miércoles, 8 de agosto de 2012

10 consejos para sobrevivir en Dead Space 2




¿Los necromorfos no te dejan respirar? ¿Isaac acaba hecho trizas cada dos por tres? ¿No ganas para sustos? Aquí está Loscercarlos para ayudaros y daros unos consejillos. Por si no lo sabéis, me estoy pasando Dead Space 2 en el modo Imposible. Es decir, enemigos muy duros, munición muy escasa y lo mejor de todo: ¡sólo tres guardados de partida durante toda la aventura! Estos consejos están, por tanto, orientados a aquellos que pretenden pasarse el modo Imposible, pero creo que serán de mucha ayuda a quien tenga problemas en cualquiera de los niveles de dificultad. Empezamos:

And so it begins...

1. UTILIZA LA CINÉTICA: en el modo Imposible la munición es muy escasa, pero Isaac cuenta con una herramienta para levantar y arrojar objetos a distancia. Busca varillas, barras y hasta tubos de aspiradora, y lánzaselos a los necromorfos para hacerles daño (dos proyectiles para matar y empalar a un Slasher) y hacerlos retroceder. Lo cierto es que cualquier objeto contundente (cajas pesadas, sillas de ruedas…) también te puede abrir un espacio de seguridad al empujar hacia atrás al enemigo. Cualquier necromorfo muerto, además, proporciona al menos dos cuchillas que también se pueden lanzar. Simplemente apunta al enemigo con la cinética y Isaac arrancará la cuchilla. Mata un necromorfo con un proyectil y después usa sus cuchillas para matar a otro: 2 necromorfos muertos, 0 balas gastadas.

2. UTILIZA LA ESTABILIZACIÓN: los enemigos que se acercan en solitario y lentamente no suponen un problema: lo malo es que se agrupen o echen a correr hacia ti, porque tu salud baja muy rápidamente y en dos o tres toques estás muerto. Cuando te veas en peligro, ¡no te olvides de usar la estabilización, porque te salvará la vida! Dejarás a los enemigos paralizados el tiempo suficiente para alejarte, recargar tus armas, tomar un par de botiquines y replantearte la estrategia de combate. Es muy importante emplear los primeros nodos de energía que obtengas en mejorar las características de la estabilización: cuatro disparos mejor que dos, y lo miso pasa si un mismo disparo paraliza a todos los necromorfos a la vez. Mantén en el inventario al menos tres recargas de estabilización: si te quedas sin estabilización, haz una recarga rápida para volver a estar listo.

3. CONOCE A TU ENEMIGO: si quieres pasarte el juego en Imposible, juégalo hasta conocértelo palmo a palmo. Tienes que saber en qué momentos aparecen los enemigos, cuántos son y de qué tipo, dónde está la salida de la sala y si es posible evitar el combate, la localización de las trampas y los escondites de suministros. No intentes pasártelo si no conoces bien el juego. El modo Imposible es el más auténtico, donde realmente te da miedo morir, aunque sólo sea por tener que volver a empezar. Pero no corras. En serio, no corras. Aunque creas que te lo conoces todo, se te puede haber olvidado la ubicación de un quiste escupidor, una mina escondida o alguna otra trampa. Es decir: conoce a tu enemigo, pero no te confíes.
 
Cuidado con los Exploders.

4. EL DAÑO: Los ataques cuerpo a cuerpo de los necromorfos varían en intensidad. Un golpe de Slasher te quitará más o menos un tercio de la vida, pero atacan lentamente. Un Leaper hace más o menos el mismo daño, pero puede lanzarse sobre ti y atacar dos veces seguidas. Los bichos más pesados, como los Trípodes o las Bestias, pueden dejarte temblando de un golpe. Incluso los bichos más pequeños, como los Packs (niños) o los Lurkers (bebés tentaculados), que parecen inofensivos, pueden acabar con tu salud rápidamente. Si un necromorfo llega hasta ti y consigue agarrate, y tienes la mala suerte de andar bajo de salud, morirás sin poder hacer nada para evitarlo: los necromorfos, cuanto más lejos mejor. Pero lo más importante es el daño explosivo. Una única explosión puede matarte (y te matará): una mina, un quiste, un Exploder… mucho ojo con las explosiones. Como digo, cuidado con los enemigos explosivos y con los que atacan a distancia, son mucho más imprevisibles que los demás.

Date por jodido.

5. LAS HERRAMIENTAS DE TRABAJO: se supone que ya has jugado a Dead Space 2 si estás pasándote el modo Imposible, así que sabes de sobra qué armas te conviene usar, o cuales se te dan mejor. Aún así, aquí van unos consejos generales: olvídate de las armas estrafalarias: lanzallamas, sierra circular, cañón jabalina… buscamos armas efectivas y versátiles, que amorticen su munición. Yo recomendaría tres armas: una principal, que nos guste y sea efectiva, otra de control de masas y otra que cause grandes daños. Como arma principal deberíamos usar la cortadora de plasma, potente y precisa, que todos los jugadores han tenido que emplear forzosamente. Como arma de control de masas (Packs, Swarms y otros enemigos numerosos y débiles), nada mejor que el rifle de impulsos (con su abundante munición y un disparo alternativo explosivo y devastador), y como arma potente, el rayo de contacto o el cañón de energía. Los nodos de energía deberían gastarse en el arma principal y la de control en los primeros dos tercios del juego. Al llegar al final, es recomendable retirar todos los nodos de las armas y aplicarlos al arma potente para volverla realmente devastadora.

6. NO TODO SON NECROMORFOS: seguramente ya seas un experto en la supervivencia en el combate contra los necromorfos, pero no te olvides del resto de peligros: en las zonas sin oxígeno, mantén un ojo en tu contador de oxígeno y en la ubicación de la recarga más cercana, sería lamentable haber sobrevivido a hordas de engendros recombinados y morir asfixiado. Lo mismo pasa en las escenas de propulsión en áreas sin gravedad: no aceleres si no es necesario, hay tiempo de sobra. Un mal choque contra un escombro y acabarás despedazado. Cuidado también en las zonas de trampas mecánicas (taladros y cosas que giran rápido, básicamente): no te olvides de que siempre puedes paralizar los obstáculos para atravesarlos sin peligro, y muy a menudo encontrarás una estación de recarga de estabilización muy cerca. En estas zonas más que en ninguna otra: ¡no corras!

7. GESTIONA TUS RECURSOS: el dinero y la munición son muy escasos, de modo que no olvides nunca patear todos los cadáveres de enemigos para obtener objetos (cualquier cosa te sirve, bien para usarla, bien para venderla). Reserva siempre un nodo de energía para las habitaciones cerradas, ya que están llenas de suministros y a menudo contienen también un nodo para suplir el que has gastado. A la hora de gastar ese dinero, no dudes: munición y botiquines. Compra cuanto antes las tres armas que prefieras y observa cuál es la munición que más abunda por los escenarios, para saber cuál te conviene comprar y cuál no. Vende la munición de las armas que no tengas, vende los semiconductores y las cargas de estabilización sobrantes, y emplea ese dinero sin piedad en munición y botiquines. Si en alguna ocasión vas sobrado de dinero, compra nodos de energía para mejorar armas y armadura.

Parecían inofensivos, ¿eh?

8. PONTE TRAJE: cada uno de los trajes proporciona habilidades especiales. En general, son mejoras al daño de algunas armas, pero el traje vintage, por ejemplo, te permite comprar y vender de forma más ventajosa. Puede convenirte ponerte el traje vintage antes de hacer transacciones, y luego volver a ponerte un traje más fuerte. Si has comprado alguna de las expansiones de Dead Space 2 (como Severed), tendrás un traje gratuito y de calidad (mucho espacio en inventario y mucha protección), por lo que tendrás una preocupación menos.

9. ESCUCHA A TU ALREDEDOR: el sonido es muy importante en Dead Space 2, y no sólo para contribuir a su inmejorable ambientación. Además, cada tipo de enemigo emite un sonido distinto. Gracias a ello, puedes saber a qué clase de enemigos vas a enfrentarte antes incluso de que aparezcan, y prepararte en consecuencia. Cada vez que comienza un combate, empieza a sonar música de ambientación, y no se detiene hasta que todos los enemigos de la zona han muerto. Si no ves a nadie, pero la música sigue, no te pongas a revisar tu inventario ni a comprar equipo: busca bien, porque hay enemigos en alguna parte que podrían saltarte encima en cualquier momento.

10. ¿DÓNDE GUARDO?: Y llegamos al consejo final. ¿Sólo tres guardados en todo el juego? ¿Cómo me lo monto? Pues veréis, el juego consta de 15 capítulos, de modo que se puede dividir el juego en tres secciones: una primera sección hasta el capítulo 6 (tras el encuentro con Daina), otra más hasta el capítulo 10-11, y finalmente el último tercio del juego. Realmente se podría guardar más a menudo (cada 4 capítulos), pero hay que tener en cuenta que la sección final del juego es realmente difícil, y que seguramente te convenga tener un guardado extra para algún momento complicado.

Eso es todo lo que puedo enseñaros, mis jóvenes discípulos. El resto del camino lo tendréis que descubrir por vosotros mismos. Altman be praised!


Conócete bien el juego: en esta sala hay Packs, Slashers, Escupidores y hasta Leapers.

3 comentarios:

Carlos Ley dijo...

Buen post como para que no tenga comentarios, yo me lo estoy pasando en normal pero espero pasarlo en inposible algun dia

Carlos Ley dijo...

Imposible*

Loscercarlos dijo...

Pues échale huevos y a por ello, tío! :) Y cuéntame tus progresos!