lunes, 11 de junio de 2012

Watership Down - libro y película: ¡conejos de leyenda!


Hace ya varios meses que me terminé Watership Down, un clásico de aventuras escrito por Richard Adams e injustamente clasificado como “infantil”. De hecho, hice un trabajo sobre el libro, centrándome en sus similitudes con la épica clásica. Pero aquí me voy a limitar a contar el argumento, los temas y algún que otro parecido evidente con los mitos griegos. Espero que os guste.

Watership Down es una aventura épica, con muchísimos rasgos de epopeya. Pero en vez de presentar personas como protagonistas, aquí tenemos conejos. Se podría decir que es la Odisea conejil. Se nos sitúa en la campiña de Gran Bretaña, donde hay una colonia de conejos en la que viven los hermanos Hazel y Fiver. Enseguida nos vamos acostumbrando a la vida conejil. Todos los conejos tienen nombres relacionados con la naturaleza, en su propio idioma, del que vamos aprendiendo palabras sueltas como silflay (comer) o elil (enemigos). Las colonias están muy jerarquizadas: por encima de todos está el Conejo Jefe, el más fuerte o el más sabio, y justo por debajo están los Owsla, la casta militar, formada por los conejos más fuertes, más rápidos y más listos. Y por debajo están todos los demás, los conejos jóvenes, débiles y del montón. Como es normal, los Owsla son unos abusones, y Hazel y Fiver están bastante hartos. Fiver es un conejo que tiene presentimientos y visiones sobre el futuro que han demostrado ser ciertas en muchas ocasiones, por lo que su hermano mayor, Hazel, principal protagonista de la aventura, confía plenamente en él. Fiver presiente que un gran peligro se cierne sobre la colonia, y ambos hermanos tratan de advertir al Conejo Jefe, Threarah. Por supuesto, no les hace ningún caso y deciden huir después de hablar con otros conejos descontentos. Se unen a ellos Blackberry (el más listo), Dandelion (el más rápido), Buckthorn, Hawkbit, Speedwell, Acorn y Pipkin (conejos del montón) y sobre todo Silver (sobrino de Threarah y miembro de los Owsla) y Bigwig, un Owsla muy fuerte y tozudo. Aprovechando la noche, escapan después de ahuyentar al jefe de los Owsla, Holly, que trataba de detener a Bigwig y Silver por abandonar su puesto. 

-¿Tienes un euro?

Este grupo de conejos huye por el campo sin más rumbo ni guía que las intuiciones de Fiver. Por el camino encuentran todo tipo de peligros a los que tienen que hacer frente en equipo, aprovechando las habilidades de cada uno: perros, trampas, ríos, zorros, granjas… También encontrarán a otros conejos, algunos amigos y otros no tanto. Al más puro estilo de El señor de los anillos, cada tanto tiempo uno de los conejos, Dandelion, cuenta uno de los mitos conejiles sobre El-ahrairah (Elil-hrair-rah, el príncipe con mil enemigos), el héroe mitológico de los conejos, con lo que vamos conociendo mejor su folklore y su cultura. Los humanos no tienen un papel muy positivo que digamos: destruyen madrigueras sin saber siquiera que están ahí, disparan a los conejos, sueltan perros, ponen trampas…  ¿Llegarán algún día a un lugar seguro, lejos de los hombres y de los depredadores?

Y de sí mismos.

Pero es que Watership Down tiene mucho más, es más que una aventura de animales. ¿Quién debería ser el jefe de esta banda de hlessil (conejos errantes)? ¿Cómo se organiza un grupo? En la colonia de Éfrafa gobierna un grupo de Owsla violento y dictatorial, liderado por un conejo enorme y salvaje llamado Woundwort. Veremos el punto de vista de Woundwort y cómo todo lo que ha hecho es por el bien de su colonia, pese a acabar convirtiéndose en un déspota. Y para quien piense que una aventura sobre conejos tiene que ser sosa e infantil, aquí se muerden, patean y arañan constantemente, se matan, se infligen castigos físicos, se enfrentan incluso a otros animales, y el final del libro es una batalla épica entre dos bandos de conejos, en la que Bigwig demuestra lo que vale como luchador incansable. Búsqueda del hogar, liderazgo, conflicto entre el ser humano y la naturaleza y tal vez crítica metafórica a los sistemas políticos, son los temas principales.


Woundwort es, a la vista está, un tipo encantador.

La estructura de la narración es muy curiosa, con cambios de punto de vista al principio muy escasos pero cada vez más frecuentes a medida que se acerca al final. Y además, el uso de los dialectos está muy logrado: los conejos de Éfrafa tienen un leve acento, los humanos hablan en un inglés casi indescifrable, lleno de contracciones y pronunciación exagerada (casi parecen más animales que los propios animales), y otras especies animales también tienen su habla muy bien caracterizada.

El caso es que enseguida empecé a encontrar el parecido con el camino del héroe de Joseph Campbell, del que hablé en esta entrada: la llamada a la aventura, la ayuda sobrenatural, el umbral y los guardianes, el camino de las pruebas, el vientre de la ballena, el último reto y el sacrificio que convierte al protagonista en héroe y la recompensa, el regalo del héroe a los suyos. Todos esos elementos están en Watership Down. Pero hablemos de cosas más reconocibles.
 
Run!! Run for your lives!!


El hecho de que los protagonistas formen un grupo errante, que visita otras tierras y conoce extraños personajes mientras van en busca de su objetivo recuerda mucho a las aventuras de Ulises, y también a las de Jasón. Es una estructura muy común en las novelas de fantasía moderna, que se parecen a una partida de rol: grupo de compañeros que afrontan un reto tras otro. Las predicciones de Fiver recuerdan mucho a los augures griegos, advirtiendo de peligros futuros o inminentes. Los epítetos épicos y los personajes famosos por sus cualidades también están aquí: Bigwig es el más fuerte, Dandelion el más rápido y Blackberry el más inteligente, mientras que El-ahrairah es el “lord with the starlight ears”. La aventura de Bigwig, que se infiltra en territorio enemigo utilizando su otro nombre, Thlayli, recuerda por supuesto a Ulises, que se infiltra en Troya vestido de mendigo para robar el Paladio del templo de Atenea, y también al momento en que miente al cíclope Polifemo, dándole el nombre falso de “Nadie”. De hecho, probablemente sea Ulises el héroe mitológico que más similitudes presenta con los conejos de Watership Down, debido a que su mayor don es la inteligencia y el engaño. Y es que los protagonistas de Watership Down tienen que utilizar constantemente su ingenio para hacer cosas que ningún otro animal haría: utilizan una precaria balsa, traban amistad con otros animales y excavan nuevas madrigueras. Siempre encuentran un enfoque práctico y nuevo para las cosas, tal y como Ulises. Y también recurren a menudo al engaño. Su héroe mitológico, El-ahrairah, del cual conocemos algunas historias que cuenta Dandelion al grupo, es un maestro en ello. Lo que los humanos y otros animales podrían considerar deshonroso o malintencionado, para los conejos es un medio de supervivencia: Bigwig se infiltra en Éfrafa, Hazel engaña al gato en la granja… Utilizan los medios a su alcance cuando la fuerza deja de ser una opción. Y por supuesto, esto recuerda mucho a Ulises, engañador por antonomasia: capaz de disfrazarse para engañar a los pretendientes de su esposa, dio con un ardid para escuchar el maravilloso canto de las sirenas sin peligro, descubre a Aquiles entre las hijas del rey Licomedes, da con el plan del caballo de Troya, etc.

Están todos con cara de: ¿qué hace?


Pero es que también hay una película (que ya he terminado de subtitular y espero pasar a DVD pronto),  Watership Down, del año 1978, traducida en español como Orejas largas, que se presenta como una película de dibujos animados, pero conserva el toque adulto y crudo del libro, lo que se muestra en las escenas de pelea entre los conejos, llenas de sangre y heridas. No serían pocos los padres que alquilarían la película para que la vieran sus hijos, pensando que sería una película infantil, para encontrarse con los niños, con lágrimas en los ojos, preguntando «¿por qué sangran esos conejitos?». La adaptación del libro es magnífica. En algo menos de hora y media de metraje aparece prácticamente todo. Y lo que es más notable: las líneas de diálogo están sacadas literalmente del libro, no adaptadas, lo que permite al lector reconocer frases conocidas, y para quien ve la película, conocer de primera mano el espíritu del libro. Se omiten algunos personajes secundarios, pero la mayoría se mantienen, y los humanos siempre aparecen muy impersonales, lo que representa bien la forma de verlos que tienen los conejos. Los pensamientos y las descripciones del autor desaparecen, así como las historias mitológicas de los conejos (aparece una al principio de la película, a modo de introducción y dibujada con un estilo mucho más simbólico y menos realista), lo cual resta detalle y profundidad a la película. No obstante, la idea de la aventura y la búsqueda de un nuevo hogar siguen siendo el núcleo de la obra. Pero a más de uno le jodió la infancia, véase si no el siguiente vídeo:


Como conclusión: había oído que Watership Down era épico, pero jamás me imaginé que pudiera serlo tanto. Acabas cogiendo cariño a todos y cada uno de los conejos (y los que no son conejos también): te apiadas de Woundwort cuando conoces su historia; te asustas cuando Bigwig cae en una trampa; contienes la respiración cuando tratan de liberar a los conejos de una granja, rodeados de gatos, perros y humanos; te ríes con los chistes de Bluebell y con el modo de hablar de Kehaar; fantaseas con las historias de Dandelion sobre El-ahrairah; acabas pronunciando en voz alta las palabras en idioma conejil y hasta me emociono cuando consigo entender una frase entera en este idioma (silflay hraka, u embleer rah = ¡come mierda, jefe apestoso!). 500 páginas increíbles, buenísimas, una historia muy original y magistralmente contada, sin duda uno de los mejores libros de aventuras que he leído en los últimos años.

6 comentarios:

Kahuna Nui dijo...

Debo decir que yo con la peli me quedé con la sensación de que se resuelve muy rápidamente todo. Debe de perder bastante profundidad respecto a le libro.

Loscercarlos dijo...

Es posible, pero hombre, intenta meter tú un libro de casi 500 páginas sobre conejos en hora y media de peli, y sin ponerlos a reflexionar sobre la vida.

miguel dijo...

hay alguna web donde pueda ver la pelicula con subtitulos

Meredith A dijo...

Vi la película. Y a pesar de que sí, todo se resuelve muy rápido; es sumamente oscura y trágica. Y curiosamente, es igualmente cautivadora; ¿Alguien sabe dónde puedo conseguir el libro?

Loscercarlos dijo...

A mí me regalaron una edición de Penguin Books, de la colección juvenil (Puffin Books). Seguro que lo encuentras fácilmente.

Jonathan S. Lopez dijo...

No hay un dia en que una madre no ofrezca su vida por sus crias, o un jefe su vida por el bien de sus subordinados, pero no hay trato, lo que deba ser sera!