lunes, 6 de febrero de 2012

Tania con i 65ª edición


Pasamos página, y nunca mejor dicho. En otra ocasión os hablé de Tengo una pistola, el libro más chocante y que más me ha cambiado en los últimos años. Contaba la historia de un chico de 25 años con problemas de socialización que vive encerrado en su casa y conectado a Internet. Su autor, Enrique Rubio, ha confesado que su personaje, Cascaradenuez, es él en un 80%. Uno de los mejores libros que he leído. Y ahora, Enrique Rubio carga de nuevo con este Tania con i 65ª edición, un título que os dará más de un problema a la hora de encargarlo en una librería.



Esta vez, el autor se centra en dos temas paralelos. Se inventa a un personaje mediático, una creadora de tendencias llamada Tania, y también a un escritor al que le encargan escribir su biografía. Vamos viendo como Tania comienza su vida en un minúsculo pueblo, y cómo al llegar a la capital, empieza a absorber las modas. Repasaremos todas sus etapas: neohippie (rastas, cachimbas, festivales de música, diábolos...), indie (Fnac, cine extranjero con subtítulos, flequillos, gafapasta...), zen (yoga, meditación...), comunista, anarquista, gótica, solidaria... E iremos viendo cómo una persona como Tania, que no sabe nada de nada, que sólo copia e imita, llega a ser la más famosa en todos los fregados en los que se mete. Y se irá descubriendo la triste verdad: todas estas tendencias, supuestamente revolucionarias y rebeldes, exigen pasar por caja, comprarse el "equipo" de perroflauta o de gafapasta, gastarse el dinero en cursos, en discos, en ropa... Y veremos también cómo Tania se transforma poco a poco en una marca.

"Para corresponder a su nueva imagen, aprende a aborrecer los best-sellers, los taquillazos y los fenómenos musicales del momento, reniega del cedé a favor del vinilo y empieza a visitar a diario la filmoteca en solitario para ver películas europeas y orientales que no entiende nadie. La mayoría se enmarcan en países pobres y traumatizados y tratan sobre gente marginada y excéntrica, con un ritmo narrativo medible según la escala geológica, con la imagen filmada por un enfermo de parkinson, combinaciones aleatorias de planos abstrusos y aparentemente inconexos o cortados inoportunamente y, al menos, una secuencia con uno, dos o incluso todos los personajes ausentes del plano durante varios minutos [...] A Tania no le preocupa el inconveniente que supone no enterarse de alguna que otra obra de culto, pues cuando le preguntan "¿qué te ha parecido la cinta?", siempre contesta implacablemente con la misma palabra: "críptica", con lo cual deja absortos a patillas y gafapastas con camisetas de rayas."



Pero si esta es la historia principal del libro, no menos importante resulta la de Guillermo Ruano, el escritor ficticio que tiene que encargarse de la biografía. Aquí vemos cómo el autor deja aflorar sus instintos, pues veremos la caída a los infiernos del biógrafo a medida que se ve presionado por la editorial y por sus propias convicciones. De un modo muy similar a Cascaradenuez, Guillermo Ruano se comporta de manera excéntrica e hilarante a medida que sus nervios se crispan y su bolsillo se vacía. El libro tiene varios giros interesantes, pero mi favorito es el cambio de mentalidad del biógrafo, que decide pasar de la editorial y ser un "escritor maldito". Lo primero que se le ocurre es robar comida en un súper, y responder con obscenidades a los correos de la editorial. También se cambia el nombre: Willy Ruanowski. ¡Celestial!

"Me he quedado sin blanca. No tengo ni un mendrugo de pan que meterme en la boca, el estómago se contrae y se retuerce intentando atrapar el alimento inexistente y amenaza con empezar a comerse las tripas aledañas. [...] Entro en el supermercado y encaro el stand de comida para animales. Necesito algo de carne. ¿Gato o perro? Me faltan 5 céntimos para mi lata de carne para gatos pero la cajera me perdona. Nada más salir de la caja, me estrello con un carro suelto. Lo engancho a otro, me quedo con el euro y salgo a la calle."

Un libro totalmente recomendable, no sólo a los que están hartos de las tribus urbanas y su falsa rebeldía, sino también a aquellos que escriben o querrían escribir. Te hace pensar, y por si fuera poco, te cuenta una historia interesante.


PD: Las dos referencias culturales ocultas en La escupidera del post anterior eran Don Juan Tenorio de José Zorrilla (en el poema, obviamente, es la escena en la que don Juan describe las tropelías que hizo en Nápoles) y El corazón delator de Poe (el comienzo reza como sigue: "¡Es cierto! Soy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué me dicen que estoy loco?".

3 comentarios:

SRodera dijo...

Por mucho que me guste Microsiervos, he de reconocer que van con bastante retraso: publican ahora una reseña de Tengo una pistola, la primera novela de Enrique Rubio http://www.microsiervos.com/archivo/libros/tengo-una-pistola.html
¡Pero tú nos lo hiciste llegar antes, Loscercarlos!

Loscercarlos dijo...

Gracias! Aunque tú sucumbiste a su malrrollismo y no te la terminaste...

Hector Valdivia dijo...

Buena entrada. Definitivamente el libro Tengo una Pistola es uno de mis favoritos y de los que no me canso de volver a leer. El modo en que esta escrito, la riqueza extrictamente interior del personaje y su mundo son absorventes y adictivos.

TANia con i, me pareció eterno en el mejor sentido, pues cuenta toda la historia de la vida de Tania y más, además en paralelo encontramos una estructura familiar en el escritor que también evoluciona.
En definitiva, soy seguidor fiel de Enrique y de su obra genial Tengo una Pistola.