lunes, 21 de enero de 2013

A princess of Mars - Edgar Rice Burroughs

¡Hola a todos! ¡Perdón por el retraso! Ayer mismo terminé de leer el primer libro de la saga de John Carter de Marte, y tengo que decir que me ha gustado mucho. Un libro de aventura pura y dura: guerras, rescates, una princesa en apuros... un mundo en conflicto al que llega un extraño, John Carter, que tendrá que "poner orden" a base de ingenio y de espada.

Demasiada ropa lleva Dejah (no lo digo yo, lo decía Edgar)


Encontré el libro en un puesto callejero en Alcalá de Henares. El precio: 2 euros. En aquel momento no tenía mucho dinero encima y sólo compré el primero (había cuatro por lo menos), y no dejo de arrepentirme, porque no he vuelto a ver abierto ese puesto... La traducción tiene sus fallos recurrentes (como separar sujetos de predicados mediante comas, o incongruencias en el uso del tuteo), pero por lo demás está muy bien, incluso he aprendido una palabra nueva, "alharaca".

He detectado diferencias con la película, claro. Los personajes que en la película son secundarios (Tars Tarkas, Woola...) en el libro tienen un papel mucho más activo. Además, la película se ha suavizado mucho (el malo es un tirano conquistador que quiere arrasar Marte, mientras que en el libro se enfrentan dos ciudades, y John Carter toma partido por una de ellas simplemente porque es la ciudad de su princesa). También hay algunos elementos de la película que no aparecen en el libro, y que supongo que pertenecen a los siguientes libros de la saga (no creo que hayan sido capaces de inventarse algo tan central para el argumento).

Pero lo más relevante ha sido descubrir las mil y una conexiones de John Carter, un personaje desconocido hoy en día fuera del mundillo de la literatura fantástica. Tengamos en cuenta que se empieza a publicar en 1912. Pronto empezó a ser fuente de inspiración para los primeros cómics de DC (antes de la época de los superhéroes, lo que se llevaban eran las aventuras de fantasía, de espada y brujería). Fue la inspiración principal nada menos que de Superman. Pensémoslo un momento: John Carter es un hombre normal en su planeta que, al viajar a otro planeta distinto, adquiere habilidades que lo convierten casi en un dios para sus habitantes. La ciudad principal de Marte se llama Helium (Helio), uno de los gases nobles. Superman es un hombre corriente que en la Tierra adquiere fantásticos poderes. Su planeta se llama Kripton, otro gas noble.

Pensemos en algo más reciente: Avatar. Un hombre que viaja a otro planeta, tiene que habituarse a las costumbres de sus habitantes y no sólo ser su igual, sino ser un héroe entre ellos. Ray Bradbury: descripción de un planeta Marte en ruinas, con restos de una gran civilización anterior. Y podría seguir así con multitud de autores: Arthur C. Clarke, Stephen King, H. P. Lovecraft (The Dream-Quest of Unknown Kadath, con su protagonista Randolph Carter)...

Ni qué decir tiene que esta historia también sigue al pie de la letra el esquema del camino del héroe de Joseph Campbell (mundo nuevo, umbral, pruebas, aliados y enemigos, sacrificio...). En el fondo, uno se da cuenta de que todas estas historias que nos entretienen no son más que una forma enrevesada de contar una misma historia: la historia del hombre y de su paso por la vida, el cruce de una etapa a otra y lo que conlleva. Es nuestra oportunidad de protagonizar esa historia, tal vez sin emocionantes duelos a espada ni mundos exóticos, pero igualmente difícil y costosa.

Estoy muy contento de haber descubierto esta saga, y en cuanto pueda compraré el resto de las novelas (tres tomos con todas las novelas cuestan unos 40 euros por Internés), porque leer esto es leer los orígenes mismos de la literatura contemporánea de aventuras. Saludos.

Os anuncio que por fin tengo un móvil que no es del Pleistoceno.

No hay comentarios: