miércoles, 13 de junio de 2012

Conan the Barbarian - 2011



¡UGA!


Por fin he tenido la oportunidad de ver la nueva película de Conan. Cuando empezó a hablarse de ella, tenía grandes esperanzas. Jason Momoa me pareció muy convincente en Juego de Tronos, y sin duda podía reflejar bien el físico de Conan. Los encargados de la película dijeron que se estaban basando en los relatos originales y los cómics, y que el actor ni siquiera había visto la película del 82. Todo pintaba bien. Y también iba a salir mi querida Rose McGowan, que iba a encarnar a Red Sonja en una película de Robert Rodríguez que nunca se hizo. Si me hubieran preguntado a mí, habría dicho que adaptaran un relato original de Conan, para agradar a los fans, y que fuera un relato bueno y largo, como puede ser Clavos Rojos, para agradar al público general. 

Zas

Si tiene el sabor de los relatos, va a gustar. Si intentan crear una historia propia y rediseñar al personaje, casi con toda seguridad van a fracasar y a caer en la mediocridad. Y así ha sido. La película es una decepción total:

La historia es un reciclado de la película de 1982 (y de otras mil películas): los padres de Conan son asesinados siendo éste un niño y jura venganza. Hay un rey muy malo, una chica muy boba y algunos aliados torpes. Ni rastro del original, salvo en frases sueltas: “Robó el corazón del elefante y apuñaló al hechicero Yara” (no lo apuñaló, de hecho, sino que utilizó una piedra mágica que… ¡en fin, que no!), “-Me dijiste que me perdonarías la vida. –Te dije que no te mataría”, y poco más.

Qué mala y qué twisted.

El Conan original es, para que nos entendamos, aventura pura: monstruos, tesoros, doncellas, razas perdidas, magia, astucia y también violencia. Conan es un bárbaro, un hombre libre que no se arrodilla ante nadie y que lucha por lo que quiere. Es inteligente y aprecia la música y la poesía. Este Conan no es así. En esta película sólo hay brutalidad, crueldad y alguna que otra teta. Conan es un borrico, que va de tajo en tajo, peleando sin entender con quién ni por qué. Todo el mundo gruñe y grita, todos ponen voz carrasposa y nadie dice nada inteligente en toda la película. Es una película cuya única aspiración es mostrar unas escenas de combate que impresionen a la gente, aunque esa impresión sólo dure un minuto.



Por supuesto, el taparrabos era un problema. ¿Cómo lo han resuelto? Con unas faldas hasta los tobillos. Conan casi nunca sale de cintura para abajo, de lo ridículo que resulta este señor travestido y con una espada.

Al pobre Conan nadie lo saca a bailar.

El antagonista me parece buen actor y el más logrado de todos, pero ni él ni Conan, ni siquiera Rose, consiguen que me importe nada de lo que pasa en la peli más allá de la primera media hora. No consigo conectar con el sentimiento de peligro ni con la euforia tras la victoria. Pasé todo el final a cámara rápida para no perder más tiempo.

El malo malísimo de la función

Un despropósito, un despropósito muy caro que se ha hundido miserablemente en taquilla y que seguramente provocará que ni Dios quiera hacer una película sobre Conan o cualquier otro tema similar en muchos años. La película del 82 le da mil vueltas (por no hablar de su música, totalmente flipante), y mira que siguen representando a un Conan muy simplón y mastuerzo (no puedo subiros vídeos del mencionado film, pero ya os digo que merece la pena).

El padre de Conan es Ron Perlman. Yo siempre lo supe.

¿Por qué, por qué no se hizo nunca la película de animación de Clavos Rojos? ¿Por qué os regocijáis en mi dolor?

No amigos, no, i'ts never coming.




Saludos, os dejo con otras críticas furiosas de la película, hechas por friki-fans como yo pero con mucha más experiencia en esto de las críticas de pelis:

http://frikisinside.blogspot.com.es/2011/09/chorreview-de-conan-el-barbaro-2011.html

http://dimensionfantastica.blogspot.com.es/2011/08/conan-el-barbaro-marcus-nispel-conan.html





No hay comentarios: