miércoles, 25 de febrero de 2009

Assassin's Creed y Mirror's Edge

No sólo se parecen en el nombre. También en que son los dos últimos juegos que me he comprado para mi flamante PS3. Me voy a centrar en el argumento de cada uno.
Assassin's. Eres un asesino musulmán en Tierra Santa, durante la Tercera Cruzada. Tu líder, Al-Mualin, te ordena assassinar XD a nueve importantes personajes responsables del caos en Tierra Santa. Y a ello te pones, tras haber sido degradado por olvidar las reglas de tu orden, por ser arrogante y bastante hijoputilla. Por cada objetivo eliminado, te será devuelta una pieza de tu equipo, un rango o una habilidad (el cuchillo, las dagas arrojadizas, la habilidad de empujar a los transeúntes mientras corres para que no te bloqueen la salida, la habilidad de volver a agarrarte a una pared una vez te has caído...) Me pareció especialmente novedoso el que los enemigos te tiren piedras cuando no te logran alcanzar, además de las animaciones del prota, Altaïr. Se me olvidaba, todo esto está encuadrado en una historia de ciencia ficción, con Desmond Miles como protagonista, el descendiente de Altaïr, que gracias a una máquina llamada Animus puede recordar lo que hizo su antepasado y controlarlo él.
El Assassin's resulta tremendamente efectivo en su sencilla mécanica. Una vez aprendes a hacer lo que tienes que hacer, no te van a sorprender con tareas nuevas. No, tendrás que subir a sopotocientas mil atalayas, interrogar a sopotocientos mil vocingleros, y desde luego, matar a sopotocientos mil guardias. Pero qué importa. Eres un Hashashin, uno de los tíos más molones de la Edad Media, eres casi invencible y tienes unos movimientos super guays. Desde empujar a la gente, a apartarlos de tu camino, saltar desde las atalayas como si tal cosa, esconderte como si fueras un monje... Las animaciones en las peleas son brutales y explícitas, yo no me canso de cargarme guardias. Y bueno, lo de que todo esté enmarcado en una extraña historia de ciencia ficción contemporánea no me acaba de disgustar.
Y ahora el Mirror's. Eres Faith, una mensajera en una ciudad en la que la policía lo controla todo. Los rebeldes, porque rebeldes hay en todas partes, usan a los runners (tú eres uno de ellos) para intercambiarse información. Tus problemas comienzan cuando a tu hermana (policía) la acusan de asesinar a un candidato a la alcaldía. Es innovador, es adictivo, es difícil, es futurista. Qué más? No hay por qué usar armas, no hay nada más placentero en este juego que recorrer un nivel sin parar un instante, encadenando movimientos de parkour y dejando atrás a los enemigos. Hay que jugarlo!! Hay que jugarlo YA!!

1 comentario:

Imil dijo...

SOPOTOCIENTAS??? ARGHHHHS