miércoles, 30 de enero de 2013

Okupas - serie argentina


Hoy voy a hablar de Okupas. Tengo que agradecer a KahunaNui el descubrimiento de tantas cosas (Preacher, Y, World of Goo…) que Okupas no podía ser menos. Seguramente sea más, una de las mejores series que he visto en mi vida. Breve pero intensa, muy emocionante, con buena música y un realismo extremo.

La serie se desarrolla en los barrios de Buenos Aires, de tal forma que la ciudad termina por ser un personaje más. Nos cuenta la historia de Ricardo, un estudiante de clase media tirando a alta, bastante vago, que recibe una invitación de su prima (funcionaria) para quedarse a “vigilar” una casa okupa que acaba de ser desalojada por la fuerza. Como él está de vuelta de todo, se va para allá y llama a un amigo de la infancia, el Pollo, de clase baja y que se dedica a hacer “trabajos” y cobrar deudas. El Pollo se trae a casa al Chiqui, un gigantón de buen corazón amigo suyo. También se une a ellos Walter, paseador de perros y vago profesional. Los tres atorrantes de profesión se quedan a vivir con Ricardo y vivirán toda clase de aventuras relacionadas con el mundo marginal: drogas, delincuencia… La serie tomará un cariz más serio tras el enfrentamiento entre los cuatro amigos y la banda del Negro Pablo. Ricardo se introducirá poco a poco en el mundo de la marginalidad, abandonando la seguridad de su “clase alta”.

De izquierda a derecha: Chiqui, Pollo, Ricardo y Walter

Las actuaciones son completamente convincentes, y tan realistas que a menudo los diálogos son conversaciones triviales entre amigos, llenas de jerga y sin ningún peso en la trama. Los actores están completamente metidos en sus personajes, “son” sus personajes de una forma que no he vuelto a ver en ninguna parte. La descripción, por otra parte, de la sociedad argentina, la falta de futuro y motivación de los jóvenes, la enormidad de un Buenos Aires sin ley ni orden, donde cada cuál va a la suya, son muy interesantes. Casas destartaladas, suciedad por todas partes, tipos que igual te atracan que te venden droga, una selva urbana en la que los protagonistas tendrán que sobrevivir. La serie es a menudo cómica, gracias al Chiqui y a Walter, pero también explora concienzudamente a sus personajes (nadie es completamente bueno ni malo, ni siquiera el Negro Pablo) y resulta muy dramática en ocasiones. La serie es muy breve, sólo 11 capítulos muy concentrados, en los que no paran de ocurrir cosas, y además aderezados con la mejor música argentina e internacional (Almendra, Pescado Rabioso, The Rolling Stones, The Beatles, The Who…).

El Negro Pablo, aparentemente inofensivo y hasta ridículo, es un cabrón con todas las letras

Eso sí, quedáis advertidos: resulta muy complicado entender muchas de las expresiones que se utilizan “poner el pecho”, “paparulo”, “el más poronga”, “abrir el libro en la página 7 y leer de a uno”… Os dejo aquí una lista exhaustiva.

El Mulo, un chavalín ansioso por demostrarle al Negro Pablo que es todo un maleante

Y creo que con esto ya termino. Una serie magnífica, muy divertida y a la vez muy intensa, que podéis ver incluso en YouTube. ¡Saludos! Os dejo con la escena más tensa de la historia.





2 comentarios:

Kahuna Nui dijo...

Nada que objetar menos por una cosa.

Lo de que la ciudad es un personaje es como la carta de amor al cine. :P

Ahora vas a bailar en pollera para todos los vagos, porque vos y el pollo son tremendo gile.

Loscercarlos dijo...

A medida que escribía lo de la ciudad como personaje me daba cuenta de que estaba cayendo en el más despreciable estereotipo... pero he puesto la canción original y con buena calidad de audio!