domingo, 13 de junio de 2010

La carrera de la muerte

Hace tiempo oí hablar de The Witcher, un juego de ordenador basado en unas novelas de fantasía. Parecía un juego tipo Gothic, pero ambientado en un mundo de fantasía más bien oscura, donde los humanos marginan a elfos y enanos, donde los hombres son los verdaderos monstruos, en la mayoría de los casos. El otro día, en la Feria del Libro, dos vendedores me convencieron para que comprara el primer libro de la serie, El Último Deseo. Me lo leí, y me gustó bastante. Tiene mucho humor además de acción, y el trabajo de traducción es increíble. Como sabía que el autor, un señor mayor polaco de 70 añacos llamado Andrzej (/Andrei/ para los amigos) Sapkowski, iba a firmar libros en aquel mismo puesto, ayer, sábado, me encaminé para allá. De paso, me compré el segundo libro.

Sobre las cinco, había allí no más de cuatro personas, porque era un día lluvioso y gris que no atraía a muchos fans. Me encontraba un poco raro, esperando entre gente que adoraba a aquel hombre. A mí, en realidad ni me iba ni me venía, no me había leído más que el primero, pero me había gustado bastante y quería echarle un vistazo a aquel polaco. A las seis apareció, cubierto por un paraguas y muy enfadado. Decía (en inglés) que no pensaba estar allí hasta las nueve, bajo la lluvia. Que tenía 70 años y que no estaba para esos trotes. Cuando apareció Luis, el editor de sus libros, discutieron un poco y echaron a andar hacia la salida del parque.

Nos quedamos chafadísimos. Comentamos un poco la situación, y los vendedores nos dijeron que siguieramos a Sapkowski y le pidiéramos que nos firmara los libros. Eso hicimos. Yo llegué el primero. Andrzej se estaba metiendo en un taxi cuando le dije: Andrei, please, could you sign this book? El hombre estaba cabreado, no sé muy bien por qué, y me dijo: Not here, under the rain! Please, be serious! Come tomorrow! Yo le dije: But I won't be here tomorrow! Sapkowski terminó la conversación con un "It's not my problem", y se metió en el taxi.

El editor se quedó para hablar con nosotros, nos dijo que en parte era culpa suya que se hubiera cabreado tanto, y nos propuso una solución: que les dejáramos en el stand los libros que queríamos que nos firmara, con un papel con nuestras señas, y que él personalmente se encargaría de enviárnoslos junto con un obsequio por las molestias. Me pareció un gesto muy atento, y así se lo hice saber en su blog.

En cuanto a Sapkowski, hay que entender que es un tío mayor, que como todos los señores mayores es un cascarrabias y que está en su derecho, pero hombre, un poco más de respeto por unas personas que te han estado persiguiendo bajo la lluvia para que les firmes los malditos libros porque a él no le ha dado la gana quedarse resguardado bajo el techo del stand. En fin, esa es mi aventura del sábado.

4 comentarios:

Algunenano dijo...

Pues yo tengo también varios libros de este escritor (que yo recuerde 3 y uno más cada mes que me trae el Círculo de Lectores). ¿Qué han parecido? A parte de la traducción...

Loscercarlos dijo...

Bueno, pues aparte de que el que tengo se basa en relatos cortos para presentar al personaje, me parece bastante bien traído. Lo que digo, mucho humor (se ríe constantemente de los cuentos de hadas, La bella y la bestia, Blancanieves, Rapunzel... y los malos y el personaje de Geralt de Rivia en sí están bien caracterizados, luego, los elfos son una especie de nativos americanos desterrados y enfadados, la gente habla de forma diferente según de dónde provenga (los de pueblo, los magos, los juglares...), en fin, me parece muy muy interesante, iré comprándome más a ver qué tal se desarrolla. Aunque ya sepa que Andrzej es un borde.

Algunenano dijo...

El tema de escritores/artistas bordes podría dar para mucho. Yo tengo varios profesores que siendo verdaderos máquinas en lo suyo dejan mucho que desear personalmente.

Anónimo dijo...

¡Ajá! ¡Lo sabía! Hoy en clase de literatura comparada (en la que me he colado cuando me has dicho que Ortiz no venía porque no he podido resignarme a la idea de meter las narices en mi maravilloso glosario de términos de la ONU) el profesor ha leido un cacho del primer libro de la saga de Geralt de Rivia, y cuando he visto el nombre del autor ha sido como...¿ese no era el polaco cabreado que dejó a Carlos tirado bajo la lluvia?? y sí, lo era...y me han entrado unas ganas tremendas de leerme el libro, así que...¿me dejará usted el que tiene?=)
Por cierto que el profe también ha mencionado los cómics de Conan!