martes, 14 de junio de 2011

The last one

Esta es la última entrada que hago en relación con el 15-M. Y es que he visto tanta mierda vertida sobre este movimiento que he querido hacer un último recordatorio sobre lo que ha significado para mí y con lo que me quedo.
Para mí ha sido una muestra de que la gente no es imbécil, que no sólo los jóvenes sino muchos "mayores" no agachan la cabeza y dicen "sí, señor" al PP o al PSOE; que saben que los errores están en la base del sistema, como la ley electoral; que los que sí están al servicio de los dos grandes partidos no muestran ningún respeto por aquellos que intentan abrirles los ojos; que los critican y los tachan de perroflautas sin informarse, sin ver a los jubilados y señoras que lo apoyan; que se inventan teorías conspiratorias y los instan a "formar su propio partido, y ya veremos quién les vota", demostrando no entender absolutamente nada de lo que se persigue; que el pueblo es capaz de arreglárselas sin las instituciones a las que nos han acostumbrado, que se puede organizar un "mini-estado" perfectamente organizado y mucho más justo y equitativo que el actual, sólo con buena disposición, ideas y respeto. Nada más, el próximo día continuaremos con temas más banales.

1 comentario:

Neza dijo...

Pero seguiremos dando guerra.