domingo, 17 de octubre de 2010

Concierto de Apocalyptica-un post con muchos enlaces!!

El jueves pasado pude ver a Apocalyptica en concierto.

Por si no los conocéis, os diré que Apocalyptica es un grupo finlandés que mezcla el metal con los violonchelos (denominan a su estilo Cello Rock, creo que son el único grupo de este género). De todas formas, hay una buena recopilación de canciones rockeras y metaleras tocadas con instrumentos de cuerda, y ahora si buscas por Internet, según mucha gente son de Apocalytpica, cuando en realidad son del Vitamin String Quartet. De este último podéis encontrar versiones de Nirvana, de Coldplay, de System of a Down o de Metallica. Tal vez sea por eso, por Metallica, por lo que se hayan confundido ambos grupos, ya que Apocalyptica saltó a la fama por su disco Plays Metallica By Four Cellos, en el que se dedican a hacer versiones. Poco a poco se atrevieron a sacar sus propias composiciones, aunque siguen siendo famosos por sus buenísimas covers. Resumiendo, que no es lo mismo el Vitamin String Quartet:



que Apocalyptica:



Aclarado esto, pasamos al siguiente punto. Apocalyptica está formado por cuatro personas: los tres violonchelistas principales son Eicca,

Paavo

y Perttu (este último con una preocupante tendencia a la desnudez),


y luego está Mikko que se suele encargar de la batería pero también le da al violonchelo.

A la hora de cantar, a veces traen a un cantante invitado, pero como muchas de sus canciones no tienen letra, pues eso que se ahorran.
Yo no soy un fan de Apocalyptica, o no lo era hasta el concierto. No es que me parezca una mala banda ni nada de eso, simplemente no me había puesto a escucharlos con atención. Pero ese concierto...¡qué concierto! ¡En primera fila! Los de Apocalyptica saben cómo animar al público, sin duda, y su forma de tocar esos instrumentos...pasa rápidamente de unos rasgueos brutales y rápidos, a tocar las cuerdas con los dedos o a producir las más dulces melodías. El violonchelo pasa a ser un cuerpo de mujer, voluptuoso, sujeto entre los brazos del músico que lo acaricia y que reacciona a cada toque con un sonido (después de ocurrírseme esta metáfora descubrí que ya se les había ocurrido a ellos).


En cuanto a las canciones, aunque yo sólo me sabía las del disco que tengo, Worlds Collide, me gustó mucho Bittersweet y por supuesto, Grace
En resumidas cuentas, un gran concierto y un gran grupo (dos si contáis a los teloneros, Livingston, uno de esos grupos que se buscan un nombre imposible de encontrar en Internet entre millones de resultados, sólo superados por Tokyo Hotel o Brazilian Girls, hay que ser masoquista).

La conclusión de este post no tiene nada que ver con el tema: El viernes me volví para casa y en la taquilla de Chamartín estaba una persona que odio, es un taquillero antipático y asqueroso, al que no le gusta su trabajo y nos lo hace pagar a los demás, hablando como si fuésemos estúpidos, poniendo pegas o fingiendo que no entiende lo que le decimos. Cada vez que lo veo me sobrevienen una sinceras ganas de asesinarlo a sangre fría y quemar su cadáver entre los aplausos de los clientes y sus compañeros de trabajo. Sin comentarios también al hecho de que me hagan pagar ocho euros (diez si no tuviese carnet joven) por volver a mi casa, comprando un billete de media distancia Regional Express, para que luego el tren sea un Cercanías, con incómodos asientos de plástico en el que mi trasero se revuelve con enfado durante la hora y media que dura el viaje. Un poco de por favor, si no queréis que nos vayamos, podéis decírnoslo de otras maneras.
Hasta más ver!

No hay comentarios: