viernes, 3 de junio de 2011

3 de junio

Ya han pasado 20 días desde el 15 M. Hoy he podido pasarme por allí, y lo que he visto me ha llenado de sensaciones ambiguas. Por un lado, al haber menos gente, los comercios y los quioscos pueden abrir como de costumbre, con lo que espero que las quejas se hayan terminado. También he visto que la infraestructura está mucho mejor, se ve todo más sólido y mejor en general, es más fácil de limpiar, las necesidades son menores y hasta han marcado en el suelo unos “pasillos libres” para poder circular cuando haya aglomeraciones. Por otro lado, aunque los ideales originales, anticrisis y antibipartidistas siguen vigentes, sí que he visto que se está convirtiendo cada vez más en un lugar para compartir ideas de todo tipo, desde la defensa de los animales hasta el problema saharaui y palestino. Es lógico. Cuando empiezan a quedar sólo los jóvenes, las ideas que tienen en común son más diversas (es decir, cuando se junta un espectro de población más amplio, las ideas comunes son menos). No me parece mal, las asambleas de barrio están formadas y se está descentralizando el movimiento. Mientras, en otros países se está imitando la iniciativa española.

El otro día me compré El jueves nº 1774 y me parecieron buenísimas las primeras páginas. Podéis ver alguna de ellas en este enlace. En la portada sale Zapatero con un palestino y una tienda de campaña, en Sol, diciendo “Teníais razón: ¡el futuro apesta!, con el título “El PSOE se va a la mierda”. En las portadas alternativas encontramos “El PP arrasa en Madrid”, y salen Aguirre y Gallardón vestidos como los de La naranja mecánica, y Aguirre dice “Después de vapulear a los sociatas, vamos a por los perroflautas de Sol”.

En la siguiente hoja, Zapatero dice que no va a dimitir, que lo de las elecciones no es para tanto: “Por lo demás, confío plenamente en que, antes de las generales, el ciudadano medio entenderá que nuestra conducta errática, nuestro giro a la derecha y nuestra comunión con los poderosos eran imprescindibles para (¡podría pasar!) superar esta crisis…” Después salen unos acampados: “Mientras tanto, en las acampadas…” “¡Oigan! ¿Es que nadie va a leerse y/o valorar nuestras propuestas?” Salen unas gaviotas volando hacia la Moncloa, con unos mensajes que dicen “Experimentos xenófobos”, “Listas con imputados”, “Ninguna propuesta económica”.



La siguiente página está dedicada a las propuestas de Democracia Real Ya:

Eliminación de los privilegios de la clase política

Lucha real contra el desempleo

Derecho a la vivienda

Servicios públicos de calidad

Control de las entidades bancarias

Control de la fiscalidad

Reducción del gasto militar

Libertades ciudadanas y democracia participativa: sale un político enfadado y gritando: “¡No, no, no! ¡Votar al PP o al PSOE! ¡Estar callados cuatro años! ¡Votar al PP o al PSOE! ¡Estar callados cuatro años! ¡Si sólo os pedimos que hagáis dos cosas! ¡No es tan difícil!”

En la editorial de la revista: “Lo mínimo que había que hacer, lógicamente, era resistirse. Pues bien, parece que la resistencia ha comenzado a tomar cuerpo, y es de esperar que vaya a más de aquí a las elecciones legislativas. Porque en ningún otro país europeo hay más motivos para liarla que en España. Más paro que en ningún sitio; más recortes sociales; más fraude fiscal; los sueldos más miserables; más pisos vacíos a precios demenciales, y, por si fuera poco, este domingo acabamos de elegir como representantes nuestros a un montón de políticos imputados en casos de corrupción. ¿Pero dónde tienen la vergüenza todos aquellos que han dado su voto a estos impresentables? La indignación no tiene marcha atrás, aunque ahora lo que hay que ver es cómo se organiza esta propuesta pacífica y cómo se encauza este clamor, que más de uno querrá instrumentalizar”. Las siguientes dos páginas son dibujos y más dibujos de gente con pancartas reales que se vieron en la concentración (una de ellas la vi yo, la llevaba un señor mayor el día 15: “Francia y Grecia luchan, España triunfa en fútbol!”.

La siguiente hace referencia a que los políticos y los periodistas no saben por dónde coger el movimiento. “Los políticos pasaron de ponerlos a parir un día a echarles flores al siguiente e incluso, algunos intentaban entender el movimiento (sin éxito). […] En el mundo del tertulianismo, los primeros días se dijeron muchas tonterías: ¡Es ese tipo de joven que pide la abstención! ¡La abstención, o sea, no votar! ¡Quieren volver al franquismo! […] César Vidal, por ejemplo, ha llegado a relacionar con ETA a los manifestantes del 15-M y les ha acusado de recibir clases de Kale Borroka. Y es que los conspiranoicos fachillas brotan como las setas, su superargumento en estos días ha sido este: ¿Por qué no protestaban hace unos meses cuando yo se lo exigía y sí ahora? ¿Estamos ante un nuevo 11-M?

La siguiente página me parece magistral. Representa una pantalla de ordenador en la que aparecen muchos iconos al estilo de Windows: Mi Constitución Parlamentaria (en vez de Mi PC), Monarquía (sin usar), Lobby Media Player, Circo Pro-Evolution (con una pelota de fútbol), Trajes Camps, Mis diputados absentistas, Mis senadores corruptos, Mis regidores demagogos, Constitució.txt (archivo no modificable), Promesas electorales (100% llena) con la imagen de la papelera de reciclaje. En medio aparece un mensaje de “ERROR FATAL DEL SISTEMA: Los programas instalados en el sistema Democracia consumen demasiados recursos y provocan incompatibilidades con Ciudadanía”. Salen tres opciones: “Ignorar”, “Reiniciar cada 4 años” e “Instalar Democracia 2.0”.

And that’s pretty much all I had to say today.

No hay comentarios: