viernes, 20 de junio de 2014

Eels - Wonderful, Glorious


I've had enough of being complacent
I've had enough of being a mouse

Después de publicar Tomorrow Morning, nuestro atormentado barbudo Mark empezó a preparar una serie de canciones muy personales. Sé que parece raro, porque cuesta encontrar una canción de Eels que no sea muy personal, pero todo se explicará en su momento. Este nuevo disco quedó finalmente aparcado porque Mark no se encontraba completamente a gusto con él todavía, e hizo lo que suele hacer (y todos deberíamos más de una vez): dejar respirar un poco a tu obra para verla más tarde con otros ojos y, mientras tanto, salir a hacer un poco el cabra.

Y ese “hacer el cabra” se transformó en un nuevo disco: Wonderful, Glorious. Este disco destaca, en primer lugar, por no tener un espíritu muy definido, por no ser un disco temático. Es una especie de Shootenanny, compuesto también en una sesión casi improvisada, espontánea, con la banda. Su segundo punto clave es que los músicos de la banda toman parte activa en la composición del disco. Normalmente era Mark el que se curraba tanto la música como la letra, de principio a fin, pero aquí podemos ver que el bajita Koool G. Murder participa en la composición de todas las canciones, y el guitarra Chet en todas menos una. El segundo guitarra, P-Boo, y el batería Knuckles también intervienen en varias canciones. Y se nota. Se nota que son músicos de calidad, que saben dotar a las canciones de un sabor muy novedoso, con buenos solos de guitarra y mucha variedad. A mí el estilo musical de Mark me encanta, pero a veces es demasiado simple. No es que me parezca un defecto, pero me gusta ver de lo que son capaces estos músicos cuando se les da libertad. En estas canciones, cada músico desarrolla su línea por su lado, magistralmente, añadiendo complejidad al disco.

El disco comienza con Bombs Away, que nos transmite una suerte de mensaje inicial más o menos definitorio del espíritu general: no permanecer callado y decir lo que se piensa o lo que se quiere, porque nadie hace caso a un “whispering fool”. En pocas y llanas palabras: “El que no llora, no mama”, hay que luchar para solucionar un problema, hacer un esfuerzo, no esperar que todo salga bien sin más. Eso es lo que simboliza el “Bombs Away”, y como correspondía, es un tema lleno de ritmo y potencia, que empieza con batería y una guitarra chirriante, a los que se une el bajo casi sin que nos demos cuenta. La voz de Mark nos llega, una vez más, llena de efectos raros, ecos y distorsiones. Quién lo iba a decir. Este tema también deja claro que va a estar lleno de efectitos al estilo Daisies of the Galaxy. Todo lo que me recuerde a ese disco es bienvenido.

Seguimos con Kinda Fuzzy, que empieza suavecita y de repente la batería entra a todo trapo. Otro tema muy pegadizo y enérgico. Frenamos después con Accident Prone, con dos guitarras (y algunos efectos) entrelazadas en torno a la voz de Mark, que nos habla de su suerte por ser “propenso a los accidentes”, entendiendo accidentes como encuentros fortuitos.

Pero que el ritmo no pare, llega ahora Peach Blossom, uno de los singles del disco, que empieza con una batería tremenda y un acompañamiento de bajo y pandereta (sí, pandereta) a los que se unen el resto de los instrumentos en un festival musical alegre y animado. Un tema espectacular que nos habla de salir a la calle y oler las flores. Entiéndase lo que se quiera. Os dejo el videoclip para condicionar un poco vuestra interpretación.


De repente, cambiamos totalmente de tónica con On the Ropes, uno de mis temas favoritos desde ya. Mucho más tranquilo pese a no perder su punto positivo, aquí Mark nos habla de que los últimos golpes de la vida no lo han dejado KO, pero que está contra la cuerdas. “I’ve got enough fight left inside this tired heart to win this one and walk out on my feet”. Una vez más, “luchar aunque cueste”, el mensaje del disco.

Llega ahora The Turnaround, una canción muy bonita tanto por su música como por su letra. Avanza con paso lento pero seguro hasta el final, donde la voz tranquila pasa a desgañitarse y los instrumentos se vuelven locos.

New Alphabet, segundo single del disco, canción rítmica y sexy, en la que los instrumentos se lucen completamente. Nos habla sobre “crear nuestro propio alfabeto” cuando el mundo no tenga sentido y las palabras no signifiquen nada. ¡Temazo!


Otro tema tremendo, Stick Together. Muy rápido y con un riff muy pegadizo, nos habla, mediante una parábola militar, sobre la unidad, la lealtad y el estar juntos pase lo que pase. No hay más que buenas canciones en este disco.

Y después del subidón, llega la caída con True Original, canción lenta y depresiva, dominada por una guitarra y un teclado, y la voz de Mark que nos llega como un eco lejano. Canción de alabanza de una chica, explorando una idea dolorosamente cierta: dejar que las otras personas sigan su camino si es su deseo; permitir que sean felices, aunque sea sin ti.


Levantamos cabeza de nuevo: Open My Present, otro tema que no tiene más calificativo que “sexy”. Las guitarras se lucen de nuevo. La metáfora de “abrir el regalo” no necesita explicación, creo yo. Después, nos ponemos sensibleros ahora que llegamos a la recta final del disco. Aquí tenemos You’re My Friend, una canción dedicada a los verdaderos amigos, muy tranquila musicalmente y plagada de efectos. No llega a ser abiertamente positiva ni negativa, la verdad, es muy curioso.

I Am Building a Shrine, el penúltimo tema, que empieza bastante triste y dramática pero al llegar al estribillo muestra su verdadera cara, positiva. Nos habla sobre quedarnos con lo bueno y formar con ello una especie de altar interno. Quedarnos con “all the love you bring me, all the tender words you sing me and all the suns within your smile, all the wisdom of your ways enduring endless days and all the love that never dies”.

Y cerramos el disco con Wonderful, Glorious, canción alegre y animada, y al mismo tiempo relajada, que nos repite el mismo mensaje con una nueva coda: todo lo malo por lo que hemos pasado ha forjado el camino para llegar al momento actual, que es “maravilloso y glorioso” y tenemos que disfrutar de él al máximo. El tema se interrumpe para dar paso a una pequeña melodía que es el culmen de lo positivo y alegre, y el disco se despide de nosotros agitando la mano con una sonrisa como la que se nos queda en la cara.


Pero ojo, cuidado, que la versión deluxe del disco viene con nada menos que 12 canciones extra en un disco aparte. Ocho de ellas son versiones en directo de temas de discos previos, y destaca especialmente In My Dreams, What I have to Offer y I Like the Way This Is Going. De las cuatro canciones originales, me quedo con Your Mama Warned You, muy afín al resto del disco, y por supuesto I’m Your Brave Little Soldier, una canción muy tierna y alegre, que está aquí en versión acústica. Aun así, yo os pongo otra versión que considero mejor.



Y eso es todo. “Wonderful, Glorious” es, por alguna razón que no alcanzo a comprender, el único disco de Eels que no me entusiasma en conjunto, pero que, al revisar las canciones una por una, todas me parecen MUY buenas. Próximamente, hablaremos de The Cautionary Tales of Mark Oliver Everett, el último disco de Eels hasta la fecha. Saludos.

No hay comentarios: