domingo, 13 de diciembre de 2009

No quiero hacer más resúmenes

Sólo llevo la mitad de "El catolicismo explicado a las ovejas".

Entiendo que es una forma como otra cualquiera de aliviar el espíritu y el peso de la vida, y que además es la forma más habitual de nuestro país, pero me niego a seguir un rito que no sólo se basa en una sarta de mentiras (como es lógico, si no no haría falta la fe), que además es un refrito de los mitos anteriores (más una buena dosis de imaginación), que a partir del Jesús real (que probablemente sólo quería expulsar a los romanos de Judea como bien se muestra en La vida de Brian) se ha creado un Cristo divino, que el Cristo al que adoran no tuvo un chavo y que los líderes de la Iglesia nadan en la abundancia, y nadie se pregunta porqué. Quiero decir también que el cristianismo es una secta del judaísmo, que los musulmanes también reconocen a Jesús como profeta, que en realidad todos adoran al mismo dios. Recuerdo una escena en el colegio en el que un amigo mío, musulmán, profirió la blasfemia "Me cago en Dios". Un obtuso profesor replicó: "No te cagues en Dios, cágate en Alá". Para él esto era una especie de guerra de dioses, cuando la triste realidad es que adoran al mismo ente superior (e inexistente, me atrevería a decir). También diría que el catolicismo siempre se alió con el poder (trono y altar, en este caso don Juan Carlos y doña Sofía no cuentan) para tener al pueblo calmado y dispuesto a que lo ordeñen y esquilen (hoy mismo han dicho en la misa "dominguera" que ve mi abuela por la Dos que, en estos tiempos de crisis económica y de valores, de aborto, de eutanasia, tenemos que entregarnos a Dios y permitir que él calme nuestros corazones). Yo creo que es mejor actitud ante la vida luchar contra los problemas (como también hacen algunos religiosos, no lo voy a negar) que esconderse de ellos. Recuerdo otra escena (ahora vais entendiendo el sarpullido que me causa la Iglesia) en Garbajosa, mis queridos amigos insistieron en ir a misa. Y un servidor, como buena oveja que se entrega a su pastor, para allá que fue (habré ido unas cuatro veces, en 19 años no está mal). El caso es que en la iglesia de Garba hay una alarma muy estridente, que se activa cuando abres la puerta. El cura, hombre de buena labia y estómago pero poco ducho en nuevas tecnologías, no fue capaz de desactivarla, por lo que se dobló a los designios inescrutables del Altísimo y dijo su sermón con aquel pitido agudo de fondo. La charla versó sobre enfrentarse a los problemas, sobre no esconder la cabeza en la arena como el avestruz (me impactaron tanto el atrevimiento del consejo, tan contrario al dogma católico, como la metáfora animal). Pues bien, dicho el sermón y tomadas las tapas y chatos, el cura montó en su coche y tomó las de Villadiego, dejándonos a todos con el pitido infernal (o celestial, pues pertenece a la Santa Madre Iglesia) taladrándonos los oídos. Tuvimos que utilizar una escalera para profanar el santo lugar y arrancar la alarma al modo alcarreño. Supongo que ahora os queda un poco más claro. Mucha palabrería mística, mucha memorización de salmos, milagros, nombres, para nada.

Por si fuera poco, pretenden que su dogma nos sea enseñado desde pequeños, para que no senos (tetas) olvide. Porque saben que si te la intentan meter de mayor (metafóricamente, o no), va a ser un poco tarde.

Entonces, ¿hay algún motivo por el que la religión no debería ser extirpada cual cáncer de nuestra civilización? Pues sí. La civilización occidental se basa en el catolicismo (o mejor dicho, cristianismo, que también el resto de sectas tienen su importancia) y por ello en él se basa nuestra arquitectura, pintura y literatura, costumbres y mil cosas más. Y nos quedaríamos en bragas sin todas esas cosas, es la triste realidad. Más aún, parece claro que la civilización más oriental (musulmana en su mayoría) tiene la religión mucho más anclada en la vida diaria que nosotros (quiero decir que tiene un peso mucho más importante, que mueve a mucha más gente), y no creo que fuera bueno que de un plumazo occidente se quedara sin tradiciones (me estoy refiriendo a tradiciones de tipo cultural-no-religioso, que como ya he dicho, Justificar a ambos ladosdesgraciadamente se basan en las religiosas). En este punto no sé muy bien lo que estoy insinuando, pensad lo que queráis.

Y eso es básicamente todo, creo (hipocresía, opio del pueblo, defensa de la educación católica obligada, obligación de creer cosas a puño cerrado, humillación frente a Dios, desprecio de la vida terrenal, la única de la que tengo certeza, y además en el Cielo te dedicas a contemplar a Dios y a comer durante toda la eternidad (los musulmanes por lo menos tienen vírgenes para los recién llegados, y puede que efebos para las señoras). Remarco el último punto.

4 comentarios:

Sofía dijo...

Le pedí una bicicleta a Dios y no me la consiguió. Me dijeron que es que Dios no funciona así. De modo que lo que hice fue robar una bicicleta y luego pedirle que me perdonara.

– Emo Philips, humorista

Anónimo dijo...

Jajaja me parto y me mondo, arrancamos la alarma al modo alcarreño, me mataste loscer , me mataste...XD

Anónimo dijo...

Creo que son las palabras más acertadas y sabias que he oído en mucho tiempo sobre este tema. Que DIOS te bendiga... ;)

Anónimo dijo...

what bands are good to see for emo hairstyles?
[url=http://www.emo-hairstyles.info/]emo hairstyles[/url]