miércoles, 22 de mayo de 2013

Concierto de Eels - 28 abril 2013



El pasado 28 de abril, volví a España en un viaje express, para ver al que ya se puede considerar mi grupo favorito (bueno, con Epica están ahí ahí), y fue un concierto absolutamente redondo. Llegamos allí mi padre y yo (al fin y al cabo, fue gracias a este gran hombre que escuché el inolvidable Daisies of the Galaxy por primera vez), aparcamos relativamente cerca y nos fuimos a la sala La Riviera después de comer algo en el Burger King aledaño, y entrar de nuevo en contacto con los dolorosos precios españoles (casi dos euros de diferencia en los menús). La sala estaba bastante vacía todavía, así que nos pudimos pasear por la zona de merchandising. No había gran cosa, las camisetas eran bastante mediocres, pero yo no iba a por las camisetas. Me lancé sobre Tremendous Dynamite, un álbum doble que recopila 40 canciones en directo de las giras de 2010 y 2011 (ya hablaremos de él más adelante). Por 20 euros, conseguí las versiones en directo (porque son auténticas versiones, con todo tipo de cambios radicales) de prácticamente todos los exitazos de Eels y alguna que otra rareza. Cumplido mi objetivo, me dispuse a disfrutar de lo que E nos hubiera preparado. Dejé a mi padre en el balcón superior, y me metí en la marabunta que se empezaba a reunir, logrando acceder a la tercera o cuarta fila. De pronto, empieza a sonar música rock y salta al escenario este tipo:


Ignatius Farray, el cómico más extravagante de España, el más burdo y el más fino, el más tonto y el más inteligente. Os dejo aquí unos enlaces para que veáis una de sus actuaciones. Pues el señor Ignatius, con la barriga al descubierto y sudando como un cerdo, empezó a hacer air guitar al ritmo de la música que sonaba de fondo. La cosa no podía empezar mejor, y pronto llegó la segunda telonera, nada menos que la cantautora Nicole Atkins, y ella sola con su guitarra se curró cuatro o cinco canciones muy muy buenas. Os dejo una muestra:


Y por fin, a las nueve de la noche, llegaron. Vestidos todos con chándal azul, deportivas y gafas de sol (y E con una gorra), como si fueran Niko Bellic. Empezaron con los dos primeros temas del nuevo disco, Bombs Away y Kinda Fuzzy, para abrir boca. De todas formas, nada como el inicio del concierto de 2010 en Madrid, sólo para sibaritas ;)


También tuvimos la nueva Open my Present, un par de covers y On the Ropes, la primera canción “de bajón” sin las cuales Eels no sería Eels. No podía faltar el temazo del disco nuevo, Peach Blossom. Mr. E se limitó a cantar, tocar las maracas y hacer bailes estrafalarios. Se nota que en este disco ha dejado que metan mano los músicos, que hicieron verdaderas virguerías musicales. Tuvimos una versión magnífica de Fresh Feeling, casi irreconocible al principio.






Tuvimos los mejores éxitos de Hombre Lobo, quizá mi segundo disco favorito y el más apropiado para el directo: Tremendous DynamitePrizefighterFresh Blood y la magnífica In my dreams. Un bombazo detrás de otro. Tuvimos Souljacker Pt. 1, y quizá el mejor momento fue el esperado (por lo menos, yo lo esperaba) mash-up entre dos temazos como My Beloved Monster y Mr. E’s Beautiful Blues, después de que todos protestáramos por tener una canción en vez de dos (Check this shit out before you boo me, you can’t boo me at the very end of the tour!):


Además, el concierto de Madrid era el último de una gira de varios meses, así que a mí me dio la impresión de que lo dieron todo. Muy, muy contento, demostraron que no sólo sacan discos buenísimos, también dominan a la perfección el directo y saben jugar con sus propios temas, transformándolos completamente para la ocasión. Nada más de momento. Próximamente, hablaremos del Blinking Lights, discazo doble que cierra una etapa en la música de Eels. Saludos, queridos todos.










No hay comentarios: