lunes, 19 de mayo de 2014

Taller de cota de malla 10 de mayo 2014 - Na oficina do malheiro

Una semana después de nuestra magnífica experiencia en Santar, tuvimos un evento ligeramente diferente. En este caso, se organizaba un taller teórico y práctico sobre la cota de malla, y varios de nosotros fuimos a apoyar a nuestro profe. Era una buena oportunidad para dar a conocer a nuestro grupo, así que nos lo llevamos TODO. El taller tuvo lugar en la Escuela Profesional de Arqueología, relativamente cerca de Oporto, en el Marco de Canaveses. Un día antes fueron unos cuantos para montar las tiendas medievales, y el sábado 10, bien temprano, cogimos los bártulos (ropa, armas, armaduras, escudos…) y nos fuimos para allá. 

Teníamos allí al menos 5 o 6 tiendas instaladas en una gran explanada con hierba, de modo que repartimos el equipo: dos tiendas para guardar las mochilas y otros anacronismos, una tienda grande para el taller de cota de malla, varios expositores de armas, una con utensilios civiles, ropa, alimentos, etc., y una para costura. El aspecto era imponente. Cuando llegaron los participantes, unas 10-15 personas, empezamos con una pequeña visita a los restos de Tongóbriga, la ciudad romana junto a la cual se edificó la Escuela Profesional de Arqueología. Restos de casas familiares, termas, un foro… Muy bonito y bien conservado. El taller en sí comenzó con una breve presentación teórica sobre la cota de malla, sus usos a lo largo de la historia y unas sencillas nociones sobre su fabricación. 

Después de comer (benditos espaguetis que me había hecho la noche anterior) nos preparamos para la parte práctica. Caía un sol de justicia, de modo que acomodamos las mesas de los participantes bajo un oportuno toldo de ramas y hojas de parra. Nosotros nos quedamos expuestos y, cómo no, volví a quemarme la cara y los antebrazos salvajemente. Mientras mis compañeros se dedicaban a otras tareas, como las explicaciones y demostraciones de armas al público que se acercaba a curiosear, el bordado o la fabricación de cota de malla, el profesor y yo (el mallero feliz) fuimos dando instrucciones y resolviendo dudas. Los participantes aprendieron todos los pasos necesarios, desde la fabricación de las espirales con una máquina rudimentaria, hasta el método más rápido de unir los anillos, pasando por el corte de los mismos y su división en abiertos y cerrados.

Fue extremadamente agradable explicar cómo se fabrica la malla a personas realmente interesadas en aprender. Niños, jóvenes y adultos, hombres y mujeres. Muy gratificante. Después, para cerrar el taller, hicimos una demostración de esgrima medieval, haciendo hincapié en que nuestros combates nunca están coreografiados y en la regularidad de los entrenamientos. La demostración consistió en un muestrario de todo lo que hacemos: movimientos de calentamiento, moulinet, secuencia en forma de reloj con y sin defensas y esquivas, con y sin contraataque, diferentes secuencias de ataques, Farfalle di Ferro, técnicas con cuchillo y de combate con armas largas, y finalmente una serie de duelos con shinai, gambesón y máscaras de esgrima. Saludo al público y chao. Fue todo como la seda, a la gente le encantó y tuvimos fotos y publicidad para aburrir.

Pero cuidado, que el siguiente fin de semana tuvimos otra actividad (y un concierto de Guadalupe Plata en Oporto), pero de eso ya hablaremos en otra ocasión. Saludos.

No hay comentarios: