jueves, 13 de junio de 2013

GEMAC


Ya sabréis, si habéis leído esta entrada, que aquí en Oporto he empezado a hacer esgrima medieval con un grupo llamado GEMAC (Grupo de Esgrima Medieval y Artes de Combate) que ha crecido muy rápidamente en estos meses. Aparte de los “regulares”, que cada vez somos más, siguen apareciendo personas nuevas que se acercan un día para probar, y que con suerte se quedan con nosotros. El evidente interés de todos nosotros por la Edad Media, y nuestro frikismo sin escrúpulos (del que podemos hacer ostentación sin recibir miradas displicentes o de conmiseración y condescendencia, sin ser tratados de infantiles o inmaduros) nos ha llevado a iniciar diferentes proyectos para diversificar las clases de esgrima, tal como la fabricación de escudos y lanzas, o la confección de cota de malla. Todo esto no sería posible sin nuestro “maestro” (aunque no le gusta que le llamemos así) Ricardo, que no sólo practica artes marciales desde hace más de quince años, sino que tiene una tienda de productos artesanales, ropa medieval, cota de malla, y participa regularmente en ferias medievales como parte de un grupo de recreación histórica, lo cual sin duda le da un toque “profesional” a todo lo que hacemos. Lo que quiero decir es que no estamos jugando con espadas, estamos aprendiendo a usarlas de verdad, basándonos en el manual de esgrima del italiano Fiore dei Liberi, aprendiendo también sus técnicas cuerpo a cuerpo; la cota de malla la hacemos artesanalmente con anillas de hierro, que se costuran una a una; los escudos son perfectamente funcionales; nos llevamos de vez en cuando una buena hostia…


Y lo mejor de todo viene ahora: este viernes iré a la feria medieval de Barcelos junto con un par de compañeros del Gemac, y haremos demostraciones de fabricación de cota de malla y de esgrima medieval, caracterizados con ropa medieval. Me da la impresión de que va a ser la leche. Ya a la vuelta os contaré más cosillas al respecto. Sin duda lo que me va a dar más pena abandonar en Oporto va a ser el Gemac, porque aquí he hecho grandes amigos y he podido desarrollar abiertamente y de una forma seria mi afición por la Edad Media. Muchas gracias a todos ellos: a Ricardo, a Marco, a Filipe, a Bruno, a João, a Diogo, a Hugo, a Eva, a Margarida, a Neusa, al otro Ricardo, al otro Bruno, a Daniel, al tercer Ricardo y a cualquiera que olvide mencionar. ¡Saludos!

No hay comentarios: