miércoles, 16 de enero de 2013

Eels - Beautiful Freak


Beautiful Freak es el primer disco de Eels, publicado en 1996. Sin duda, estableció las bases de la música que haría Mark Everett desde ese momento (salvo excepciones, como iremos viendo): letras melancólicas e intimistas, música pegadiza y a la vez muy hermosa, guitarras eléctricas y batería suaves pero también marchosas y efectos de sonido extraños y experimentales con los teclados. No olvidemos, no obstante, que Mark ya había sacado a la venta dos discos en solitario con el nombre A Man Called E, muy sencillos pero que ya empezaban a mostrar talento. Mark se juntó con el batería Jonathan Norton (Butch), que formaría parte vital de Eels hasta 2005, con Blinking Lights and Other Revelations como último disco de colaboración. Así nació Eels.


El disco fue todo un éxito, lo pusieron por radio hasta la saciedad e hizo las delicias de los hipsters más llorosos. Incluso se utilizó una de sus canciones, My Beloved Monster, en una escena de cierta película de animación sobre cierto ogro verde que vive en cierta ciénaga. Los temas estrella, Novocaine for the Soul y Susan’s House, alcanzaron un éxito increíble, sobre todo en el Reino Unido.


Mark siempre ha hablado de sus chicas en su música, es un medio para dejar salir parte de las sensaciones que proporciona el contacto humano (por no hablar del contacto femenino, y qué decir del contacto con mujeres que, en palabras del propio señor E, “están locas”). En concreto, la tal Susan es protagonista de dos canciones: Susan’s House (un delirante paseo narrado por el señor E de camino a casa de Susan) y Beautiful Freak (una oda a la rareza, al frikismo y a la personalidad, algo que E siempre ha valorado en sus canciones).


La verdad es que da cosa ver a Mark hecho un chaval, sin barba y cantando a cara descubierta, sobre todo si lo comparamos con su aspecto actual (barba cerrada y envidiable, y a menudo gafas de sol y sombrero); la voz también es aquí mucho más suave, nada que ver con lo que podemos escuchar hoy día. Y es que este disco se publicó cuando yo era un mico de seis años, y el señor E va ya a por los 50 tacos.

Como decía, Beautiful Freak es un disco estupendo, y si bien carece de los elementos más rockeros que surgirían más tarde en Souljacker, Shootenanny! y Hombre Lobo, destila por los cuatro costados los elementos más característicos de Eels. Gran disco, lleno de temas estrella muy queridos por todos (y por mí).

¡Saludos!

No hay comentarios: