lunes, 7 de febrero de 2011

H. P. Lovecraft - Dreams of Terror and Death


Acabo de terminar la recopilación de Lovecraft «Dreams of Terror and Death», que recoge creo que en su totalidad el «Dream Cycle» del escritor de Providence. Es sólo una parte de su obra, y no me considero un experto en Lovecraft, pero os voy a contar mis impresiones.

Este libro recoge veinticinco relatos, la mayoría de unas diez páginas, pero hay algunos de dos páginas y otros de cien. La introducción es de Neil Gaiman, y en ella nos exhorta a introducirnos en el mundo de Lovecraft. Tal y como dice, «you may find the way a Little bumpy at first, but keep going». En efecto, el estilo de Lovecraft (al menos en estos relatos) destaca por su uso de vocablos complejos y arcaicos (hay que tener en cuenta que el autor nació nada menos que en 1890, y murió a finales de los años 30), que harán que su lectura sea bastante lenta. Habrá que avanzar paso a paso, digiriendo las palabras y las ideas, intentando comprender nombres impronunciables de entidades sobrenaturales. Pero merece la pena, de eso estoy seguro. Un libro que compré hace dos veranos, que empecé y abandoné y que por fin he terminado, te deja con la extraordinaria sensación de haber aprovechado el tiempo, de haber descubierto un mundo y una manera de reflejarlo que no se había visto antes.

Estamos hablando de un tiempo en el que el género de fantasía no estaba dominado por los elfos y las espadas, un tiempo en el que los escritores de fantasía (Lovecraft, Howard, etc) malvivían publicando relatos en Weird Tales y revistas semejantes. Por tanto, Lovecraft, que revolucionó el mundo del terror y la fantasía, durante su vida no fue un escritor de renombre ni mucho menos. Me gustaría hablar ahora de los rasgos más importantes que he encontrado en sus relatos:

Desaparición de la religión: en Lovecraft, los malos no son brujos que adoran al demonio, ni hay un Dios bondadoso vigilándolo todo: hay dioses, pero son monstruosos e ignoran al hombre por completo. Asimismo, en Lovecraft no aparecen historias amorosas, la sexualidad está reducida al mínimo, y las mujeres sólo aparecen si son brujas o dan a luz a híbridos monstruosos. Igual que Lovecraft, sus historias son asexuales, de una manera que se nos antoja inevitable, pues lo que describen sus relatos van más allá, se basan en aspiraciones y deseos más elevados (en este caso en particular, los sueños y la búsqueda de una realidad mejor que la palpable).

Descripciones: Lovecraft se deleita con los detalles en todo lo que describe, nos esperan descripciones de ciudades construidas por razas olvidadas, criaturas abominables… pero siempre deja lugar a la imaginación del lector y en muchos casos sugiere más que afirma, consiguiendo que todos nos construyamos nuestro propio ghoul y nuestro propio Nyarlathotep.

Los personajes de Lovecraft son siempre un reflejo de sí mismo: solitarios, estudiosos, insatisfechos con lo que el mundo les ofrece, apasionados de las antigüedades... además, siempre terminan por entrometerse en el camino de ciertos seres que no desean ser molestados, y cuyo conocimiento está más allá de lo que debería saber el hombre, y terminan muertos o locos. A menudo se recalca la importancia del linaje (no sólo porque es posible viajar y reencarnarse en descendientes o antepasados, como nos demuestra en «Through the Gates of the Silver Key», sino porque a menudo una maldición familiar persigue al protagonista y demuestra ser inevitable). Además, muchos de ellos se conocen mutuamente, incluso a través de sus sueños.

Al género de Lovecraft se le ha dado en llamar «Terror cósmico», ya que su propuesta general es que no sólo no estamos solos, sino que no somos nada en el universo, que existen otros universos poblados por seres poderosos, que existen ciudades maravillosas y dioses durmientes y tentaculados, que es posible descifrar el modo de viajar a otros mundos y a otras épocas. Lovecraft avivará nuestra imaginación dormida con monstruos devoradores de cadáveres, criaturas aladas, mares de huesos, viejos grimorios, ensalmos impronunciables y viejos dioses.

Lista de los relatos que aparecen en Dreams of Terror and Death:

Azathoth (fragmento inacabado de los sueños de Lovecraft)
The Descendant (ídem)
The Thing in the Moonlight (ídem, bastante bueno)
Polaris (el vigía de la torre y la estrella Polar)
Beyond the Wall of Sleep (un extraño paciente de una manicomio que no es lo que parece ser, bastante bueno)
The Doom That Came to Sarnath (maldiciones y genocidios)
The Statement of Randolph Carter (uno de los relatos más conocidos, y muy bueno)
The Cats of Ulthar (¿Por qué en Ulthar ningún hombre puede matar a un gato?
Celephais (muy bueno, inspiración para mi relato Drophaöi)
From Beyond (¿qué pasa con Crawford Tillinghast y sus inventos?)
Nyarlathotep (este relato está más allá de mi comprensión)
The Nameless City (una olvidada ciudad en el desierto)
The Other Gods (Barzai y Atal escalan una montaña en busca de los dioses)
Ex Oblivione (opio, sueños y muerte)
The Quest of Iranon (la patria de Iranon está donde los hombres comprendan sus canciones)
The Hound (ocultismo, saqueo de tumbas y un demonio canino)
Hypnos (si buscas demasiado en tus sueños, podrías encontrarte con algo indeseable)
What the Moon Brings (la luna es siniestra)
Pickman's Model (¿de dónde saca Pickman los modelos para sus cuadros?
The Dream Quest of Unknown Kadath (90 páginas de búsqueda incansable, razas de todo pelaje, dioses y gatos, con Randolph Carter repitiendo protagonismo, un relato buenísimo)
The Silver Key (Randolph Carter añora sus tiempos mozos)
The Strange High House in the Mist (¿que misterio oculta esa casa?)
The Case of Charles Dexter Ward (100 páginas de brujería, obsesión, suspense e investigación, buenísimo)
The Dreams in the Witch-House (a Walter Gilman le mola dormir en la casa de la bruja para desentrañar sus secretos, muy bueno)
Through the Gates of the Silver Key (Randolph Carter y lo que puede ocurrir si te pasas de listo manejando los hilos del universo)

2 comentarios:

Neza dijo...

Primo^^! Estoy leyendo Historia de España contada para escépticos, no sé si te acuerdas, pero me lo recomendaste tú y ha sido un buen descubrimiento. :)

Loscer dijo...

Eso me congratula sobremanera.