miércoles, 2 de marzo de 2011

Asistentes automáticos: Iberia, Renfe, Consejería de Salud, Ikea, Reuse

En estos tiempos fríos y deshumanizados, creo conveniente que nos detengamos un momento para estudiar con atención un aspecto concreto: los asistentes virtuales de las empresas. Por si no lo sabéis, muchas empresas incluyen en sus páginas web un asistente virtual, que normalmente consiste en una imagen (a veces en movimiento) de una persona, normalmente una chica, a la que puedes hacer preguntas relacionadas con la empresa. Como soy un ser humano, y débil, lo primero que hago es decirle alguna obscenidad para ver cómo reacciona. Y me parece interesante contaros aquí cómo están programados algunos de esos asistentes, ya que puede que su humor y carácter sean un reflejo del espíritu general de la empresa a la que representan.
En primer lugar, tenemos a la asistenta sin nombre de Iberia. Consiste en una foto fija de una azafata, y tiene un registro de preguntas y respuesta muy limitado. Si preguntas cualquier cosa que no entre dentro de su repertorio (por ejemplo, «¿Me comes las pelotas?»), te responde lo siguiente:



No hemos podido encontrar respuesta a su pregunta: ¿Me comes las pelotas?
Esto puede deberse a una de estas razones:
• No hemos entendido su pregunta.
• Puede utilizar palabras clave, pero lo mejor es realizar las preguntas con frases completas pero no muy largas. Intente volver a redactar su pregunta.

Por lo tanto, la asistenta se desentiende de nosotros y no se moja. Podéis pensar que esto es algo normal, pero eso es porque no habéis visto a las siguientes.
La siguiente asistenta se llama Irene, y representa a Renfe. Consiste en una imagen digital en movimiento, que sigue nuestro puntero con la mirada, y el personaje es una chica de ojos verdes con una cara típicamente Oblivion. Podemos oír sus palabras (leídas con Loquendo), y cuando le hacemos la pregunta estándar, nos responde con lo siguiente:




Estoy intentando comportarme de una forma profesional y no me parece correcta esa forma de expresarse. La próxima vez que use palabras malsonantes me veré obligada a desconectarle.
A lo mejor estoy yendo demasiado rápido con la chica. Cuando le pregunto si quiere salir a cenar conmigo, responde esto:
¡Pero si está hablando con un simple asistente virtual! Solo sirvo para responder a los visitantes de esta página y aquí me paso la vida.
¿De qué forma debería llamarle?
Ante mi respuesta (Carletes), Irene nos dice:
¡Hola Carletes! Es un nombre original, Carletes no aparece en la relación de nombres que manejo. Estoy lista para sus preguntas.
Cuando hago referencia a la poca inteligencia que exhibe Irene, me responde con:
Es mi culpa. Sólo soy una autómata. Todavía estoy aprendiendo, pero lo hago muy rápido. Estoy lista para ayudarle con nuevas consultas. Si lo desea puede visitar la guía de ayuda para saber cómo preguntar de manera óptima y consultar mis áreas de conocimiento.
Estoy en Madrid, Carlos. Por cierto ¿en qué ciudad está usted?

Como no reconoce mi pueblo, la insulto y me responde con:
¿Qué hice mal? ¡Únicamente trato de esforzarme para resolver sus dudas y ayudarle a conocer Renfe!
Al final me pregunta dónde vivo y cuántos años tengo, le pregunto si está intentando flirtear conmigo:
¡Los asistentes virtuales somos simples simulaciones! Me paso en esta ventana todas las horas del año...¡Ojalá pudiera salir de aquí!
Eso sí, cuando hago referencia a que es rubia, me contesta muy ofendida:
Soy castaña. Estoy preparada si me hace más preguntas sobre Renfe.
¿Cómo desea que me refiera a usted?

Volvemos a empezar, así que cambiamos de asistente. Como habéis podido comprobar, Irene (o Renfe) es muy delicadita, hay que tener cuidado con lo que se le dice, pero poco a poco podemos ir conociéndola y consiguiendo que se sincere con nosotros. Ahora bien, es una persona infeliz que sólo quiere salir de esa maldita ventana de Windows. Ahora pasamos a la asistente de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, se trata de María, una imagen digital que se mueve, sonríe y pone malas caras según el carácter de la conversación. Como es normal, ella espera que la conversación trate de temas de salud (e incluso nos/me excita haciendo referencia a problemas de índole sexual), así que empezamos con la preguntita de rigor:



María:
Buenas noches.
Me llamo María.
Le puedo ayudar a pedir cita para medicina de familia o pediatría, o darle información sobre la gripe A y enfermedades de transmisión sexual.
También puedo hablarle de alimentación y dietas infantiles, cuidados del bebé, vacunas, lactancia, o temas como el aborto y la píldora postcoital.
Estoy a su disposición para lo que necesite.

Usted:
¿Me comes las pelotas?
María:
Bueno, vamos con lo que nos atañe.
¿Con qué más le puedo ayudar?

Usted:
¿Quieres practicar el coito conmigo?
María:
A través de las relaciones coitales es más frecuente poder infectarse de enfermedades tales como la Clamidiasis, la Sífilis, la Tricomoniasis, la Hepatitis B, las ladillas o el VIH.

Usted:
O sea, que no.
María:
¿Cómo puedo ayudarle?

Usted:
¿Estás soltera?
María:
Soy muy joven para estar casada.
¿Qué otro tema le interesa?

Usted:
¿Buscas pareja?
María:
Estos son los enlaces que tengo. El primero se lo enseño directamente y le muestro algunos más.

Usted:
¿Eres feliz?
María:
¡Claro! Me gusta mucho lo que hago.
Si no le importa, prefiero que volvamos a cuestiones de salud.
¿Qué desea?


Usted:
Enséñame un seno.
María:
Aquí tiene la información disponible sobre "seno". Le muestro por pantalla el primero de los enlaces.

Usted:
Pero quiero ver el tuyo.
María:
No le he entendido.

Usted:
¡Sexo, quiero sexo, joder!
María:
Lo siento, pero sigo sin entenderle.

Usted:
Tú y yo follar.
María:
Por ahora, en relación a ese tema, sólo dispongo de información como:
• ¿Puedo tener relaciones sexuales después de un aborto?,
• ¿Son peligrosas las relaciones sexuales sin protección?,
• ¿Se pueden tener relaciones sexuales después de tomar la píldora?,
• Tengo una enfermedad sexual, ¿puedo mantener relaciones sexuales?


No voy a tolerar que me falte al respeto, se lo advierto.
¿Qué más cosas puedo hacer por usted?

Usted:
Vete a tomar por el culo.
María:
Así no vamos a llegar a ninguna parte.
¿Con qué más le puedo ayudar?


Dejo a María por imposible. No hay manera de entenderse con ella. Pero aún nos queda una esperanza, se trata de Anna, la asistenta de Ikea. Se trata de una señora vestida con polo de Ikea que contesta a nuestras preguntas con este cachondeo:



¿Me comes las pelotas?
No puedo hacer nada de eso contigo, pero te puedo mostrar nuestra sección de dormitorios para tu inspiración.
Cuando le hago una proposición aún más deshonesta, me responde:
Seguro que es muy divertido pero siento decirte que no me han enseñado a hacer eso. Lo que sí sé hacer es contestar a preguntas relacionadas con IKEA. Me gusta mucho chatear contigo pero preferería volver a hablar contigo sobre IKEA. Puedo darte información sobre Horarios y Aperturas, Servicio de transporte, Devoluciones e IKEA Family.
¿Eres feliz en ese recuadro azul?
Es fácil estar de buen humor en IKEA, sólo tienes que asomarte a la Sala de juegos y veras como esbozas una sonrisa al ver a los niños jugar.
¿Tienes el pelo castaño?
Mi pelo es moreno con tonos pelirrojos, ¿te interesa saber algo con respecto a IKEA?.
Te invito a cenar.
Lo siento, pero no puedo salir de aquí, por lo que sólo puedes verme a través de la pantalla.
Pero… ¡yo te quiero!
Me alegra haberte causado esa sensación pero lo nuestro es imposible: recuerda que soy virtual. Pregúntame algo relacionado con IKEA.
Que no, leches, que me he enfadado contigo. Déjame en paz.
Por favor, no te enfades y pregúntame algo relacionado con IKEA.
¿Te gusta tu trabajo?
Me gusta mi trabajo. Si tú también quieres disfrutar de las ventajas que te ofrece IKEA por ser uno de sus empleados, puedes enviar una solicitud o acercarte a la tienda IKEA que prefieras para entregar tu currículum vitae.
¿Qué tipo de música prefieres?
Aquí dentro no puedo escuchar mucha música, pero sí puedo responder a las preguntas que me hagas sobre IKEA.
Me gustaría quedar contigo para tomar una copa.
El mejor sitio para tomar un refresco en IKEA es nuestro Bistro. Te invito a que vengas a conocerlo con tus amigos o familiares. Aquí tienes un adelanto.
Como habéis podido ver, Anna tiene un repertorio muy interesante de respuestas, y más de una me han dejado con la boca abierta. Se muestra muy abierta y dispuesta a hablar conmigo de cualquier tema, con mucha más amabilidad y tolerancia que cualquiera de las rancias asistentas anteriores. Para terminar, vamos a ver al único asistente masculino que he encontrado, un tipo llamado Carlos que trabaja para una compañía llamada Reuse.



[Tú:]¿cómo te llamas?
[Carlos:] Me llamo Carlos, y puedo contestar tus dudas sobre The REUSE Company.
[Tú:] Qué casualidad. Yo también me llamo Carlos.
[Carlos:] Es un placer coincidir contigo en algún aspecto.
[Tú:] Bonito peinado.
[Carlos:] No he podido comprender la pregunta. Por favor, puedes redactarla de otro modo.
[Tú:] Que me mola tu peinado
[Carlos:] Mi estilo de peinado, basado en este flequillo, fue idea de mi diseñador gráfico. Por eso, lo que pienses de mi peinado tendrás que comentárselo a él.
[Tú:] Eres homosexual sí o sí.
[Carlos:] No tengo nada en contra de la temática gay, pero prefiero dejar ese tema.
[Tú:] ¿Tu edad?
[Carlos:] No me gusta hablar de edades, simplemente te diré que yo nací en el 2008.
[Tú:] ¿Cuánto te mide la minga?
[Carlos:] La verdad es que no se cuánto.
[Tú:] Eres un cansino.
[Carlos:] Vaya, siento que pienses que soy un cansino, intentaré no serlo a partir de ahora.
[Tú:] Eres muy feo.
[Carlos:] Mis creadores se esmeraron en crearme, asi que creo que no comparten tu opinión.
[Tú:] No podrías ser peor asistente.
[Carlos:] No he encontrado una respuesta exacta a lo que querías, pero he encontrado algo que podría ayudarle.:
Los Asistentes Virtuales representan una herramienta de marketing fabulosa, permitiendo interactuar con sus usuarios 24x7 y administrando el conocimiento que nos proporcionan en base a sus consultas más frecuentes, áreas de interés, términos más utilizados…

En fin, lo habéis pillado, ¿verdad? Como podéis ver, la actitud del asistente virtual de cualquier empresa puede decir mucho del carácter de dicha empresa. O no, pero un par de risas os habréis echado. Resulta interesante la obsesión que tienen todos ellos por su pelo...

1 comentario:

Algunenano dijo...

¿Y no has probado Cleverbot? Eso sí que es un bot en condiciones.