martes, 31 de enero de 2012

Multijugador

Lo cierto es que cuando publiqué el post sobre Resistance, me quedé con ganas de decir unas pocas cosas sobre los modos online y multijugador, así que allá voy.

En primer lugar, he probado el online de Call of Duty 4, Modern Warfare 2, Resistance 2 y Resistance 3, sobre todo. En todos ellos, sin excepción, a la hora de formar los grupos para las partidas, a menudo se forma un grupo en el que están todos los jugadores de más nivel, y en otro, todos los novatos. La consecuencia es una partida que te deja de mala hostia: rodeado por todas partes por jugadores pro que te matan con el dedo meñique, y entorpecido por unos compañeros que te bloquean las puertas o que se arraciman cuando llega una granada. Esto me ha pasado en todos, repito.

También me incomoda el tema de los camperos, esos jugadores que se quedan en un mismo sitio esperando a que pase alguien para matarlo, especialmente en la zona donde reaparecen los enemigos. Pero eso no es nada nuevo, todo el mundo odia a los camperos. Odio también a los que van por ahí corriendo y con una escopeta, y a los francotiradores muy muy buenos. Yo suelo jugar a media-larga distancia, como francotirador no valgo mucho, soy más de metralleta grande de las que no hay que recargar, lento pero seguro. En Modern Warfare 2: RPD con empuñadura para el retroceso, fuerza vulnerante para matar de uno o dos tiros y cargadores ampliados, o bien Barret tocho. En Resistance 2: ametralladora Wraith. Y en Resistance 3: Marksman con mirilla reshulona, Bullseye o francotirador (las mejoras aún no las controlo).

Lo que realmente quería contar es cómo se introduce el modo online en estos juegos: en COD4 y MW2, las partidas online no tienen explicación alguna, es un modo aparte (y para muchos, el único modo interesante), pero en Resistance no pasa eso. Para empezar, Resistance, a diferencia de COD, permite jugar la campaña a pantalla partida, lo cual siempre gusta a niños y mayores. En Resistance 1 aparecía un segundo jugador, un soldado negro al que no se hacía ninguna referencia en el juego, ni salía en los vídeos. Ese tipo no existía. En Resistance 2, esto desaparece, pero tenemos el modo cooperativo, una serie de misiones que se juegan con más gente por internet, y que también permite la pantalla partida. Estaba bien, pero en Resistance 3 se recupera la campaña a pantalla partida, esta vez con un personaje, John, que tampoco aparece en los vídeos pero al que se hace alguna referencia al principio del juego (en el tutorial se puede hacer una competición a ver quién dispara a más dianas, se encuentra algún documento en el juego que hace referencia a John, etc.).

Ahora bien, el modo online de Resistance 3 es muy curioso: durante la campaña, oyes por la radio mensajes de otras batallas contra las quimeras que están teniendo lugar en todo el mundo: Japón, Chad... Pues bien, los escenarios multijugador se corresponden con estas zonas, de modo que se entiende que lo que estás jugando es la guerra contra las quimeras que se narra en el juego. Hay una sensación de continuidad. Y además, existe un juego de estrategia por ordenador, que se llama Global Resistance, en el que nos ponemos de parte de quimeras o humanos y lanzamos bombas, enviamos soldados y hacemos misiones para controlar todas las zonas del mundo. Y (aquí llega lo fuerte), a medida que el mapa del mundo vaya cambiando según lo conquistemos o lo perdamos, a la hora de jugar una partida de Resistance 3, el mapa del mundo que veremos será el de Global Resistance. Me parece una interconexión muy novedosa, sobre todo porque al completar objetivos en Global Resistance obtenemos trucos y recompensas en Resistance 3.

Por cierto, quiero hacer una mención al final de Resistance 3: no está tan mal. Aunque no se te cuenta el final de la guerra durante el último vídeo, los créditos se intercalan con imágenes que muestran la reconstrucción de la tierra y la vuelta a la normalidad.

En general, me gusta jugar online, lo que pasa es que cuando llego a un juego, normalmente ya lleva tiempo en el mercado y todos los que juegan ya se conocen los mapas, le han cogido el tranquillo al juego y tienen las armas tuneadas. Y es muy deprimente también llegar a ser un máquina en el modo de un jugador y llegar al multi y no comerte un colín, cosa que suele pasar. Recuerdo que la entrada en Resistance 2 y Modern Warfare 2 fue especialmente dura. Resistance 3, sin embargo, permite que los novatos consigan bajas con bastante facilidad, si bien es cierto que es mucho menos realista que COD (armas futuristas, ventajas muy surrealistas...).



Para terminar, aquí tenéis. Si no os suenan estas frases, no habéis jugado lo bastante... ¿a qué esperáis?

No hay comentarios: