martes, 29 de diciembre de 2009

Una idea para un nuevo videojuego (no es mía, viene del foro de Meristation)

2 comentarios
El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha:

-Le cambiarán el nombre por QUIXOTE: ULTIMATE CARNAGE.
-Sancho Panza será un ciborg asesino que llega desde el año 3.000 para proteger a Don Quijote, ya que éste es la última esperanza contra el ejército destructor del Molineaux (Rey de los Molinos Segadores).
-Será un Hack & Slash con toques de Sandbox, RPG y FPS.
-Multitud de armaduras que darán poderes especiales a DQ (DQ es como llamarán a Don Quijote durante el juego).
-DQ se desplazará a bordo de "The Rocinant", una mezcla del batmóvil de Nolan y el coche tuneado de Ash en "El ejército de las tinieblas".
-Dulcinea estará interpretada por Andrew Serkis mediante "motion capchur" y lejos de quedarse en segundo plano, será una amazona-arquera-en-biquini que acompañará a DQ en gran parte de la trama.
-8 finales distintos dependiendo de tus combos favoritos; a quién le importa la obra original?

viernes, 25 de diciembre de 2009

Cena de nochebuena

2 comentarios
Canapés clásicos de queso Philadelphia con salmón.
Langostinos salvajes.
Caldo calentito.
Paletillas de cordero (en plural).
Fruta.
Dulces navideños (turrón de chocolate, mazapán, mantecados).
¿Y vosotros?

lunes, 21 de diciembre de 2009

Natal

3 comentarios
Aquí tenéis a vuestro fiel Loscer comprando árboles de navidad, cantando villancicos y yendo a ver Cuento de Navidad. Qué ha ocurrido conmigo?

martes, 15 de diciembre de 2009

The Stuff - (In)natural

1 comentarios
Hace siglos, cuando era chiquitín, vi en La 2 una película de terror mala de la que me acuerdo vagamente. Se llamaba The Stuff, y nos habla de...
UN YOGUR ASESINO DEL ESPACIO EXTERIOR!!

The Stuff
The Stuff- Vicisitud y sordidez
Querría saber si alguno de ustedes la ha visto. De lo poco que me acuerdo es de:
Un negro llamado Chocolate Chip Charlie (que muere lleno de stuff)
Un niño comiendo espuma de afeitar para que sus padres crean que está comiendo yogur asesino.
Un camión cisterna lleno de stuff que intenta devorar al niño.
El mismo niño y otro protagonista hinchando al malo a comer stuff.

Os dejo con estas imágenes:


Aquí podemos ver el realismo sin precedentes de la película.



En esta imagen queda patente el miedo que da la peli y lo mal que termina Chocolate Chip Charlie.


Una frase con gancho, justo debajo del padre que acaba de entrar en el cuarto de baño en el que su hijo adolescente llevaba media hora.


Y os dejo también con Matt Hazard porque es el juego que me estoy pasando ahora...

domingo, 13 de diciembre de 2009

No quiero hacer más resúmenes

4 comentarios
Sólo llevo la mitad de "El catolicismo explicado a las ovejas".

Entiendo que es una forma como otra cualquiera de aliviar el espíritu y el peso de la vida, y que además es la forma más habitual de nuestro país, pero me niego a seguir un rito que no sólo se basa en una sarta de mentiras (como es lógico, si no no haría falta la fe), que además es un refrito de los mitos anteriores (más una buena dosis de imaginación), que a partir del Jesús real (que probablemente sólo quería expulsar a los romanos de Judea como bien se muestra en La vida de Brian) se ha creado un Cristo divino, que el Cristo al que adoran no tuvo un chavo y que los líderes de la Iglesia nadan en la abundancia, y nadie se pregunta porqué. Quiero decir también que el cristianismo es una secta del judaísmo, que los musulmanes también reconocen a Jesús como profeta, que en realidad todos adoran al mismo dios. Recuerdo una escena en el colegio en el que un amigo mío, musulmán, profirió la blasfemia "Me cago en Dios". Un obtuso profesor replicó: "No te cagues en Dios, cágate en Alá". Para él esto era una especie de guerra de dioses, cuando la triste realidad es que adoran al mismo ente superior (e inexistente, me atrevería a decir). También diría que el catolicismo siempre se alió con el poder (trono y altar, en este caso don Juan Carlos y doña Sofía no cuentan) para tener al pueblo calmado y dispuesto a que lo ordeñen y esquilen (hoy mismo han dicho en la misa "dominguera" que ve mi abuela por la Dos que, en estos tiempos de crisis económica y de valores, de aborto, de eutanasia, tenemos que entregarnos a Dios y permitir que él calme nuestros corazones). Yo creo que es mejor actitud ante la vida luchar contra los problemas (como también hacen algunos religiosos, no lo voy a negar) que esconderse de ellos. Recuerdo otra escena (ahora vais entendiendo el sarpullido que me causa la Iglesia) en Garbajosa, mis queridos amigos insistieron en ir a misa. Y un servidor, como buena oveja que se entrega a su pastor, para allá que fue (habré ido unas cuatro veces, en 19 años no está mal). El caso es que en la iglesia de Garba hay una alarma muy estridente, que se activa cuando abres la puerta. El cura, hombre de buena labia y estómago pero poco ducho en nuevas tecnologías, no fue capaz de desactivarla, por lo que se dobló a los designios inescrutables del Altísimo y dijo su sermón con aquel pitido agudo de fondo. La charla versó sobre enfrentarse a los problemas, sobre no esconder la cabeza en la arena como el avestruz (me impactaron tanto el atrevimiento del consejo, tan contrario al dogma católico, como la metáfora animal). Pues bien, dicho el sermón y tomadas las tapas y chatos, el cura montó en su coche y tomó las de Villadiego, dejándonos a todos con el pitido infernal (o celestial, pues pertenece a la Santa Madre Iglesia) taladrándonos los oídos. Tuvimos que utilizar una escalera para profanar el santo lugar y arrancar la alarma al modo alcarreño. Supongo que ahora os queda un poco más claro. Mucha palabrería mística, mucha memorización de salmos, milagros, nombres, para nada.

Por si fuera poco, pretenden que su dogma nos sea enseñado desde pequeños, para que no senos (tetas) olvide. Porque saben que si te la intentan meter de mayor (metafóricamente, o no), va a ser un poco tarde.

Entonces, ¿hay algún motivo por el que la religión no debería ser extirpada cual cáncer de nuestra civilización? Pues sí. La civilización occidental se basa en el catolicismo (o mejor dicho, cristianismo, que también el resto de sectas tienen su importancia) y por ello en él se basa nuestra arquitectura, pintura y literatura, costumbres y mil cosas más. Y nos quedaríamos en bragas sin todas esas cosas, es la triste realidad. Más aún, parece claro que la civilización más oriental (musulmana en su mayoría) tiene la religión mucho más anclada en la vida diaria que nosotros (quiero decir que tiene un peso mucho más importante, que mueve a mucha más gente), y no creo que fuera bueno que de un plumazo occidente se quedara sin tradiciones (me estoy refiriendo a tradiciones de tipo cultural-no-religioso, que como ya he dicho, Justificar a ambos ladosdesgraciadamente se basan en las religiosas). En este punto no sé muy bien lo que estoy insinuando, pensad lo que queráis.

Y eso es básicamente todo, creo (hipocresía, opio del pueblo, defensa de la educación católica obligada, obligación de creer cosas a puño cerrado, humillación frente a Dios, desprecio de la vida terrenal, la única de la que tengo certeza, y además en el Cielo te dedicas a contemplar a Dios y a comer durante toda la eternidad (los musulmanes por lo menos tienen vírgenes para los recién llegados, y puede que efebos para las señoras). Remarco el último punto.

viernes, 11 de diciembre de 2009

A ver

1 comentarios
Me jestoi jartando de prejtar kosas hi ke no me zean debueltas ho incluzo ke ze halegue pérdida del obgeto en kuestion! Mis kosas zon zagradas para mí y zi laz prezto ez porke depozito comfianza en la perzona y kiero compartirlaz con heya, no porke kiera ke dezaparezcan. Zi azí fueze laz kemaría io mizmo. E dixo (pero de vuen royo). Hos aveis fijado hen ke el tejto jolo tiene cuatro ves o ubes?

Reflexiones de una cucurbitácea

2 comentarios
No sé si quiero madurar. No sé si decir esto es muestra de inmadurez. Me da igual. No sé si madurar me va a hacer ser feliz o todo lo contrario. No sé si madurando perderé la inocencia que me pueda quedar, no sé si al final seré una persona totalmente distinta de cómo soy, no sé si eso me gustará y si olvidaré cómo fui un día. No sé si algún día ya no me daré cuenta de que al madurar me he convertido en lo que odié en otro tiempo. No sé si maduraré y acabaré en una empresa, vestido de traje, bebiendo vino y fumando puros, hablando de economía y política. No sé si se puede madurar sólo en parte manteniendo la idiosincrasia. Yo no sé nada sobre madurar.
Una vez más, recurro a mi padre. Me parece un tío maduro, responsable, que lo ha pasado mal en su juventud, que se ha esforzado y ha conseguido salir adelante (y sacar adelante a otros), que ha vislumbrado la muerte (y sus consecuencias), con un trabajo serio y que exige dedicación. Pero al mismo tiempo, no conozco a nadie que se ría más que él con un Mortadelo, que esté más abierto a todo tipo de música, que disfrute como un niño pilotando un caza en un videojuego. Es creativo y se vuelca en todo lo que hace, ayuda a los demás, siempre tiene una sonrisa cuando estás deprimido. En fin, si hay que madurar, quiero madurar como él, o puede que un poco menos. ¿Que por qué os cuento este rollo? Porque soy una cucurbitácea, y las cucurbitáceas si no maduran no se las come nadie.

jueves, 3 de diciembre de 2009

La Chanson de Roland

1 comentarios
La chanson de Roland (El Cantar de Rolando o Roldán) es el cantar de gesta europeo escrito en romance más antiguo. Se escribió a finales del siglo XI (aunque ya se contaban historias de Roland y Carlomagno desde antes de que se escribiera, como en la batalla de Hastings, en el 1066) y es anónimo, aunque su autoría se atribuye a un monje normando llamado Turoldus (Turoldo). Consta de 4.002 versos decasílabos, organizados en 291 tiradas o estrofas. Como todo cantar de gesta, narra hazañas bélicas, en este caso nos cuenta la batalla de Roncesvalles, que tuvo lugar el 15 de agosto del 788. Al haber sido escrito unos tres siglos después de los hechos históricos, la deformación es muy exagerada. Vamos a contar los hechos históricos, lo que ocurrió en realidad:

Carlomagno, que aún era un joven rey, tenía interés en el territorio hispánico, y cuando se enteró de que el gobernador de Zaragoza, Sulayman al-Arabi, se había sublevado contra Abderramán I, acordó aliarse con él a cambio de que le cediera la ciudad de Zaragoza. Entre mayo y junio del 778 Carlomagno se adentró en la península con sus tropas. Cuando llegó a Pamplona, la ciudad se rindió. Carlomagno continuó hasta Zaragoza, pero Sulayman se negó a rendir la ciudad. Carlomagno puso asedio a Zaragoza. Por desgracia, le llegaron noticias sobre una revuelta de los sajones y se vio obligado a regresar rápidamente, abandonando el asedio. Suponemos que Carlomagno estaba bastante cabreado por haber hecho un viaje tan largo y peliagudo para nada, de modo que al volver a pasar por Pamplona, destruyó totalmente la ciudad y siguió su camino.

Al regresar por el desfiladero de Valcarlos (se llamaría así más tarde en referencia a Carlomagno), la retaguardia de su ejército fue emboscada por unos atacantes misteriosos, no queda claro si eran vascos en su totalidad o si también participaron musulmanes (lo que no sería descabellado, dada la alianza entre los caudillos pamploneses y la familia Banu Qasi del valle del Ebro). El caso es que la retaguardia, atrapada en un desfiladero estrecho y hostigada continuamente por piedras y flechas, no pudo hacer mucho por defenderse, y murió Roland, prefecto de la Marca de Bretaña, que comandaba la retaguardia. Los atacantes se desperdigaron por el bosque y no se pudo hacer nada por vengar la muerte de los francos.


Hasta aquí los hechos históricos. En el cantar de gesta, tres siglos después, nos encontramos con una historia de acción y valentía llena de milagros y exageración. Recordad lo que os he dicho que pasó en realidad y comparadlo con esto:
Carlomagno, ya entrado en años, ha conquistado la península por completo tras siete años de cruzada, y sólo queda la ciudad de Zaragoza en poder musulmán. En ella gobierna el rey Marsilio, que envía una propuesta de paz. Carlomagno discute con sus doce Pares qué es lo que debe hacer (entre ellos está Roland, que ahora es su sobrino en vez del prefecto de la Marca de Bretaña). Roland propone mandar a su padrastro Ganelón como embajador. Ganelón odia a Roland y piensa que lo están enviando a la muerte. De modo que Ganelón se alía con Marsilio en secreto, consigue que los francos se vayan y que Roland sea quien mande la retaguardia del ejército. El ejército musulmán se reúne, unos pocos vascones transformados en casi medio millón de soldados musulmanes. Atacan en campo abierto (no en un desfiladero), y los francos, unos 20.000, resisten con valentía. Roland no consiente en tocar su cuerno, el olifante, para pedir ayuda a Carlomagno, a pesar de que su amigo Oliveros se lo pide (Oliveros es un personaje totalmente ficticio).
Tras rechazar oleadas y oleadas de atacantes, Roland toca el olifante, con tanta fuerza que le estallan las sienes (algunos dicen que le explotan los tímpanos). Pero es demasiado tarde, ya han muerto Oliveros y todos los demás caballeros. Roland, herido de muerte, trata de romper su espada Durandarte contra una roca para que no caiga en manos enemigas, pero es la roca la que resulta partida en dos. Muere tras encomendarse a Dios.

Mientras tanto, Carlomagno ha oído el cuerno de Roland y ha adivinado la traición de Ganelón. Lo arresta y lo hace vigilar por 100 hombres, que le propinan cuatro bofetadas cada uno (400 bofetadas son muchas bofetadas). Carlomagno y su ejército regresan al galope y persiguen a los musulmanes que están huyendo. Como va a caer la noche y la persecución tendrá que interrumpirse, Carlomagno pide a Dios un milagro. Por supuesto, el Sol se detiene y el día dura lo suficiente como para que Carlomagno extermine a los musulmanes.

Pero aún hay más. Marsilio, el rey de Zaragoza, ha pedido ayuda a Babilonia, y ha llegado el emir Baligant con un nuevo ejército “Allí se veían moros, turcos, gigantes y monstruos de toda clase, pero los corazones de los francos eran animosos y no sentían miedo alguno”. Carlomagno, que ha enterrado a los valientes que murieron en Roncesvalles, derrota tranquilamente a este nuevo ejército y mata personalmente a Baligant. Para rizar el rizo, llega hasta Zaragoza y la toma sin problemas.

Para terminar, la historia, el traidor Ganelón es juzgado. Y el juicio consiste en un duelo entre Thierry d’Anjou, que sostiene la culpabilidad de Ganelón, y Pinabel, sobrino del traidor. Thierry d’Anjou le abre la cabeza a Pinabel, con lo cual se demuestra que lleva razón, Ganelón es paseado por las calles para sufrir los insultos del pueblo (que a lo mejor ni sabía por qué insultaba a este señor), y muere descuartizado por caballos salvajes. Como remate, treinta parientes de Ganelón son ahorcados en las murallas. ¿Por qué? Ni idea.