sábado, 22 de noviembre de 2014

Guy Windsor - The Medieval Longsword





"It’s my belief that every book on martial arts needs at least one kick to the nuts."
Guy Windsor

Ya conté en alguna ocasión que el manual de esgrima que estudiamos, interpretamos y tratamos de reproducir en el grupo de esgrima medieval del que formo parte es el Fior di Battaglia del maestro italiano Fiore dei Liberi. Ahora que poco a poco voy reconociendo otros estilos y entendiendo sus bases y su “espíritu”, por decirlo de alguna manera, tengo que decir que me encanta Fiore y su filosofía de dejar al otro atacar, defenderte y, muy a menudo, acabar entrando en su espacio y acabar con él con un desarme, una proyección, una llave o con un simple golpe de pomo en la cara (Fiore es muy específico y dice que tal golpe hace saltar exactamente 4 dientes). El problema de trabajar con un manual de combate medieval de finales del siglo XIV es que la idea de “manual” es bien diferente a la que tenemos hoy. En nuestros días, un manual es una guía paso a paso, en la que se explican todos los conceptos y bases del sistema. El manual de Fiore estaba destinado a ser un recordatorio a aquellos que ya habían aprendido el sistema de combate de manos del propio maestro. Por tanto, lo único que encontramos, además de unas descripciones y notas preliminares, son ilustraciones individuales con un pequeño texto. Es tarea nuestra interpretar esas imágenes, rellenar los huecos y “crear” un sistema de combate, a partir de un material tan abundante pero tan críptico. El manual de Fiore nos enseña a pelear sin armas, a vencer desarmados a un oponente con una daga, a defendernos con un bastón contra un ataque traicionero, a defendernos de una espada con una daga, a pelear daga contra daga, espada contra espada, a usar lanzas, a combatir con arnés (armadura de placas) y a caballo, pero sólo si sabemos extraer e interpretar la información.

Por suerte, hay quienes llevan años enteros dedicados al estudio de Fiore. Guy Windsor, un instructor de esgrima británico afincado en Finlandia, es uno de ellos. También por suerte, es una de las personas más activas en cuanto a publicaciones y actividad se refiere, y lleva ya publicados siete libros, contando este del que hablamos hoy. De un tiempo a esta parte, ha dejado de lado las publicaciones “periféricas” (por ejemplo, el Armizare Vade Mecum, unos versos para recordar conceptos claves de Fiore gracias a la mnemotecnia, o The Little Book of Push-ups, que te enseña, bueno, a hacer flexiones de muchas maneras diferentes y con buena técnica) y ha comenzado la vasta tarea de convertir el Arte de Fiore en una serie de libros modernos titulados Mastering the Art of Arms. El primer volumen, The Medieval Dagger, publicado en 2012, nos habla de la parte de Abrazare (combate sin armas) y con daga de Fiore. En algún momento también le haré una reseña (cuando me lo lea, básicamente). Este segundo volumen que tratamos hoy desglosa el sistema de espada a dos manos, y hay un tercer volumen planeado que profundizará más aún en la espada. Hoy hablamos del segundo volumen: The Medieval Longsword.

Antes de nada, hay que dejar clara una cosa. El sistema que nos enseña Guy Windsor es el de su escuela de esgrima, y tiene conceptos e interpretaciones que no gustarán a todos. Eso es así, y es normal, ya que cualquier persona que lea el manual de Fiore pasará inevitablemente por un proceso de interpretación personal. Si esto ya es cierto en el caso de un libro cualquiera, tanto más lo es en el caso de un manual de esgrima de las características que he descrito más arriba. Pero incluso aquellos que discorden con el sistema de Guy Windsor y lo tachen de cerrado encontrarán aquí mucha información útil para crear un grupo de esgrima medieval funcional, con rutinas de ejercicios, normas de seguridad, formas de entender los asaltos libres, etc.

El libro contiene una extensa introducción que deja claros una serie de conceptos. Primero, de qué va todo esto de las artes marciales históricas, cuáles son las fuentes de que disponemos (cuántas copias existen del manual de Fiore y qué diferencias hay entre ellas) y en qué consisten (cuál es su estructura exacta). Después, una pequeña argumentación sobre la cuestión del contexto: hoy en día combatir con espadas no es algo que nos vaya a salvar la vida, y por lo tanto jamás vamos a conseguir reproducir exactamente las circunstancias de la época. Protegidos con máscaras de esgrima, armados con armas negras sin punta ni filo… incluso el mero hecho de estar en un ambiente social bien diferente ya te va a condicionar. Windsor también cuestiona el papel de los asaltos libres y las competiciones a puntos como verdadero reflejo de la habilidad de un esgrimista, y la importancia que debería tener esa parte en el entrenamiento, ya que en su opinión no refleja realmente las circunstancias de un combate real, y no debería ser el propósito definitivo del entrenamiento. Es una noción interesante y para mí bastante original, ya que siempre hemos tenido la impresión de que el objetivo de los ejercicios, las repeticiones… era poder llegar a ganar en un asalto libre. Windsor considera que las artes marciales que tratan de convertirse en deportes de competición pierden pureza y desarrollan estrategias propias para ajustarse a las reglas concretas del deporte, que rara vez son las mismas que las del arte marcial. Y a mí me parece muy acertado, ya que todos sabemos lo que ocurre con el llamado “Full-contact medieval” o Battle of the Nations: como una de las reglas dicta que quien cae al suelo es eliminado, muchas veces la estrategia gira en torno a entretener al adversario mientras un compañero le hace un placaje y lo tumba desde detrás. No es más que un ejemplo pero creo que bastante representativo.

El manual de Windsor trata de evitar los problemas que presenta el de Fiore; el lenguaje es sencillo y directo, las instrucciones son claras, y las diferentes secciones están bien estructuradas, acompañadas por muchas y excelentes fotografías. Es un esfuerzo, como ya he dicho, de traer al día de hoy el Fior di Battaglia, si bien es cierto que al final pasa lo mismo que en una traducción literaria: estás leyendo a Fiore, sí, pero al Fiore que entiende Guy Windsor.

El primer capítulo, "Tools of the Trade: Necessary Equipment for Training in the Art of Arms", describe el equipo necesario para el entrenamiento básico y para los asaltos libres (más pesado). Libros, espadas, ropa, máscaras, guantes, calzado, etc.

El segundo capítulo, "General Principles: The Fundamental Theory of Martial Arts in General and Armizare in Particular", entra en una serie de conceptos básicos y esenciales en artes marciales: el tiempo, la distancia, la estructura de nuestras posiciones (sus ventajas y desventajas, puntos fuertes y débiles) y la fluidez de movimientos. Ya en materia de espadas, distingue los lados de fuera y de dentro (para un diestro, el lado externo sería el derecho, y el interno el izquierdo), estructura de la espada (tutta spada, mezza spada y punta di spada) y el eterno, eternísimo debate de cómo se ejecuta un bloqueo o una parada.

Cada persona a la que le preguntes te dirá una cosa: con el filo, con el plano de la hoja, con la tutta spada, con la mezza spada… Se suele decir que hay que evitar que las hojas choquen filo con filo para que no se estropeen o se rompan: he aquí un buen ejemplo de cómo las cosas han cambiado hoy en día. Las espadas nos cuestan muchísimo dinero y no queremos que se estropeen en un simple combate de entrenamiento; para un tipo que estaba intentando matar a otro y evitar morir, si la espada se partía pero su oponente estaba muerto o incapacitado, dudo mucho que se lo tomara a mal. En cualquier caso, debido a este criterio, hay algunos maestros contemporáneos que nos dicen que el plano de la hoja, específicamente la tutta spada (lo que ellos llaman flat of the strong) es lo que hay que usar para defenderse. Esto presenta montones de problemas: la espada sigue pudiendo romperse, para empezar, y si paramos un golpe de plano eliminamos toda la utilidad de la guarda de nuestra espada medieval, que no ofrece ninguna protección lateral. Windsor lo resuelve de otra manera que jamás se me habría ocurrido: efectivamente, hay que buscar que el plano de la hoja choque con el filo, pero es al revés. Con tu filo, buscas el plano de la hoja que te ataca. O sea, que quien se defiende no comete la torpeza de anular la única protección para la mano de que dispone, ni debilita su parada con angulaciones de muñeca para ofrecer el plano de la hoja a su oponente, sino que lo que hace es buscar esa debilidad en su oponente. Es una interpretación en la que no había caído, y que parece muy lógica.

Otros conceptos tratados en el segundo capítulo son: la unión de las espadas hoja con hoja, el zogho largo y el zogho stretto (cuándo combatir a larga distancia y cuándo pasar al cuerpo a cuerpo) y las ideas que Fiore nos da sobre cómo derrotar al adversario (desarmarlo, sujetarlo, romperle una extremidad, derribarlo…) y las famosas cuatro virtudes: Audatia (valor), Celeritas (rapidez y fluidez de movimientos), Prudentia (capacidad de juzgar distancias y tiempos) y Fortitudo (fuerza y solidez en la estructura y los golpes).

El capítulo 3, "Footwork: Stepping and Turning", describe lo relativo al juego de pies. Cómo colocarnos, cómo avanzar, cómo retroceder, cómo girar y cómo salir de la línea del adversario. Tal vez sea la parte más importante, ya que es la que nos permite colocarnos en una posición ventajosa o escapar de un peligro. En este capítulo también se analizan sucintamente las guardias del Abrazare. El capítulo ya incluye una serie de ejercicios.


El capítulo 4, "One Strike, One Defence", nos enseña cómo sujetar la espada, cuál es el centro de rotación, cómo golpear y avanzar al mismo tiempo, y una serie de guardias (Donna, Donna sinestra, Tutta Porta di Ferro, Dente di Zenghiaro, Dente di Zenghiaro la mezana, Posta Longa, Coda…) y también un par de golpes (Mandritto Fendente y Roverso Sottano). Como veis, vamos poco a poco, asentando bases y añadiendo nuevos conceptos de forma gradual.


El capítulo 5, "More Strikes, More Defences", nos trae algunas guardias más (Posta Frontale, Porta di Ferro la Mezana, Posta di Fenestra) y las estocadas. También nos enseña el contraataque de corte contra corte, y cómo defenderse contra una estocada de dos maneras: rompiendo la estocada (rompere di punta) o intercambiándola (scambiare di punta).

El capítulo 6, "More Strikes and More Guards", termina de explicar lo básico: el resto de golpes y de guardias que faltaban (y una interpretación muy interesante y convincente de la extraña Posta di Bicorno) y algunos ejercicios para practicar los golpes contra un objetivo inanimado, y la secuencia de todos los cortes y la mayoría de las guardias.

El capítulo 7, "Counter-remedies, Their Counters, and Improving the Guards", comienza con los remedios cuerpo a cuerpo. Ligadura mezana y su contra remedio (la ligadura sottana), golpes de pomo, etc. Una de las partes más típicas y representativas de Fiore. Después, tenemos una serie de instrucciones y criterios para saber analizar tácticamente las guardias: el lado en el que se coloca la espada, el tiempo que se tarda en golpear, la posición de los pies, la distribución del peso corporal. También se da un rápido vistazo a unas posiciones y agarres más extraordinarios: sujetar la espada para lanzarla, sujetarla para lograr el máximo alcance en una estocada, el agarre de media espada para el combate con armadura, el agarre de la espada por la hoja para usar la guarda como gancho, etc. Cierra el capítulo un ejercicio de estabilidad que nos invita a permanecer en una guardia determinada y a intentar relajar el cuerpo lo máximo posible. De este modo conseguiremos colocarnos de manera más natural en las guardias, y nos dará más estabilidad y fluidez.

El capítulo 8, "Counters to the Break, The Sword in One Hand, and Exploiting Mistakes" comienza con esto mismo: ya que en el capítulo 5 aprendimos a romper una estocada, aquí veremos varias opciones para contrarrestar esta técnica: una finta, una entrada con golpe de pomo, un derribo… Después, se trata la sección de espada a una mano (que no espada DE una mano; se trata de la misma espada de siempre, pero sostenida sólo con una mano): la guardia que Fiore aconseja y cómo responder a una estocada o a un corte. Para cerrar esta sección, tenemos tres técnicas que sirven para castigar un error del adversario: el golpe del villano (cuando el adversario pone toda su fuerza y su inercia en un golpe descendente); el corte a la pierna (por la “ofensa contra la geometría” que supone) y la patada en la entrepierna (cuando los oponentes están demasiado juntos) y cómo contrarrestarla.


El capítulo 9, "Binds, Malice and Deceit" analiza principalmente el tema del cruce de las espadas: qué situaciones se pueden dar, y cómo reaccionar en cada una de ellas. Mediante una sencilla tabla de 3x3, se nos dan las instrucciones. Básicamente, si estás en una posición en que tu oponente puede desviar tu espada con mayor facilidad, déjate llevar y entra por el lado contrario para hacer un remedio de cuerpo a cuerpo. Si eres más fuerte, controla o desvía la espada contraria y golpea. Las patadas en la entrepierna y los agarres a la hoja contraria también están a la orden del día. Esta sección está también muy bien ilustrada con todas las opciones posibles, y una serie de ejercicios para trabajar el zogho stretto, el zogho largo, las fintas… También se tratan el ataque angulado (una vez detienen nuestro corte, lo convertimos en una estocada), el contraataque a las manos y, por supuesto, los desarmes, con mi técnica favorita, Soprano tor di Spada y sus variantes (Mezano y Sottano tor di spada).



El capítulo 10 se titula "Preparing for Freeplay", y consiste básicamente en una lista de ejercicios e instrucciones para crear tus propios ejercicios, cómo estructurarlos y cómo ir añadiendo dificultad, variedad y un grado de incertidumbre e improvisación cada vez mayores, hasta que prácticamente se transforma en un asalto libre.

El capítulo 11, "Freeplay!", nos ofrece unas directrices para los asaltos libres: la figura del presidente o árbitro del combate, cómo delimitar esos combates con condiciones concretas (quién ataca, castigos para los comportamientos indebidos como los dobles tocados o lo que Guy llama “Tippy-Tappy Shit”, lanzar medios ataques al aire, sin mucho sentido), qué se debe buscar en el asalto libre y un resumen de lo que Guy entiende que es el arte de Fiore.

Un último capítulo, "A Final Summary: The System by Numbers", a modo de epílogo y de una especie de índice, nos ayuda a recordar los conceptos más importantes a través de números. El 2 corresponde (entre otros) a la dicotomía de zogho largo y stretto, el 3 a las partes de la hoja, el 4 a las cuatro virtudes, el 7 son los siete golpes, el 12 son las doce guardias (cada número tiene más conceptos asociados, pero resalto los más llamativos; cada concepto lleva indicado el número de página donde se aborda ese tema dentro del manual).

El libro tiene dos apéndices finales: el primero es una guía para crear una rutina de calentamiento, con multitud de indicaciones y ejercicios posibles. El segundo es un glosario de los términos italianos empleados en el manual. Cierra el libro una lista de quienes contribuyeron a la campaña de crowdfunding para que el libro se publicara. En esta lista aparece el grupo al que pertenezco, GEMAC.

Es interesante indicar que Guy Windsor intercala la teoría y las fotos con muchísimas propuestas de ejercicios, y que en cada capítulo hay un resumen final de lo que se ha visto anteriormente. Es un libro que contiene muchísima información, pero está organizada de tal forma que se hace muy sencillo de entender y de seguir.

En resumen, The Medieval Longsword es un gran trabajo que consigue explicar de forma muy clara y completa las bases de un sistema de combate muy cercano a Fiore dei Liberi. Es imposible -vuelvo aquí a insistir una última vez en el mismo punto de antes -que sea Fiore en estado puro, primero porque es imposible saber cómo era Fiore en estado puro, y segundo porque el maestro tendría que ser el propio Fiore, pero personalmente lo encuentro muy convincente. Incluso para aquellos que sean escépticos hacia el sistema de Windsor, el libro contiene muchísima información para poder crear un grupo de artes marciales históricas europeas, o para poder mejorar y hacer avanzar uno ya existente. Espero poder leer próximamente The Medieval Dagger, mientras se termina de publicar el volumen 3 de la serie Mastering the Art of Arms, que vuelve a retomar la espada larga con conceptos y técnicas avanzados. Siga así, señor Windsor, hace falta gente que publique y que promueva este mundillo.

Una última cosa: el libro es un recurso muy útil para entender el Audatia, el juego de cartas de esgrima medieval que también ha creado Guy Windsor, y del cual hablaremos dentro de poco. De hecho, tengo pensado dedicar varias entradas al juego, para poner mi granito de arena y darlo a conocer al público español. Ya os enteraréis. Saludos.

No hay comentarios: