domingo, 10 de abril de 2011

Reflexión tras leer "Indignaos" de Stéphane Hessel, alegato a favor de la insurrección pacífica

Indignaos. Que no os sean indiferentes las injusticias y los abusos que se cometen en el mundo con el beneplácito insolente y risueño de un sistema inútil, corrupto y sin sentido. No os dé miedo manifestar vuestra disconformidad. Es imposible ganar, decís. El sistema es demasiado poderoso. El sistema está dirigido por seres humanos, como vosotros. Son más poderosos que nosotros, responderéis. ¿Por qué? Porque son muchos y nosotros estamos solos. Bien, eso tiene remedio. Uníos en la indignación y no les quedará más remedio que escucharos. El sistema no funciona sin la base, y la base la formamos todos nosotros. Sin nosotros, la estructura cae por su propio peso.

2 comentarios:

Darío dijo...

Ya, y qué más.

Loscercarlos dijo...

Pschhhhhh (es mi ímpetu desfinflado), cada uno que crea lo que quiera.