lunes, 19 de agosto de 2013

Fracking



Esto. Esto sí que es importante. Más que muchas otras cosas que he intentado denunciar desde el blog. Este es un problema que realmente me deja descorazonado. Es posible que algunos ni siquiera sepáis lo que es, ya que los responsables han hecho bien su trabajo, pero para eso estamos yo y otros muchos, para difundir el mensaje desde nuestros humildes minaretes.

El gas natural empieza a escasear, pero hay mucho dinero puesto en ese negocio, y las empresas tratan de sacarlo hasta de debajo de las piedras. Y es literalmente en las piedras donde lo están buscando ahora. Los yacimientos de pizarra que se encuentran a una profundidad de entre 1 y 3 kilómetros contienen gas natural en forma de burbujas, y ahora están en el punto de mira de estas empresas de extracción, que están dispuestas a llevar a cabo la técnica de la fractura hidráulica en nuestro país. El proyecto Cronos ocupará una franja que afecta a pueblos como Sigüenza, Garbajosa, Alcolea del Pinar, Anguita o Aguilar de Anguita. Otras zonas de España, como Aragón o Cantabria, también son objetivo.

La técnica de la fractura hidráulica, hidrofractura o fracking consiste en excavar un pozo hasta la roca  e introducir a presión agua mezclada con arena y productos químicos, con el objetivo de triturar la roca y liberar el gas, que después es extraído. Genial, ¿no? Vamos a ver los problemas que ocasiona el fracking:

Es necesario construir no un pozo, sino literalmente docenas de pozos, ocupando una extensión enorme de terreno, que se emplea exclusivamente para la extracción de gas. No es compatible con la agricultura o la ganadería, y deja el terreno convertido en un vasto campo agusanado, pelado y horrendo, propio de una película apocalíptica.


Inyectar agua a presión en el suelo, mezclada con productos químicos (algunos de los cuales son altamente tóxicos, cancerígenos y mutagénicos) es una locura, es una idea de bombero. Es imposible controlar el comportamiento de esa agua (entre un 15% y un 80% del agua vuelve a la superficie, un intervalo de duda brutal), evitar las filtraciones, las fugas, los terremotos provocados por la alteración de las capas de roca. Un miligramo de ciertas sustancias químicas resulta más que suficiente para contaminar mil litros de agua, de forma irreversible. Se han producido infinidad de accidentes en los lugares en los que se ha introducido el fracking, tanto fugas como terremotos.


En muchas zonas de España no vamos precisamente sobrados de agua, y el fracking emplea toneladas y toneladas de agua. ¿Van a traerla desde otros lugares? ¿O aprovecharán para hacer un agujero más y vaciarnos los acuíferos? La segunda opción es más probable.

Una de las bazas de los pro-fracking es que se crearían puestos de trabajo. El viejo truco: nos dejáis sin trabajo y sin esperanzas para que luego nos lancemos como chacales sobre cualquier cosa que nos ofrezcáis. Cada pozo deja de ser explotable en unos 6 años (ya no queda piedra que romper), y no hay más remedio que abrir uno nuevo. El empleo que se crearía sería temporal, precario y de baja cualificación: los ingenieros y especialistas son extranjeros, a los de aquí los emplean como obreros y transportistas. La eficiencia de cada pozo pasa al 10-30% en sólo un año.

Los expertos independientes, que no tienen intereses económicos puestos en el fracking, ni son accionistas de empresas mineras, se posicionan unánimemente en contra del fracking.

En EEUU, Canadá, Francia y otros países ya se ha prohibido el fracking, gracias a la acción ciudadana en su mayor parte.

Como conclusión, diré… muchas cosas.

Diré que estas son las razones por las que el Estado tiene que controlar al sector privado. Porque a la gente que se mueve por dinero no le interesa nada más, ni el daño que puedan causar a la naturaleza ni al ser humano. Y este es un ejemplo brutal. En EEUU, ciertos políticos aprobaron eximir a las empresas mineras de ciertas normas de seguridad y atención al medio ambiente (del mismo modo que la Comunidad de Madrid planea “facilitarle las cosas” a Eurovegas). Si esos políticos son de la misma calaña que los de aquí (que tras su período político pasan a formar parte de la plantilla de esas mismas empresas a las que han beneficiado), ya sabemos cuál es el problema.


Nuestra única esperanza es que se legisle en contra del fracking, y para eso hay que unirse, reunir firmas, presentar mociones y, por desgracia, recurrir a los partidos políticos. Es un completo absurdo que una técnica tan chapucera y dañina, que se ha detenido ya en varias ocasiones, nos la quieran intentar colar a nosotros ahora. Si nuestra famosa pasividad, nuestro individualismo y nuestra estupidez permiten, como ya han permitido la destrucción de otras cosas, que se destruya nuestro ecosistema, que la vida en el campo y los pueblos se haga imposible, que nos tengamos que mudar todos a la ciudad, a tragar humo como todos los demás, mi fe en este país y su gente desaparecerá para siempre.

Esto traerá consecuencias irreversibles e inmediatas. Informaos, ved los vídeos y documentales al respecto, y buscad la forma de contribuir y ayudar a parar esto. Si realmente os importa vuestro pueblo, y no es para vosotros una excusa para emborracharos y mear en la calle durante cuatro días, haréis algo. Si no, es que realmente la tierra no le importaba a nadie, y a nadie tenía para defenderla.


3 comentarios:

Kahuna Nui dijo...

Me he dado cuenta que alguna vez te he puesto opiniones y comentarios, pero nunca un simple insulto, como reza tu "Haga su comentario".

Paneleiro!

Buena entrada, pero yo con estas cosas soy absolutamente pesimista. Estamos encaminados a un modelo de sociedad donde los poderosos moldean la misma a su antojo y donde el medioambiente es un obstáculo todo él.

Loscercarlos dijo...

Filho da mae, y qué nos queda? Resignarnos? Quedarme aquí viendo cómo agujerean esta tierra y envenenan el agua? Habrá que luchar por lo que quieres, digo yo. Si el pesimismo evita (Perón) que hagas nada, mejor dame una cuerda y me cuelgo directamente, para ahorrar tiempo, porque haga lo que haga, voy a terminar igual. Foda-se!

Loscercarlos dijo...

Por lo menos que te quede la certeza de que hiciste algo por impedirlo, que no fuiste cómplice silencioso.