sábado, 5 de febrero de 2011

The Tiger Lillies


Gracias a un programa de Radio 3, di con cierto grupo llamado Tiger Lillies. Imaginad que lo busco en YouTube y lo primero que me encuentro es esto:




Las sensaciones que provocan son contradictorias: por un lado, la voz del tío es impresionante, y los músicos lo clavan. Por otro lado... ¿¿qué coño es esto??
Tiger Lillies es un grupo formado por tres locos, pero el cantante, letrista y principal compositor es Martyn Jacques.



Su estilo se suele llamar “gypsy cabaret” o “brechtiano”, y lo más destacado es la corta duración de las canciones, lo sencillas y pegadizas que son y, como no, la letra. La letra habla de todo lo políticamente incorrecto, con una especial afición por los excrementos, los asesinatos, la prostitución, la blasfemia, el pecado, la deformidad, el vicio, la droga, el alcoholismo, la perversión... Ambas facetas (canciones pegadizas y letras incómodas) se fusionan en una extraña mezcla que hace que cantes por la calle “Heroin, heroin and cocaine” o “I love a little hamster up my rectum”. Tiger Lillies consiguen que se hable de todo esto de la mejor forma posible: con música.



Sus conciertos, como habéis podido comprobar, están muy cuidados y suponen un espectáculo único. De los más de 20 discos que tienen, hay algunos temáticos: “7 deadly sins” tiene una canción dedicada a cada pecado, “Shockheaded Peter” nos va contando las horribles muertes de unos niños que desobedecen a sus padres, y “Freakshow” habla de los típicos “freaks” de feria (y en la gira llevaron contorsionistas y enanos a los conciertos).



Escuchar a los Tiger Lillies tiene que hacerse en dosis pequeñas, porque te envuelven enseguida con su música hechizante y sus letras a cada cual más escatológica. En mi opinión, los Tiger Lillies son ideales para esos momentos que TODOS tenemos en los que nos sentimos un poco asociales, cuando no nos importa nada de lo que nos rodea y si por nosotros fuera mandaríamos a todo el mundo a tomar por saco. Sin nada más que decir, me despido con un par de vídeos de mis canciones favoritas de los Tiger Lillies:

Killer: una canción que nos habla sobre lo cerca que estamos todos de que se nos vaya la olla.



Start a fire: porque todos somos un poco pirómanos.



The crack of doom: el mundo se acaba, amiguitos, como decía Rorschach.



Gin: el alcohol es adictivo.

1 comentario:

david dijo...

Vaya! Realmente originales, y no entiendo el inglés. Gracias por compartir!!