lunes, 12 de noviembre de 2012

Lone Wolf and Cub - Babycart to Hades / Babycart in Peril

Continuamos con las reseñas de las películas basadas en el manga El lobo solitario y su cachorro. Esta vez, hablaremos de las películas 3 y 4, tituladas, respectivamente, Babycart to Hades y Babycart in Peril. Ambas películas usan episodios completos del manga, cambiando algunos detalles para crear una historia continua, en vez de una sucesión de "encargos de asesinato" inconexos. Una vez más, la recreación de los episodios que aparecen en el manga es perfecta, con un nivel de detalle impresionante. Sin ninguna duda, dan vida a los personajes y acontecimientos del cómic.

Babycart to Hades

La tercera película, Babycart to Hades, es francamente desagradable. Comienza con Itto y Daigoro cruzando un río en una barca junto con otras personas. En la barca viajan también un hombre y una joven. No hay respiro para el antiguo albacea, que se ve atacado por varios ninjas de los Yagyu. En ese momento, la escena cambia. Cuatro mercenarios descansan junto a un camino. Tres de ellos ven pasar a dos mujeres, y deciden asaltarlas y violarlas. Tal cual. La escena es terrible y desagradable. El cuarto mercenario, un ronin llamado Kanbei, mata a las dos mujeres y a uno de sus propios compañeros, para culparle del asalto. Llega Itto y se lía parda, claro.

Poco después, descubrimos que la muchacha que viajaba en la barca va a ser vendida como prostituta. El hombre que la acompaña decide darse un gustazo e iniciarla en el negocio antes de tiempo. Otra escena de violación. La sensación que producen tanto las películas como el manga es la de un mundo bárbaro, en el que los hombres son asesinados y las mujeres violadas a cada paso por cabrones sin escrúpulos y sin respeto por nadie, hombres terribles y ceñudos que aniquilan y saquean a placer e impunemente. Por suerte, ahí está Itto, que de cuando en cuando deshace algún entuerto (cuando los Yagyu le dan un respiro). El final de la película es lo que la salva: Itto se enfrenta a un ejército, unos 50 hombres armados... ¡y vence (aunque se lleva un buen tajo en la espalda que permanece durante la siguiente película)!



Babycart in Peril, con pechotes en segundo plano

En la cuarta película, Babycart in Peril, aparece uno de mis personajes preferidos: Oyuki, una mujer guerrera cubierta de tatuajes, con una sobrecogedora historia a sus espaldas que incluye -¿acaso podía ser de otro modo?- una violación. También aparece la escena en la que Daigoro, separado de su padre, se enfrenta a un incendio que casi termina con su vida, y a un samurai que decide matarlo porque "tiene la mirada de un guerrero". El niño blande un palo del mismo modo que hace su padre con la katana, y en ese momento el samurai, que no es otro que el renegado Gunbei, uno de los Yagyu (aquí la película se aleja del manga, fundiendo a dos personajes en uno), se da cuenta de quién es ese niño. Entonces llega Itto, y conoceremos la historia de los dos, y su enfrentamiento por el puesto de albacea en el harakiri.

Esta imagen tiene una función didáctica

Una vez resuelto el asunto de Oyuki (como digo, una de las mejores historias de El lobo solitario), los Yagyu vuelven a atacar. Esta vez, Retsudo en persona se ve obligado a luchar contra Itto, cuando éste ha terminado con todos sus hombres. Retsudo consigue herir varias veces a Itto, pero a cambio éste lo deja tuerto. El viejo escapa para seguir tocándole los huevos a nuestro samuray.



Sólo resta decir que las peleas cada vez son más impresionantes en estas películas, y que poco a poco se me va olvidando que Tomisaburo Wakayama no se parece en nada al Itto Ogami del manga.

Menudo fiestón

No hay comentarios: