viernes, 27 de junio de 2014

Coursera - Corrección y Estilo en Español


Hace unos días terminé el curso de Corrección y Estilo en Español, impartido por Santiago Alcoba, de la Universidad Autónoma de Barcelona. Por tratarse de un curso interesante para el campo de la traducción, decidí tirar la casa por la ventana y pagar por el Signature Track que ofrece Coursera. Primero os hablaré del curso y luego de esto último.

El curso, tal y como nos advirtió Santiago Alcoba al comenzar, se centra en unos pocos problemas o errores, muy concretos, pero no es ese su objeto; no se trata de un estudio de casos o ejemplos, porque el curso es demasiado breve para poder abarcar una cantidad considerable de temas. ¿De qué se trata entonces? De aprender cuáles son las herramientas, el procedimiento de análisis y la argumentación necesarios para decidir sobre la corrección o incorrección de las expresiones.
Es decir, lo importante es el método que Santiago Alcoba utiliza para resolver un problema, no el problema en sí. Y este método consiste, en primer lugar, en la consulta de diccionarios de norma y de uso y, posteriormente, la consulta de corpus de textos como CREA o CORPES, para hacernos una idea de la popularidad de la expresión en las diferentes épocas (o incluso siglos) y en las diferentes zonas de habla hispana.

Durante las dos primeras semanas del curso, se analizaron problemas de expresión variados, organizados por temas como “construcción verbal” o “correferencias”. En estas dos semanas nos habituamos a “El Método”, y ya en las siguientes las cosas se pusieron más interesantes cuando analizamos dos traducciones de una misma novela. En las semanas 3 y 4, Los Amigos de Eddie Coyle (novela negra), con dos traducciones, una de 1973 (C. Casas) y otra de 2011 (Montserrat Gurguí y Hernán Sabaté). En las semanas 5 y 6, El guardián entre el centeno, con dos traducciones de una misma traductora (Carmen Criado), pero una de 1978 y otra de 2007. Tremendamente interesante ver las diferencias entre traducciones, sobre todo en el caso de la misma traductora.

Algunos de los problemas de expresión eran realmente finos, casi bonitos: la explicación de por qué lo correcto sería “Jupíteres” y no “Júpiteres”, por ejemplo, u otros ejemplos sobre la prosodia del español y cómo nos invita a emplear conectores tónicos (“el cual”) y no átonos (“que”) para servir como una especie de escalones en la frase. Me resultó evidente que Santiago Alcoba entiende a la perfección la lengua española, sus mecanismos y su espíritu.

El profesor nos sorprendió en dos ocasiones con vídeos de entrevista a editores o profesores que nos hablaron de las novelas analizadas y su relevancia. Muy agradable salir sin previo aviso del aula virtual y acompañar a Santiago en una amena entrevista sobre literatura.

El contenido del curso, como vemos, estuvo muy bien. Tal vez no era lo que el común de los mortales hubiera entendido por “Corrección de estilo”, pero lo que quería hacer, lo hizo bien. Eso sí, si hablamos de la forma del curso, no todo son homenajes:

Para el curso, disponíamos de tres materiales: los vídeos de las diferentes lecciones, las presentaciones en Powerpoint que utilizaba el profesor y los apuntes. Se nos recomendaba leer en primer lugar los apuntes antes de acudir a los vídeos. El problema, en mi opinión, es que los vídeos no aportaban absolutamente nada. Los apuntes contenían toda la información de las lecciones, resumida después en el Powerpoint, y leída por el profesor. Muy rara vez levantó el profesor los ojos de la pantalla para decir algo que no estuviera escrito en la presentación. Y eso es un error de novato en cuanto a presentaciones, pues es una invitación muy explícita a dejar de prestar atención. La presentación debería haber sido mucho más esquemática, y el profesor debería haber reformulado las ideas según sus propias palabras, haciendo aportaciones propias y espontáneas. En su lugar, me encontré con que, lección tras lección, el profesor leía en voz alta lo que podía leer yo mismo.

Los cuestionarios, con un número de intentos simbólico (100), abarcaron todos los temas vistos en las lecciones, y resumían cada dos semanas todo lo anterior. Correctos, pero algo fáciles debido a los intentos infinitos. El foro sí estuvo bastante entretenido, y me enzarcé en disputas lingüísticas sobre un par de temas.

En resumen, fue un curso bastante didáctico e interesante, aunque gran parte de ello se debiera a mi afición desmedida por las vicisitudes lingüísticas, y no al formato del curso. Por otro lado, hablemos del Signature Track:


El problema de Coursera es que, por mucho que te hagas una cuenta e incluyas tu nombre completo, no hay forma de saber que es cierto. Incluso si lo es, nada te impide pasarle la contraseña a ese amigo tuyo que sabe mucho de lengua española para que te saque un 10 en tu nombre. Para eso está el Signature Track. En primer lugar, pagas por el curso (en mi caso, menos de 40 euros por un curso de 6 semanas) y les pasas una foto de tu DNI y una foto tuya con la webcam.  Después, haces una prueba de mecanografía, para que quede registrado tu patrón de escritura, tus errores y tus combinaciones de teclas. Una vez guardado todo eso, cada vez que entres en la página para hacer un cuestionario (u otro tipo de evaluación), la página te pedirá, de nuevo, una muestra de mecanografía y una foto que te haces inmediatamente (yo hacía el curso nada más levantarme y tenía una pinta de troll de las cavernas que asustaba). Mediante este sistema, se certifica de alguna forma que eres tú quien ha hecho el curso. Supuestamente, así tiene más validez. El gran dilema es: ¿tiene más validez? En cierto modo, respondo yo, pero no sé si a nivel curricular tiene mucha importancia, o relevancia, o va a ser decisivo de alguna forma.

Y eso es todo. Estoy oficialmente enganchado a Coursera: ahora mismo estoy haciendo dos cursos a la vez (Paradojas de la guerra y Mitología griega y romana), y tengo a la vista otros tres entre los que tendré que elegir. Mientras tanto, el curso de Historia del mundo desde 1300 coge polvo en mi disco duro, y en algún momento de descanso lo retomaré. Saludos.

No hay comentarios: