lunes, 18 de junio de 2012

Fin de carrera 2









Continúa desde aquí. Y se acabó. Se terminó la carrera. Después de la ceremonia de graduación, una cena y fiestón con amigos y compañeros, parecía que todo había terminado. No dormí en toda la noche, claro está, y por la mañana tuve que ir a un ensayo de guitarra. Después se propuso una nueva fiesta en casa de una compañera y allí que fui, pese al destrozo y el desajuste que llevaba mi maltrecho cuerpo. Tampoco dormí aquella noche más que tres horas, y por la mañana enfilé a la escuela de música para participar en un concierto. Mi mente y mi cuerpo estaban en las últimas, pero una extraña energía me impulsaba, un intento por hacer que fuera eterno aquel día, el último de una etapa. Conseguí que fuera tres veces más largo de lo normal, que no es moco de pavo. No pensé en ello durante la graduación, ni durante la cena, ni en ningún momento hasta ahora, cuando escribo estas líneas (porque si no, habría llorado como una magdalena), pero me da una pena inmensa que esto se termine. La rutina de ver siempre a los mismos compañeros, la pandilla de amigos, el superar los obstáculos y trabas que nos ponía la UAM, el ambiente del campus… 

Y es que os voy a echar de menos (y ya os echo) absolutamente a todos, no sólo a aquellos que me han sido más cercanos a lo largo de estos cuatro años, sino incluso a gente con la que apenas he intercambiado palabras. Sé que hay mucha gente con la que no me he relacionado, y con la que tengo muchas cosas en común y habría hecho muy buenas migas, y de eso también me arrepiento. Otro de mis problemas es que mis amigos no universitarios son amigos temporales (no por ello menos valiosos), a los que veo muy pocas veces al año, y por eso mis amigos universitarios son para mí muy importantes, quizá más que yo para ellos, ya que ellos seguramente tengan sus propios amigos en sus ambientes habituales. Esa más que posible asimetría me deja vulnerable. 

Tras la explosión final de la carrera llega un vacío. Me encuentro en el sofá, con la mirada perdida, intentando a duras penas encontrar algo de inspiración, las palabras adecuadas para expresar lo que llevo pensando durante días. Aunque hay metas y objetivos a corto plazo, ahora mismo parecen borrosos, el futuro incierto y el mundo un lugar hostil. Sé que es una ilusión, pero ahora mismo es más real que cualquier otra cosa.

Sé que no siempre me he portado bien con vosotros. Sé que a veces he sido mezquino y poco solidario, sé que cambié de grupo de amigos varias veces, sé que a veces soy poco decidido y demasiado fácil de convencer. Sólo quería decir que lo siento, que nunca tuve la intención de molestar o putear a nadie, y si lo hice pido perdón sinceramente. Si alguna huella he dejado en vosotros, me gustaría que, ya sea leve o profunda, hubiera sido positiva. No os preocupéis (si es que os preocupa), tendréis noticias mías, que yo soy de hablar poco y escribir mucho. Esta reflexión continuará, permanezcan a la espera.

Un abrazo a todos, compañeros.

8 comentarios:

Macarronazo dijo...

Enhorabuena por el título. Ahora a seguir peleando : )

Ánimo!

CarlosT dijo...

Ay...

Soy de los tuyos, creo que ya lo sabes. Suscribo todas tus palabras. Afortunadamente (ahora que lo pienso), la maratón de días ha pasado volando y no nos ha dado tiempo a asimilar lo que han sido estas horas...

Pero por Dios, no van a ser las últimas. Me niego. Me niego a ver un final. Aquí seguimos, joder.

Un abrazo,

Anónimo dijo...

horror vacui es lo que queda después de perseguir y conseguir un objetivo al que se destinan todas las energías, después viene el vacío y la nada;pero ten en cuenta que el vacio y la nada son el principio de todas las cosas. Tras esta especie de depresión post-partum, comienza una nueva andadura, algo nuevo que está por descubrir, por eso está borroso, pero te aseguro que no te defraudará, ni para mal ni para bien. Los amigos...qué cosa tan seria los amigos y qué caros están, con todo, no te faltará nunca alguien, estoy seguro. Quid pro quo.

Kahuna Nui dijo...

Joder con los Carlos. Esto es un macrofiltro, se va la mierdacarrera en sí y quedan las personas. Son excelentes nuevas.

Loscercarlos dijo...

A ver, D., yo no me quejo de que se acabe la mierdacarrera, de lo que me quejo es de perder la oportunidad de vernos todos asiduamente, en el ambiente en el que nos conocimos, y tener que distanciar las quedadas y reducir el número de los quedantes. Las personas quedan, pero cada una por su lado y es muy difícil juntarlas, creo yo.

Kahuna Nui dijo...

Tienes que ser persistente como tu colega, todos los findes a Madrid nieve o llueva.

M. dijo...

Bah, en la carrera sobraron tías y faltaron tíos. Así de claro. Y lo demás paja

Kahuna Nui dijo...

Paja vacui.