apenas ninguna conexión más que con un máximo de diez o doce personas, a las que también les extraña que me vuelque en ellas, y hoy veo claramente lo delgada que es la frontera entre la cordura y la locura, lo fácil que sería, para una persona que tenga al menos una chispa de luz en su interior, ver lo absurdo y mecánico de todo y rebelarse contra ello, negarlo, darse cuenta de que los locos son los demás, es la sociedad, que consiente, son los mandamases, que se mueven únicamente por poder, dinero o sexo, pisando los derechos de las personas, si es que no han renunciado ya a ellos, introduciendo mensajes subliminales en su cabeza para que, sin que ellos lo sepan, manipulen sus decisiones, bombardeándoles con publicidad, metiéndoles miedo, haciendo que deseen las mismas cosas por las que se mueven ellos: si no compras esta ropa no serás guay y no tendrás ningún poder en tu círculo de amigos, si no compras esta crema te saldrán granos y no follarás jamás, aprovecha esta oferta para ahorrar tres céntimos y poco a poco hacerte rico como yo. Puede que una de las pocas cosas realmente bellas e inmortales no sean los elfos, sea ver cómo una cara se ilumina de emoción al leer una historia o escuchar una canción de la infancia. Supongamos que viviré ochenta años, más o menos. Ya estoy a punto de haber vivido un cuarto de mi vida, y no sé cómo quiero pasar los demás. No sé para qué estoy en el mundo, puede que todo sea una broma y lo único que puedes hacer es tratar de disfrutarlo todo cuanto puedas, puede que esta idea me haya sido suministrada por un mensaje subliminal que quiere que disfrute y consuma como buen borrego, puede que lo único que valga la pena en el mundo sea echar unas risas con unos amigos y amar a una persona. Puede que mis genes me hagan entender qué cosas me deben resultar agradables porque ayudan a prolongar la estirpe, que los genes sean unos egoístas de mierda. Es muy seguro que mañana todo esto me parezca una estupidez, que me he dejado muchos puntos sin tratar que echan por tierra todas estas elucubraciones. Sin duda. Pero me ha gustado escribirlo, me ha gustado sentir algo temblando en mi estómago mientras lo escribía, y ese nudo en la garganta que anticipa el llanto. La furia con la que golpeo las teclas, mi violenta forma de respirar. Saludos

jueves, 21 de enero de 2010

4 comentarios
¿Sois conscientes de que lleváis un excremento en vuestro interior?




















De Tengo una pistola (Enrique Rubio)

lunes, 18 de enero de 2010

Vídeos ya clásicos.

0 comentarios




sábado, 16 de enero de 2010

He vuelto

1 comentarios
Hoy estoy hecho mierda. Sin duda algo cambia en nosotros en el momento en que nos damos cuenta de que algún día vamos a morir. Por mi parte, recuerdo perfectamente que estaba en Sigüenza, cuando era (más) pequeño y estaba viendo una película de dibujos, que habíamos alquilado en el videoclub, en la que los protagonistas eran los animales de El libro de la selva (el oso, la pantera, el tigre, el lobo, la serpiente) pero cuando no eran más que cachorros. No sé muy bien como, pero el caso es que me di cuenta de que yo también me iba a morir. Me pasé un buen rato llorando, eso de morirse era inconcebible. Y, en cierto modo, aún lo es. Pensad por un momento en cuando seáis viejos y cerréis los ojos por última vez. No sé, no creo que haga falta explicar nada, resulta fascinante. Jamás sabremos cómo sigue el mundo, ni si las películas de ciencia ficción tenían razón, ni si seremos recordados, ni nada en absoluto. Simplemente, dejaremos de ser. Lo que hayamos hecho hasta entonces será todo lo que haremos. Nada más. Simplemente, dormidos para siempre, pero sin soñar. Me sigue maravillando y asustando a la vez. Ayer estaba durmiendo y me acordé de que había dejado el radiador a todo trapo. Normalmente lo bajo o lo apago, pero estaba demasiado cansado. Y pensé, ¿y si me asfixio mientras duermo? Mañana ya no cogeré el tren, mis padres no me recibirán, no podré volver a alegrar (o entristecer) las vidas de los demás, nada. NADA. No más cansancio, ni tristeza, ni dolor, ni preocupaciones, pero no más música, ni alegría, ni amor, ni escritura, ni blog, ni películas, ni libros, ni risas, ni sonrisas, ni aventura. Tal vez sea eso lo que nos impulsa a seguir vivos cuando tenemos un día espantoso en el que absolutamente todo va mal (o lo vemos mal) y lo más fácil sería tirarse a las vías del tren antes de que llegue: El hecho de que puede que las cosas mejoren, el hecho de no saber si, de seguir vivo, tu vida será mucho mejor a partir de ahora, el miedo a perderte las cosas buenas que pueden esperarte tras la próxima esquina.

Equipaje

2 comentarios
Algo muy desagradable que te puede pasar, una sensación muy mala que puedes tener es cuando estás preparándote para un viaje, haces la maleta y todo eso, y de pronto el viaje se cancela. Puede ser porque pierdas el tren, o porque haya habido un cambio de planes, pero tener que volver a casa con esa maleta y tener que deshacerla...en fin, es una labor cansina y funesta.

miércoles, 13 de enero de 2010

El cine

0 comentarios
El cine es capaza de sacar a relucir las emociones, eso lo sabemos todos. Seguro que todos habéis reído, habéis llorado, os habéis asustado y os habéis indignado. Pero ayer, viendo Perros de Paja...en fin, ¿qué clase de magia tendrá esa película que consiguió que vuestro querido Loscer se dedicara a gritarle a un actor que aparecía en la pantalla de su ordenador que por favor volviera a darle con el atizador a ese imbécil, todo ello entre tacos de gran calibre y golpes en la mesa? ¿Cómo es capaz de absorberte tanto y de hacerte sentir tan identificado que un servidor no sólo tolere, sino que exija la violencia? Y esto se puede aplicar también a otras cosas, como el miedo a que la película termine, no podemos creernos que una película de la que hemos disfrutado cada segundo se vaya a acabar, o la pena por saber de antemano el final de una historia amorosa, por lo cual ya nos duele que los personajes sean felices porque ya sabemos que al final son desgraciados. No creo que haga falta que os ponga ejemplos, estoy seguro de que ya tenéis casos de la mayoría. Hasta otra!

martes, 12 de enero de 2010

Perros de paja

3 comentarios
Qué película, ¡qué película! Qué cosa tan absorbente, incómoda y fascinante. Qué ambigua, qué incierta. Se puede ver como una recreación adulta de lo que nos ha pasado a más de uno en el cole de pequeños, se puede ver como crítica de la violencia, como defensa de la misma en casos extremos, se puede ver como cualquier cosa.

Un matrimonio se muda a la antigua casa de la esposa, en un pueblo apestoso de Gran Bretaña. El marido es un matemático americano, el típico pusilánime. La mujer tiene serios problemas, no se sabe si tiene problemas con el marido o si no le basta con un sólo pene, pero su conducta es un tanto peculiar (y hay una escena muy muy muy muy inexplicable a primera vista en relación con esto). El caso es que cuatro prototipos de macho le echan el ojo a la mujer y no dejan de demostrarle a David, el marido, que es inferior a ellos y que pueden hacer lo que les apetezca con todo lo que le "pertenece" o con todo lo que él quiere: casa, esposa, integridad física y psíquica... Uno se siente muy identificado con el pobre hombre a quien unos energúmenos no respetan porque no considera que la violencia sea la solución (yo mismo tuve una o dos experiencias de este tipo de falta de respeto con una extraña pareja de regordetes de infausto recuerdo, uno de voz atiplada que sigue teniendo la voz atiplada, y el otro un pringado al que le tocó pringar después de haber pringado yo, de lo cual aún me alegro, malditos bastardos cobardes y estúpidos.) ¿Quién ha dicho eso? ¡Yo no! En fin, que al final a David se le inflarán los PIES y tendrá que superar su cobardía de forma espectacular y cinematográfica.

Como ya he dicho, una gran película. Me quedo con ese reflejo infantil del que he hablado y con el estudio de la mujer calientaPIES.

Nuevos Blogues

0 comentarios
He descubierto un par de blogs muy interesantes. PoderFriki.com es un blog interesantísimo a la par que divertidísimo, irreverente a la par que sesudo (unas teorías y comentarios acojonantes sobre "el camino del héroe" y esa clase de cosas), sobre un montón de cosas, desde el rol hasta el cine más extraño. Columna de Juguete es un blog que nos narra cosas del día a día de su autor, contadas de una forma graciosa a la vez que sensible. Incluyo ambos en mi lista de enlaces, para goce y disfrute de mis dos lectores y mis cuatro o cinco lectoras, todos ellos ocasionales.

lunes, 11 de enero de 2010

Increíble

3 comentarios
Absolugárficamente perfecto. Algunenano, atento, si es que no lo has visto ya.

Se acabó

1 comentarios
Se acabaron las Navidades, todos a trabajar, vaguzos!!! Yo ya estoy en mi resi, intentando que el radidador haga su trabajo, desde la ventana se ve mucha nieve, estoy oyendo a Garmarna a todo volumen, dentro de poco los vecinos pedirán mi cabeza, tengo que ir a comprar y no quiero porque fuera hace frío y no sé si los trenes de los asustadizos madrileños me dejarán volver, y para colmo no sé si mi trabajo de Vercingétorix es largo, es corto, es bueno o es malo.

miércoles, 6 de enero de 2010

Regalos de Reyes

0 comentarios
YA TENGO MI REPRODUCTOR/GRABADOR DE CD/DVD!! Por fin puedo meter un Cederrón en mi ordenador!! Puedo ver una peli!! Jugar a algún juego modesto!!
Acabo de descubrir al grupo Corvus Corax, que se parece mucho a In Extremo, pero son más folk y menos rockeros (canciones como Totus Floreo, Poc Vecem, Pallästinalied, Neva Cengi Harbi, Stella Splendens son idénticas, ya que están tomadas de fuentes medievales). Digamos que si queréis encontrar una versión más pura conviene escuchar a Corvus Corax, mientras que si queréis descubrir cómo hacer una canción moderna y potente con una melodía medieval, In Extremo!! Los cantantes de ambos grupos tienen la voz cascadísima (aunque al de In Extremo no hay quien lo supere). Pero ya digo, son muy similares (sobre todo en los primeros discos de In Extremo, más gaiteros y menos guitarreros)
(In Extremo)

(Corvus Corax)