lunes, 22 de noviembre de 2010

Salvador Sostres - un tipo poco recomendable

Bueno, hoy quería hablaros de este despojo humano que salío hace poco en las noticias por este vídeo:

Sostres en Alto y Claro

Una vez veis el vídeo (no tengo intención de reproducir los comentarios, que se han hecho harto famosos en la Internete), queda claro que este tipo, además de ser muy soez al hablar, y de no tener respeto por los niños que le están escuchando y ser racista e imprudente en sus comentarios, no respeta para nada a la presentadora y al resto de colaboradores que le piden que se calle (claro que le ríen las gracias, pero la presentadora se supone que tiene autoridad y podría pedirle que se callara o se fuera, por imbécil). Machista, racista, pedófilo y fantasma ... ¡una joya de la que su mujer debe de estar orgullosa! Onanista asqueroso, rechazado por las mujeres y lleno de odio hacia ellas. Pero ahora vamos a lo mejor de todo. Esto es lo que encontramos en Wikipedia:

Salvador Sostres i Tarrida (Barcelona, España, 1975) escritor y tertuliano español en lengua catalana y castellana. Estuvo un curso escolar matriculado en la Facultad de Periodismo de la UAB y abandonó a continuación sus estudios universitarios, dedicándose plenamente a escribir artículos de opinión y novelas de ficción, algunas de ellas en lengua castellana.

Efectivamente, amiguitos, ni siquiera es periodista pero le gusta provocar para parecerse a Dragó. Ni siquiera escribe bien, y cuando critica, siempre va a lo fácil, el aspecto físico, cuando él tiene esta facha tan hermosa:



Hace tiempo era catalanista independentista y todo eso, como demuestra su artículo "Hablar español es de pobres":

En Barcelona queda muy hortera hablar en español, yo solo lo hablo con la criada y con algunos empleados. Es de pobres y de horteras, de analfabetos y de gente de poco nivel hablar un idioma que hace un ruido tan espantoso para pronunciar la jota.
Estos que no hablan catalán, a menudo tampoco saben inglés, ni francés, ni quién es monsieur Paccaud. Pero no solo en Cataluña el español es un síntoma de clase baja. El amigo Riera me facilita estos datos de la ONU del 2002.
Renta per cápita de Noruega, 36.600 dólares; Dinamarca, 30940; Islandia, 29.750. Tres países riquísimos, con economías internacionalizadas y lenguas más pequeñas que la nuestra pero que las hablan sin complejos. Contra esta absurda creencia de que el catalán nos cierra puertas, estos datos sobradamente elocuentes de si sirve o no sirve una lengua minoritaria.
En cambio en el maravilloso mundo hispánico la pobreza es el único dato. La media de los 13 principales países americanos que tienen el español como lengua, desde Argentina, Chile y Méjico hasta Nicaragua, Honduras y Ecuador, es de 6.209 maltrechos, dólares de renta per cápita.
Cataluña hablando catalán y a pesar del espolio fiscal infringido por una España que no tiene ni la decencia de publicar las cifras del robo tiene una renta de 26.420 dolares.
Hemos de escoger modelo: Noruega o unirnos a la caravana de la miseria. El independentismo en Cataluña está absolutamente justificado aunque sólo sea para huir de la caspa y del polvo, de la tristeza de ser español.

Diríase que este señor no quiere tener nada que ver España, y ahí lo tenemos, de tertuliano en TeleMadrid y juntando letras en El Mundo (con su jefe Pedro J , con permiso de Wyoming)A nuestra lista se suma la falta de coherencia en sus principios. Otras perlas sobre el español son "Me siento superior a los españoles, estamos varios escalones por encima en la escalera evolutiva", también nos ha llamado cafres y asesinos. Pero aún hay más:

“Lo de Haití es una manera un poco aparatosa -pero una manera, al final- de limpiar el planeta." "Lo de Haití es un drama pero el mundo, a veces, hace limpieza. No podemos vivir todos tanto tiempo y sólo los mejores y los que viven en mejores condiciones perduran. El mundo menstrúa, como así debe ser. No me alegro, de la tragedia de Haití, pero estas cosas pasan y equilibran el planeta.

Me estoy cabreando al escribir esto, más o menos como el Yoyas:
En toda la boca al Sostres
Un imbécil que debe estar encantado de que hablen de él, un tipo grosero y sin educación, falto de escrúpulos, machista, fantasma, racista. Y ahora viene lo que más me cabrea a mí. Cuando murió Labordeta,esto fue lo que publicó (en castellano, por cierto):
"De verdad que me sabe mal que Labordeta se haya muerto y de verdad que le tenía un cierto cariño. Siempre me pareció demasiado tosco, pero insisto: tosco con cariño. Descanse en paz, amén, y todas esas cosas en las que él no creía pero que espero sinceramente que Ellas sí crean en él.

Dicho esto, hay que poner sobre el tapete algunas cuestiones. La primera es que es muy lamentable que todos nuestros cantautores sean comunistas. Esa cosa tan casposa del puño cerrado y de la equivocación sistemática, sin la más mínima decencia intelectual que les lleve por lo menos a reconocer que la economía de mercado les ha ido maravillosamente bien para engordar sus arcas. Es una lástima que uno tenga que pensar, cuando escucha algunas de las bellísimas canciones de Aute, de Sabina, de Lluís Llach o de Serrat, que en el fondo hablan de otras cosas.

La segunda cuestión es la mochila. Ahora que Labordeta ya pasó, hay que empezar a superar la mochila y el concepto de la excursión. Todo este gusto por lo rural y por el “contacto con la naturaleza” no lleva a nada bueno. Reblandece los espíritus y nos vuelve coñazos y cursis. Además de profundamente insinceros. Hay demasiados bosques, demasiados caminos, demasiadas rutas. En la mayor parte del territorio español falta asfalto, casinos, cines, bares que cierren tarde con pianistas imposibles. Faltan coctelerías, grandes restaurantes, carreteras como Dios manda, túneles para no tener que dar tantas vueltas. Todos esos inquietantes paisajes por los que Labordeta caminaba remiten al atraso, a lo ancesatral, al tercermundismo de donde venimos. Hay que llevar la civilización a todos los rincones de la geografía de los países avanzados. Es barata y de cobardes la retórica de los pajarillos que cantan por la mañana. Hay que ponerse a trabajar, abolir el campo y crear más y más ciudades. Como una higiene. Como el gran pacto de usar desodorante.

Y como consecuencia directa de la segunda cuestión viene la tercera. Desaparecido Labordeta es hora que desaparezcan, también, todos aquellos productores de quesos que promocionaba en sus programas. No hay nada tan peligroso para la salud pública como los productos que vienen “directamente de la granja” y que incluso presumen de no haber pasado por ningún tipo de control. Nada. “Directos de la granja”. Esos huevos “directos de la granja”, ¡cuánta salmonela han dado, cuántos retortijones, cuántas noches en las urgencias de los hospitales pensando que de tanto defecar se te iba a escapar hasta el cerebro!

Labordeta fue siempre un buen hombre. Un buen hombre totalmente equivocado, pero un buen hombre. Su “puño cerrado” y en alto del que tanto presumía fue siempre un escarnio a los millones de muertes que su ideología ha causado. Sus canciones van a sonar por última vez el día de su funeral y tal vez en algún documental de La 1 cuando dentro de muchos años vuelvan a mandar los socialistas.

Su ruralismo de mochila y botas es precisamente lo contrario de lo que necesita España, que ya ha tenido bastante de perder el tiempo mirando árboles y se tiene que poner de una puñetera vez a trabajar."



Ya no es sólo que su discurso no tenga ni un maldito argumento coherente. Ya no es sólo que insulte a su memoria tras su muerte, es que además reniega de lo rural, de la naturaleza y del campo, abogando por el capitalismo a ultranza, con unos términos que no quiero repetir. La mierda esa de que los productos naturales son los que producen enfermedades, cuando es precisamente al revés, la producción masiva y en cadena es la que vuelve peligrosos a los alimentos, y no una señora que hace queso en su pueblo. Me cabrea mucho que haya gente así por el mundo, y que encima se les escuche y consigan un buen puesto de trabajo sin haber hecho nada en su vida (un año en la universidad) y sin tener nada productivo que decir ni una manera artística de decirlo. Bueno, tras todo este rollo, os animo a uniros a los grupos de Facebook y Tuenti de "Odio a Salvador Sostres" y "Salvador Sostres, gilipollas del año", porque a mí personalmente me hizo sentir mejor.

3 comentarios:

Clarus dijo...

No tengo palabras, de verdad. Menudo tipejo asqueroso, repelente, repugnate, anormal, sinvergüenza, patético y lastimoso. He dicho.

Algunenano dijo...

Troll is trolling

Anónimo dijo...

Este tío repugnante lo conozco del Vía Veneto desgraciadamente tuve el disgusto de trabajar allí una temporada. Este sinvergüenza sin escrúpulos , iba CADA DÍA a comer, cenar.. Luego copas . Era de lo más maleducado.,y
desagradable . Creo que nunca he conocido un tipejo más repugnante que el . Hace años que no trabajo en Vía Veneto , pero aún recuerdo su asquerosa cara con sus asquerosos modales .